33 mineros = 33 motivos personales para vivir por tu familia

Su vida era una vida cualquiera, como pudiera ser la tuya o la mía,  y pronto volverá a ser -por el bien de todo- una vida cualquiera.

Cada vida está llena de situaciones muy normales y también de algunas extraordinarias. Estas últimas nunca son por casualidad ni por tener buena o  mala suerte, cada vez que nos ocurra un hecho extraordinario debe significarnos “una nueva oportunidad”  para salir reforzados de nuestras flaquezas y debilidades.

Las ganas por mantenerse vivos y por vivir en los 33 mineros chilenos, ¿ crees que han sido fruto sólo de la Alta Tecnología, el acompañamiento de los medios de comunicación y la atención personal a través de unas cámaras?

NO!!!!!!! todo ello si ha sido muy importante para que hayan podido llegar al punto final, pero todo ello no hubiera sido suficiente sino fuera porque los 33 mineros, sabían  que al final del túnel claustrofóbico de la capsula que les llevaba hacia el exterior, estarían unos brazos conocidos y cercanos para darles un abrazo de bienvenidos a la vida, a su vida de siempre!!!!!

Si por un momento y desde allí abajo  se hubieran sentido solos y aislados ante  su frágil naturaleza humana y ademas sin la compañía de Dios,   probablemente algunos  sino todos, hubieran sucumbido muy fácilmente.

Pero todos ellos pudieron tener la la certeza y la cercanía vital de su  mujer, su madre, su hermana, su hijo, su cuñada…en definitiva  que estarían esperándoles a cada uno alguien de su familia.  Sin la fuerza del cariño de todos ellos, quizás no hubieran sido capaces de soportar la tensión a la que han estado sometidos durante tanto tiempo.

Mas de 2 meses de espera, más de 600 metros de distancia bajo una frontera  de tierra humanamente infranqueable,  no han sido suficiente,  para que estos hombres corrientes siguieran luchando todos los días por volver con su familia.

Cuando uno quiere luchar por su familia, aunque  a veces los problemas te hacen  sentirte  muy lejos de los tuyos aunque estés físicamente muy cerca, son tu oportunidad de reforzar tu voluntad para luchar por tu proyecto de familia y no dejar que lo entierren las contradicciones.

Tu voluntad de “querer querer al los tuyos y el cariño de unos a otros” son capaces, como ya se ha visto,  de acortar las distancias y ser capaz de estar MUY  CERCA AUNQUE ESTÉS o te sientas muy lejos.

Ni una montaña de tierra, ni la oscuridad ni la falta de salida pueden vencerte tampoco en tus problemas familiares si tú lo quieres.

Gracias Chile, nos habéis dado al mundo una gran lección de humanidad y de educación en los sentimientos