Testimonios

Para todas aquellas personas que dudan en pedir ayuda,consejo y/o simplemente desahogarse o compartir sentimientos. Hace unos años yo me encontré en esta situación. Sí hubiera recurrido antes a Sara seguramente hubiera aprovechado mejor mis horas de sueño, me hubiera ahorrado alguna discusión familiar, algún domingo con malas caras,  algún reproche.

Con ella aprendes a que casi todo tiene solución, sólo hay que saber enfocarlo y sobre todo, que el secreto está en querer y perdonar.

Anónimo,