Conciliación hombre y mujer, una filosofía de vida (III/III)

https://www.sophya.es/conciliacion-hombre-y-mujer-una-filosofia-contra-el-feminismo-y-el-machismo/


Nuestra cultura occidental nos muestra que desde hace muchos años,  existen algunas mujeres y hombres, que con su tipo de pensamientos y sentimientos, nos exhiben  funestos  testimonios provocados por  la falta de una buena conciliación entre los dos sexos de nuestra especie; esto es, en todo lo que se refiere  a la mala relación que con frecuencia parece  prevalecer entre los hombres y las mujeres.

Parece como si cualquier relación humana  pudiera llegar a ser mejor que la relación humana entre hombre y mujer. Como si de verdad los hombres y las mujeres estuviéramos abocados al fracaso en nuestras relaciones personales y no estuviéramos llamados a entendernos y comprendernos desde una sana  compatibilidad de cuerpos sexuados  y sus correspondientes almas, a la que todos debiéramos tender por naturaleza.

Las DIFERENCIAS no debieran ser CARENCIAS

sino POTENCIAS

para el mutuo ACOPLAMIENTO personal.

Si fuéramos capaces de valorar objetivamente las habilidades y las capacidades reales que existen en estas dos formas de una misma naturaleza, el hombre y la mujer, sería también mas fácil para todos encontrar y aunar los puntos de encuentro comunes, superponibles y plenos que pueden también mayoritariamente llegar a dominar nuestra convivencia.

La relación entre hombre y mujer no debiera ser una mediocre alternativa para vivir en sociedad. Este objetivo se podrá alcanzar cuando consigamos que

hombres y mujeres podamos ser capaces de formar un mismo tandem,

entonces a todos nos sera más fácil entendernos en determinados aspectos de la  vida donde

la buena relación entre un hombre y una mujer es de vital importancia.

El futuro no está en la competición, el "trepamiento", la rivalidad o la batalla campal personal o laboral, basada todavía en ideas del pasado y del presente en favor o en contra del sexo femenino o masculino, sino que por principio y mientras no se demuestre lo contrario, nuestras relaciones deberían  siempre permanecer en  buena armonía y concordia.

Hoy más que nunca el éxito se alcanzará al formar equipos de hombres y mujeres con un pensamiento abierto a la diversidad de formas y maneras  tanto de actuar como de pensar en los ámbitos del trabajo, del ocio, la familia...

A esta nueva forma de percepción de la vida,  ha de llegarse principalmente con el esfuerzo de nuestra voluntad por querer mejorar activamente cada uno de nosotros en :

  • Reconciliarse con uno mismo.
  • Reconciliarse con los de tu mismo sexo.
  • Reconciliarse con los del sexo contrario al tuyo.

¿Cómo?

Empezando por desterrar en nuestro vivir, y en nuestro pensamiento, de cada día, todos los complejos de superioridad o inferioridad que existen por el solo hecho de ser hombre o mujer, y que nosotros podamos haber asumido y fomentado de alguna manera por otras influencias externas como pueden ser algunas costumbres, chistes, tradiciones, bromas...

Solo con este saludable disposición, podremos haber  empezado a vivir acertadamente una verdadera conciliación de hombre y mujer.

Una vez superadas ciertas modas y modos nuestro pensamiento podrá intentar entenderse con el otr@ buscando siempre  la proporcionalidad entre los hechos y las personas de cualquier sexo y en consecuencia encontrar esa equidistancia necesaria para una buena relación personal, laboral o familiar.

La búsqueda de la proporcionalidad ha de ser una actitud permanente y omnipresente en nuestras vidas.

Ser proporcional en tus sentimientos y pensamientos no consiste en que lleguemos a ser tan ambiguos que nos hagamos maestros del relativismo, o que acabemos siempre "nadando entre dos aguas" o bien que acabemos teniendo la tendencia de " arrimarnos al sol que más calienta".

Se trata de intentar ser justo tanto con los hombres como con las mujeres de una  manera no igualitaria y sí equitativa , sin dejarse llevar por etiquetas como:

"Todos los hombres son SIEMPRE iguales"

o

"A las mujeres no hay quien las entienda NUNCA".

Antes, este tipo de frases podían ser motivo o causa de justificación ante un conflicto entre hombres y mujeres donde lo importante era ganar al otro,

a precio de outlet.

Hoy, este tipo de expresiones nos dice muy poco bueno de quien las pronuncia. El que llega a estas conclusiones, le falta mucho recorrido para empezar a  reconciliarse primero consigo mismo y para después conciliarse con los demás.

Objetivo: hacer un  tandem hombres y mujeres, como una nueva  filosofía de vida integral.

Una filosofía de vida que se basa en la proporcionalidad de los hechos y las personas, no debe caber ni el feminismo ni el machismo.

Ambas posturas son posturas  radicales y  propias de unos tiempos que hoy ya  no debieran seguir funcionando, porque ya han sido sustituidas por otros procedimientos que nos inclinan antes a la comprensión y al respeto  del otro como persona, que a tener que posicionarte frente al otro en función de su sexo y sus posibles limitaciones.

Existen  movimientos sociales que luchan de manera extrema por unos determinados derechos  de la mujer o del hombre, dichos movimientos nos pueden querer  llevar a trasvestir  aparentes avances sobre igualdad entre el  hombre y la mujer hasta confundirnos con otros tipos de discriminación en favor  de unos pocos y pocas cuando en realidad el nuevo avance puede  no  representar a una gran mayoría de hombres y mujeres, y tampoco perseguir de forma efectiva  la paz social entre nosotros, sino conseguir alcanzar un nuevo  modelo de rivalidad entre unos y otros .

Llevamos poco más de un siglo de feminismo, y muchos más años de machismo, que debemos cambiar uno a uno y cada uno de nosotros transformando nuestras formas de pensar y de vivir.

Si uno no vive como piensa,  acaba pensando como vive.

Demostrémonos a nosotros mismos,  hombres y mujeres, que solo por la vía de la inteligencia y la voluntad y gracias a nuestra propia naturaleza, podemos conciliarnos con nosotros y entre nosotros para dar a la sociedad la mejor relación posible dentro de nuestra especie:

Apostemos por la proporcionalidad de pensamiento como filosofía de vida desde el respeto y  la libertad a cada persona.

Reinventa este nuevo espíritu de conciliación y entendimiento desde la intimidad de tu familia:  con tu mujer o marido, tus hijos o tus hijas, tus hermanos o tus hermanas,  y todos los demás... renunciando a etiquetas obsoletas que todavía existen, para poder contemplar las diferencias entre hombres y mujeres, sin tener que renunciar a la  autoridad y prestigio que debamos mantener  en nuestro trabajo, entre nuestros amigos y con nuestra familia

Hay 3 principios básicos que garantizan el poder alcanzar una vida compatible  con tu desarrollo personal como hombre y como mujer en medio del mundo:

comunicación+compatibilidad=conciliación

para anular 3 principios que debemos desterrar nuestro día a día en nuestras relaciones humanas:

competitividad+confrontación=controversia

image_pdfimage_print

9 Respuestas

  1. Gerardo Herrero Illera
    Las relaciones hombre- mujer son un modelo de simbiosis, en el que llegamos a superarnos a nosotros mismos. El matrimonio es un Algo maravilloso de crecimiento conjunto, en el campo de juego de la vida. Un casado Palabras claves: Maridaje, esposaje, conyugaje, cuerpo, alma .
  2. LUIS
    Pues así es Sara, Reivindicación, paridad, mi espacio, reparto de tareas.. Lo que tú quieras, pero si él gana más, o ella no trabaja fuera de casa, todo OK. Si es al revés, es un mantenido. Alguien me lo explica por favor? Conozco varios casos, y lo más sangrante es que se utiliza como arma arrojadiza. Sigue siendo machismo, es el mismo machismo pero a la inversa. Cuestión semántica, el error es la palabra, la reacción humana es la misma, soy el proveedor te puteo; soy la proveedora, además te humillo. Este energúmeno, hermano de seis hermanas a las que adora y respeta, ahí lo deja. LUIS
    • SARA-Sophya
      Acompañando a tu comentario, que por cierto ya te estábamos echando en falta alguno de los tuyos como este, te diré que no hay peor cosa que UNA MUJER MACHISTA. Y lo que tu describes es el retrato de una mujer que ha vivido probablemente un machismo en su infancia, y ahora resuelve de la misma manera que su padre también machista. Mientras en una familia, el dinero no tenga nombre y apellidos y lo MIO NO SEA LO NUESTRO. Seguimos sin avanzar en cuanto a la buena relación entre un hombre y una mujer que viven juntos y comparten vidas y afectos. Una cosa es tener la economía distribuida ordenadamente y otra cosa muy distinta es parcelar los sueldos. La pareja que subliminal mente se mantiene unida y<strong> siempre gana el que mas dinero gana</strong> no conoce la conciliación de los verdaderos valores de la convivencia entre dos: ES MUCHO MAS INTERESANTE Y FRUCTÍFERO LLEGAR A ADMIRAR AL OTRO PORQUE LLEGA A DONDE YO NO PUEDO LLEGAR Y VICEVERSA. SARA SOPHYA
  3. Toñi
    Yo quisiera tener todo tan claro como mi madre,abuela, bisabuela....ellas sabían qué tenían que hacer, pertenezco a la generación de mujeres sin patrón aún claro de referencia en quien mirarnos, no estamos del todo preparadas ni para trabajar dentro ni fuera de casa, nos dicen nuestras madres "que nos ahogamos en un vaso de agua", queremos llevarlo todo por delante exigiéndoles a nuestros esposos lo que tampoco pudieron aprender, reconocemos las diferencias e intentamos superarlas pero ¿¿COMO ??, quién puede ayudarnos .... Desde luego Sara que todo empieza por uno mismo, buena tarea tenemos!!!!
    • SARA-Sophya
      Toñi creo que es una gran idea asentar nuestra vida desde la superación. ¿Como se supera uno asi mismo, no queriendo pactar con los errores heredados o cometidos. Pactar con nuestros errores nos entierra en la mediocridad. Muchas gracias Toñi por participar en este debate. Sara
  4. Gerardo-Ángel
    El reparto de tareas, responsabilidades, tiempo y autonomía en un matrimonio cuesta, es algo que cambia, pero merece la pena. ¿Sino como hubiésemos podido estar sacando adelante la educación y a nuestros 3 hijos? Uno tiene más tiempo, otra lo aprovecha más. Uno se mueve más rápidamente, la otra más reflexivamente. Uno madruga, la otra trasnocha. Puede que la sociedad sea un poco selva, pero la familia lo es menos: se quiere al más débil, se perdona mucho más, la eficiencia y utilidad son menos exigentes, etc. El reparto de tareas existe, el espacio, pero de una forma más comprensiva y humana. Estereotipos hay muchos, sobran las palabras, bla,bla,bla Cada pareja es un mundo y no creo que nuestras madres y abuelas lo tuviesen más fácil (lo de claro depende). REIVINDICAR, LA DIFERENCIA. PARIDAD, MIENTRAS SE PUEDA. CONCILIAR, LA FAMILIA CON LA SOCIEDAD
    • SARA-Sophya
      Tus ultimos pensamientos, me parecen un glosario muy interesante para todos y que ademas se puede aplicar a muchas otras cosas donde es necesaria LA PROPORCIONALIDAD EN LAS RELACIONES HUMANAS. Gracias Gerardo. Sara
  5. Toñi
    gracias Gerardo y gracias Sara!!
  6. Laura Bellver Alvarez
    tengo 29 años y últimamente pareciera haber una "masificación" alrededor donde sólo prosperan la relaciones entre el mismo sexo y los fracasos matrimoniales.Son pocas las noticias acerca de nuevos y felices matrimonios, pareciera abundar las rupturas.Y dentro de este marco, llego a la misma conclusión. "dónde cuándo y quién nos ha convencido (o al menos intentado) de que un sexo tiene que ser mejor que otro?"No somos iguales, por qué siempre hay que igualarnos?Si ahora compramos "cebolla morada, dulce, picante" dependiendo el guiso o la comida...Por qué meternos al hombre y la mujer siempre en el mismo saco? Viva la diferencia dentro de la unidad. Mil gracias por el artículo, es imprescindible.
  7. [...] http://www.sophya.es/blog/hombre-mujer-conciliacion-familia-persona-trabajo-feminismo-machismo/ [...]

Agregar comentario