Conviviendo con un Asperger: Un viaje de comprensión y crecimiento

asperger

Conviviendo con un Asperger: Un viaje de comprensión y crecimiento

Conviviendo con un Asperger: Un viaje de comprensión y crecimiento

“Más del 50% de los adultos con Síndrome de Asperger (SA) podrían actualmente no estar todavía diagnosticados o estar mal diagnosticados”.

(Tony Attwood, Experto en SA)

  • Uno de cada 88 niños y adultos están afectados por el Síndrome Asperger.
  • Las personas que tienen SA, pueden tener entre ellos cierto vínculo genético. Muchos adultos empiezan a reconocerse como una persona con SA, cuando a su hijo al que le diagnostican con SA. Reconocen en el hijo un gran parecido conductual como cuando él era un niño.
  • La mayoría de los hombres y mujeres, tanto niños como adultos diagnosticados, resultan en una proporción de 4 hombres por cada mujer.
  • Esta proporción de 4/1 en parte se debe a cierta habilidad que tienen las mujeres en su comunicación social y a esa facilidad que también tienen para ocultar los mismos desafíos que tienen los hombres con SA y no son capaces de enmascararlo.
En conclusión, hay un alto índice de mujeres mal diagnosticadas y que aparentemente están bien integradas en la sociedad pero, sin embargo, padecen SA.

Cuando en una pareja se llega a un diagnóstico de Síndrome de Asperger en uno de los dos, es importante lograr que la parte que no lo padece sepa interpretar al otro, Pero no como una persona que padece una enfermedad o discapacidad, sino como una persona con una manera diferente de pensar en uno mismo y en sentir el mundo de los demás.

Desde hace tiempo, ya existen grupos de apoyo para parejas donde uno de los dos o ambos padecen SA. El centro pionero fue ANNE, que está en Nueva Inglaterra.

Pero hoy en día existen centros y asociaciones de asistencia terapéutica en prácticamente todas las ciudades principales del mundo. Estas terapias buscan, como primer objetivo, tener un buen y certero diagnóstico. Posteriormente se centran en una aceptación del mismo y con la voluntad de mejora mutua en la comunicación, a través de diferentes estrategias que ayuden a paliar este tipo de convivencia diferente.

 

Normalmente, son las mujeres las primeras que saben medir antes la temperatura de un matrimonio. Y son ellas las que empiezan a sospechar que su matrimonio a pesar del paso del tiempo, les falla y les falta una sana comunicación. Incluso, empiezan a considerar un posible diagnóstico de SA, desde el inicio de su matrimonio.

Debemos tener en cuenta que hay parejas donde son ambos los que sienten una sensación de aislamiento y frustración mutua en su convivencia habitual. En este caso es posible que ambos cónyuges padezcan SA.

Una vez que se define un diagnóstico de SA, en una relación de pareja es posible que uno de los dos no acepte el nuevo diagnóstico y ello genera un nuevo conflicto de convivencia con estados de ánimo, de inseguridad y de falta de motivación para poder seguir juntos.

Podríamos sintetizar 11 principios básicos a tener en cuenta ante un posible caso de Síndrome de Asperger:
    1. Cada matrimonio es diferente.
    2. Todas las personas con SA no tienen los mismos rasgos de SA a la vez.
    3. No todos los SA son introvertidos, pero llegan a ser más extrovertidos una vez que aceptan su diagnóstico.
    4. La actitud abierta y positiva del que no es SA, es importante para que haya una relación más estable y gratificante. La carga de mejora no debe estar solo en el SA sino también en su cónyuge.
    5. Las parejas con SA deben tener apertura de pensamiento y capacidad de autocrítica, para ayudar a identificar cuál de los dos es causa o efecto de una convivencia no sana propia de un diagnóstico de SA.
    6. Puede ocurrir que algunas personas eligen una pareja SA, porque sus comportamientos eran comunes a alguien de su familia de origen con SA, y creían que les resultaría fácil convivir con alguien así.
    7. En algunos casos pudo elegir casarse con una persona con un SA, pero con la idea de ayudarle a cambiar y crecer de otra manera juntos. Este tipo de expectativas después del diagnóstico, no ayudan a la aceptación y el manejo real de la convivencia.
    8. El cónyuge que no padece SA, en muchos casos, debe pedir y recibir también ayuda emocional.
    9. En cuanto a las relaciones íntimas, algunas personas SA, suelen ser muy mecánicas y técnicamente perfectas en la cama. Aunque no son capaces de proyectarse emocionalmente sobre las necesidades de su pareja y esto les impide a ambos disfrutar de una vida sexual plena.
    10. Con cierta frecuencia, las personas con SA, suelen ser personas con cierta hipersensibilidad al ruido, la luz , los olores, los dolores. O, por el contrario, a una hipo sensibilidad con el entorno.
    11. Las personas con SA, son personas con falta de habilidades para ser empáticos y saber leer la mente del otro. Esta característica debe saberlo y aceptarlo, el cónyuge que no es SA, ya que pueden parecer insensibles o hirientes de manera involuntaria por su falta de conexión con el entorno.
Posibles herramientas para un matrimonio donde uno de los dos o los dos tienen Síndrome de Asperger.
    • Crear juntos un calendario común no solo de citas médicas o profesionales, sino también de citas como pareja para hablar, relajarse, rezar o divertirse juntos en una parte del tiempo libre de ambos.
    • Programar planes sociales (viajes, música, deporte, relaciones íntimas) que sean soportables para las dos partes y que den sensación de confianza y seguridad al que es SA.
    • Aprender algo nuevo juntos como baile, un idioma o un país, ya que esta experiencia puede ser muy enriquecedora, diseñarla y vivirla juntos.
    • Hablar de sexo y de las necesidades de cada uno, es fundamental en cualquier pareja. Pero en este tipo de matrimonios es fundamental para que la comunicación afectiva sea real y no robótica (toca o no toca). Hablar sobre el pre-cortejo también ayudará mucho a tener una vida conyugal más creativa y afectiva.
    • Disminuir o acortar distancias en los tiempos de vidas en paralelo o sin comunicación. En estos casos pueden pasar semanas en las que la persona con SA no tenga necesidad de comentar o de tener contacto físico con el otro, y si además tiene una vida laboral más fuera que dentro, su pareja (el que no tiene SA) puede sentirse muy sola, aislada o incluso abandonada sin ser la intención del que padece SA. Simplemente, no se da cuenta de la soledad del otro.
    • Una persona con SA, debe llegar a ser consciente de que debe evitar situaciones en las que con su híper o hipo sensibilidad personal puede alterar la convivencia pacífica con su pareja.
    • Provocar el diálogo entre ambos desde una mente abierta y libre de prejuicios. Cuanto más claro se hablen sobre sus sentimientos y pensamientos, todo será más fácil de entender para ambos.
    • Poner reglas en las discusiones y los malos entendidos para que el lenguaje sea constructivo, no violento o hiriente. Huir de la hiperracionalidad argumentativa.
    • Dialogar a través del lenguaje visual (videos, post.-it, imágenes, cartas, o mensajes…) hace más fácil la comunicación
    • Los temas que se suponen pueden ser conflictivos. Es mejor resolverlos con la ayuda de un mediador porque, si no  la pareja con SA, pueden hacerse mucho daño, ya sea por acción o por omisión en su lenguaje.
    • Entre las personas con SA, hay que trabajar con intensidad el lenguaje no verbal. Les cuesta entender el lenguaje corporal y gestual del otro y saber interpretarlo es recomendable porque no son capaces de traducir en su mente como sentimientos lo que ven en el otro…
    • A la hora de tener hijos, en una pareja neurodiversa como es la del matrimonio donde uno de los dos tiene SA, deben ambos tener claro cuáles van o deben ser los roles del cuidado, la crianza y la educación de sus hijos. El SA será una persona muy completa en cuanto a tareas y compromisos fijos a tener que realizar con sus hijos. Sin embargo, tendrá dificultades para aplicar el ejercicio de la autoridad de una manera flexible y a medida de cada hijo. Probablemente toda la educación emocional y afectiva de los hijos recaerá sobre la persona que no es SA.
Algunas ventajas de tener una pareja con Síndrome de Asperger:
    • Las personas con SA, suelen ser personas muy inteligentes. También pueden ser capaces de resolver un problema mucho más rápido a partir de ser conscientes del problema.
    • Suelen ser personas meticulosas, puntuales y ordenadas tanto en casa como en su trabajo. Por lo tanto, hay pocas sorpresas negativas tanto en su hogar con en su vida laboral.
    • Suelen ser personas muy reflexivas, analíticas y suelen ser incapaces de mentir. Tenemos de nuestro lado una inteligencia fiel y leal.

No obstante, no todo lo que ocurre en un matrimonio con SA está aquí reflejado.

Cada matrimonio con SA, y cada persona con SA son únicos e irrepetibles.

No hay un matrimonio igual.

Todos los matrimonios con esta diversidad, tienen en común, la necesidad de organizar mejor su comunicación verbal y no verbal para que su relación llegue a ser “a su manera” tan afectiva como la de cualquier otra pareja tipo estándar.

 

 

Sara Pérez-Tomé Román

 

Conoce más de Gabinete Sophya:
Instagram: https://www.instagram.com/gabinetesophya

WhatsApp: +34 607 923 131;  Email: info@sophya.es

Estamos en Majadahonda, Madrid

Deja un comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?