Tu libertad en manos del móvil se llama nomofobia

El móvil y tu – ¿sois amigos o enemigos?

Cuando has entregado tu libertad de movimientos a una pantalla electrónica,  dejaste de ser parte del que eras para estar al servicio de ese “artilugio” que termina por secuestrar también tu libertad de pensamientos.

  • ¿Qué haces cuando te vas de casa y se te olvida llevar contigo el móvil?.
  • ¿Qué te pasa cuando te acuestas y no te puedes dormir sin antes poner a cargar tu móvil?
  • ¿Qué te ocurre cuando estás comiendo y te suenan alertas en tu móvil?
  • ¿Eres consciente de que tienes que silenciar tu móvil  antes de entrar en un acto público civil o religioso?
  • ¿Puedes centrarte solo en ver una película,  sin tener que consultar tu móvil durante la proyección?
  • ¿Eres capaz de ir observando a las personas que están cerca de ti o de ir  contemplando el paisaje, cuando viajas?
  • ¿Puedes concentrarte en tu trabajo sin tener la necesidad de chatear al mismo tiempo?
  • ¿Has tenido alguna vez que mentir a alguien, por el tiempo que le dedicas al móvil?
  • ¿Has notado que te pones nervioso o de mal humor con los demás si te interrumpen cuando estás enganchado a tu móvil?
  • ¿Duermes menos horas que antes, por estar a ultima hora navegando con  tu móvil?
  • ¿Has dejado de leer libros por dedicarte a chatear o a navegar sin rumbo fijo en tus ratos libres?
  • ¿Has notado que has perdido el control del tiempo que pasas aislado con tu móvil?
La telefonitis es la adicción  del siglo XXI

Es una adicción que afecta a toda la población en general, no es exclusiva de los adolescentes e inmaduros sino que también puede afectar a los adultos y  maduros.

Cuando pierdes el auto-control y el dominio personal sobre tus propias actividades y decisiones entras en riesgo de ser adicto. Si tu pérdida de control por adicción al móvil todavía te deja ser exigente contigo mismo, ponte en marcha:

  • Cuando hables con personas que te importan no tengas el móvil ni en la mano ni en el bolsillo aunque lo tengas silenciado.
  • Deja tu móvil fuera de la mesa donde comes.
  • Pon tu teléfono en modo vuelo a partir de una determinada hora.
  • Saca tu móvil de tu dormitorio cada noche antes de acostarte.
  • Desconecta tu móvil cuando estés haciendo al mismo tiempo una actividad lúdica.

“Hacerlo todo pegado a tu móvil, es no hacer nada por ti mismo. Hay más vida si desconectas, disfruta de ella”