Vencer juntos nuestro miedo a traer un hijo al mundo

https://www.sophya.es/vence-tus-miedos-traer-hijo-al-mundo/

La maternidad en solitario no es fácil para la mujer, se disfruta plenamente cuando la compartes. Traer hijos al mundo es sinónimo de futuro y de esperanza en la perpetuación de la especie humana. Traer un hijo al mundo en la gran mayoría de los casos no solo es sinónimo de salud en la pareja sino que también es sinónimo de  conciliación afectivo-emocional entre un hombre y una mujer que se sienten amados.

Cuando  existe co-responsabilidad  en el ser madre y padre, tener un hijo no es una carga para uno solo,  es cosa de dos. Tener un hijo se convierte en un don para los dos si ambos asumen y respetan al futuro hijo desde el inicio hasta el fin.

El padre no es padre al nacer su hijo, el padre es padre como la madre  es madre desde el mismo momento de la concepción, solo tienes que esperar unos meses para poder conocerle en persona, pero lleva siendo un hijo de los dos desde al menos 38 semanas antes de haber nacido.

Cuando no se toma la decisión de asumir la maternidad  haciendo equipo, el hijo se desarrolla huérfano de alguno de sus padres aunque estén vivos los dos esperándole a que nazca. Los sentimientos maternales no se improvisan se estimulan y desarrollan durante el embarazo.

Hemos pasado de pensar que tener hijos, era solo un motivo de productividad familiar a cargo solo del desgaste de la madre sin casi intervención del padre y en algunos casos ninguneo a la madre para ahora terminar defendiendo que tener hijos es solo un derecho de la madre, sin espacio legitimo para el padre.

Ninguna de las dos formas de entender así la maternidad, debieran ser presentables, y sin embargo la primera es rechazable y la segunda es aplaudible por cierto sector de la sociedad.

Personalmente, no me parece equitativo con la mujer y con su futuro hijo, imponer que la responsabilidad de ser madre porque es un derecho solo de ella.

Tampoco me parece respetuoso con el hombre y su futuro hijo, que  no tenga ninguna responsabilidad  ni derecho a la hora de ser padre.  La responsabilidad del padre como la vida del hijo está en manos solo de la mujer mientras está embarazada.

Si hay padre conocido y la voluntad de querer ser responsable de su hijo,  tanto el como la madre deben ser iguales ante la ley como cuando nazca el hijo serán iguales ante la ley con la tutela, la guardia y la custodia del hijo de ambos. Cuanta más desigualdad haya ante la responsabilidad de los hijos mas difícil es hacer equipo después en la educación en valores familiares.

Pienso que como mujer, tampoco me parece razonable ni justo no permitir a un padre igual que a la madre que pueda ejercer sus derechos de padre hasta que nazca el niño y mientras tanto, legalmente que no pueda tener ni voz ni voto en cuanto al progreso o no del embarazo y el futuro hijo todavía no nacido.

Un padre sin voz ni voto ante la madre de su hijo, vive una paternidad de segunda categoría que solo le convierte en ciudadano y padre de primera clase cuando nace su hijo y no antes.

Las madres y los padres deben tener la posibilidad de acoger a su futuro hijo en igualdad durante los 9 meses que dura el embarazo, para asi poder entender lo que significa la maternidad global en una pareja. Cuidar la estancia corporal  que la madre tiene para que su hijo crezca hasta que este maduro para nacer, es parte de la corresponsabilidad del padre y la madre.

Padres amar  y admirar en cuerpo y alma a la madre de vuestros hijos, para que ella además de madre, se sienta querida más por el padre de sus hijos, que por sus propios hijos.

Siempre ha habido hombres que solo se merecen  llevar el título de padres biológicos, pero para  la gran mayoría de los padres, ser padres no lo llevan como un titulo sino como un gran un honor. Todos los padres que no son solo padres biológicos sino que desde el inicio del embarazo, cuidan especialmente a su mujer  y a su hijo durante esta etapa,  creo que estos padres son merecedores ante la ley  de tener los mismos derechos que la mujer, sobre el hijo que esperan ambos.

Para un padre el día de la Madre, no debería ser un día  solo para que los hijos quieran a sus madres, es un día para que los padres se sientan orgullosos de la madre de sus hijos y  las madres se sientan acompañadas  y atendidas  en exclusividad por quien ha hecho equipo con ella desde el principio de la experiencia de tener hijos acompañada.

El territorio de amor entre el padre y la madre no debe ser ocupado ni sustituido por el amor a los hijos. (Este post se lo dedico a todas las madres con hijos o embarazadas en general y especialmente a los matrimonios de dos de mis hij@s que están esperando un hijo en las próximas semanas.)

Disfrutar de vuestros hijos siempre juntos,

pero no revueltos.

(Os invito a visionar este vídeo de casi 5 minutos, que responde a la incertidumbre que existe hoy a la hora de perder el miedo a tener hijos en este mundo de hoy, difundirlo entre los matrimonios que están en edad fértil para ayudarles a perder el miedo a la maternidad)

image_pdfimage_print

No hay comentarios

Agregar comentario