Tu hijo puede ser un gran sabio ¿Lo sabes?

¿Sabéis que vuestra cocina o vuestro cuarto de estar podéis convertirlo en el mejor laboratorio de investigación afectiva en relaciones con vuestro hijos?

Os invito a que leáis este escrito, no es una fábula de adultos sino la historia real de una familia como otra cualquiera que hace de su vida la misión de educar bien a sus hijos enseñándoles a compartir sentimientos familiares que de manera natural surgen en la convivencia en el día a día.

 

Cada minuto o cada hora que tengáis en común con cada uno de vuestros hijos, estaréis haciendo "escuela de familia" por y para vosotros mismos. Por este motivo no perdáis los momentos mágicos que puedan surgir de manera espontanea, pero tampoco deis por perdidos esos momentos incomprensibles que pueden surgir por un simple malentendido.

Seamos humildes como padres y no lo demos  todo por sabido ya que los niños nos pueden dar grandes lecciones de sabiduría.

image_pdfimage_print

No hay comentarios

Agregar comentario