Los cinco amores de los hermanos entre sí, como una forma de amor entre iguales.(III/IV)

https://www.sophya.es/el-amor-entre-hermanos-y-el-amor-a-la-pareja-son-los-dos-amores-entre-iguales-dentro-de-la-familia/


El amor lleva al cariño y no existe cariño si no hay amor anteriormente.

Gran parte del cariño  que se tienen los hermanos depende del cariño que se tienen sus padres y del cariño que los hermanos reciben de sus padres y de la familia como grupo.

Hablar de querer a "todos los hijos por igual" a veces puede ser  un tema complej0 de vivir, pero que solo se puede conseguir querer de verdad a tus hijos como madre y padre, si para intentar "ser justos con los hijos" no debemos:

"dar a todos los  hijos lo mismo", sino" a cada uno lo que necesita" en cada momento.

Esta forma de "querer a la medida" a veces nos es difícil saber mantener el equilibrio sin  perjudicar a nadie. Pero será realmente eficaz si el amor  de los padres, es también una relación sana y equidistante entre ellos como pareja.

Las  relaciones básicas entre iguales que se ven  en las familias son:

  • la relación  del matrimonio que debe ser una relación afectiva basada en el apoyo y respeto mutuos.
  • la relación entre hermanos que debe sustentarse en el apoyo y la confianza que da la convivencia estrecha desde la infancia.

Habitualmente tenemos o hemos tenido padres y hermanos que nos han querido o nos quieren todavía. ¿Puedes mejorar el amor entre iguales con tus hijos y entre tus hermanos? Repasa tu infancia y a donde ha llegado tu vida actual y si crees que es mejorable el amor que das a los que te rodean, intenta superarte:

Los hermanos son más que amigos, igual que los padres tampoco son nuestros mejores amigos.

Tu padre y tu madre; tú y tu hermano o hermanos os queréis desde la igualdad de cariños, aunque a veces haya diferencias porque las que te puedas separar, se matizan con el cariño y  los recuerdos de la vida de familia.

Los cinco amores entre los hermanos podrían resumirse en:

  • Compartir lo básico y lo accesorio todos los días, con los que son iguales a ti.
  • Poseer algo por selección o elección, no sintiéndote el único propietario de lo que tienes.
  • Disfrutar de la variedad de opiniones, sin peligro a que  te excluyan por pensar diferente.
  • Repartir sentimientos de alegría, culpa o tristeza entre y por los tuyos.
  • Decidir juntos entre varias  soluciones y/ o  responsabilidades ante  diferentes situaciones de la familia.

Estas 5 formas de amor entre los hermanos, también nos van a ayudar a querer y comprender mejor a los demás y pensar antes y más  fácilmente en positivo sobre lo que te une a los demás más, que lo que te separa de la gente.

Cuando los padres tienen hijos se sienten responsables de mantener unida a toda la familia como un  grupo privado, ya que no cuidar e intentar mantener esta unidad de cualquier intimidad familiar, supone el riesgo de que se produzcan divisiones parecidas a lo que es  una guerra civil.

Las guerras civiles todos sabemos lo injustas y desproporcionadas que acaban siendo entre iguales, donde, por desgracia se utiliza la información privilegiada que has recibido en la intimidad familiar, para hacerle daño al otro y así acabar siendo superior a fuerza de  debilitar  al otro desde el desamor. Esta desigualdad entonces mata los sentimientos de fraternidad de los miembros que componen cada familia.

Cuando unos padres crean una familia con hijos, quieren querer a sus hijos por igual para que  entre ellos aprendan a querer quererse como iguales entre sí.

El amor de los padres entre sí suele estar íntimamente relacionado con el cariño que se tienen entre sí  los hermanos. Este tipo de amor que es a la vez educativo y formativo no se sustituye por  nada ni con nadie.

Amor y cariño unidos están o no están y en consecuencia, se sienten  o no se sienten.

El ser o tener hermanos no solo se sabe y se conoce, también  se siente intensa e internamente y por lo tanto se suele querer en consecuencia.

Me diréis, ¿que pasa con los que son hijos únicos? Pues pensaremos sobre ello la próxima semana, porque no es trivial la reflexión y sus posibles responsabilidades  y consecuencias.

No hay comentarios

Agregar comentario