Saber amarnos después de un parto

“Hay muchas maneras de decir TE QUIERO después del nacimiento de un bebe”

Después del nacimiento de un hijo, parece casi obligado convertir las relaciones sexuales en algo tabú, secundario, y prescindible por tiempo indefinido, y de hecho a veces ocurre.

Es importante haberse preparado durante la espera del bebe para cuando llegara este momento y no limitarse a pensar que la única forma de demostrarle amor a tu pareja es a través de un encuentro sexual.

Hay muchas formas de decir TE QUIERO a tu pareja, sin tener como único objetivo el placer sexual, ya que hay otros muchos placeres afectivos más allá del sexo y que también te vinculan afectiva y emocionalmente al otro.

“No hay reglas, ni hay normas, ni manual de instrucciones a la hora de reencontrarse sexualmente una pareja después del parto”.

Para volver a reencontrarnos sin miedos ni temores, es la mujer la que tiene que escuchar a su cuerpo hablar y si no está recibiendo sensaciones extrañas sino sensaciones de normalidad corporal tanto internas como externas (entre 30 y 40 días) es la propia mujer la que empieza a sentirse plena y segura de sí misma para poder mantener relaciones sexuales.

Fuera de este margen habitual de tiempo de normalización, no se deben nunca descartar acercamientos afectivos mutuos, desde el principio de esta nueva etapa matrimonial, donde las manifestaciones de apoyo y cariño mutuo son cruciales para darse estabilidad el uno al otro.

Pero si esto no fuera así, y física o psicológicamente no sigue esta natural evolución, se debe consultar al especialista adecuado, e incluso plantearse acudir a recibir terapia sexual. Porque todo tiene solución, cogido a tiempo y de la manera adecuada y poniendo cariño y buen humor.

“Si tu cuerpo te habla de normalidad, toca volver a la normalidad afectivo-sexual”

En este periodo de tiempo es cuando más pueden desarrollarse problemas conyugales derivados en su mayoría del aislamiento de la madre con el nuevo bebe, el cansancio físico por falta de sueño, los celos hacia el nuevo bebe por parte del padre o de la madre cada uno por razones diferentes, por falta de tiempo de trato en común o por perdida de hábitos de comunicación de pareja antes adquiridos.

El proceso tiene dos realidades, como lo vive cada uno, el hombre/padre y la mujer/madre su nueva forma de vida les va a condicionar para siempre y en esta primer etapa hay también un nuevo condicionante y es la total dependencia del bebe para su supervivencia.

Pero no hay que olvidarse que antes de ser padres, fuisteis pareja, y antes de ser pareja fuiste hombre y mujer, dos identidades diferentes que por el hecho en sí de tener un hijo no puedes dejar a un lado sino cuidar mucho más que antes.

Hombres y mujeres deben ser felices en sí mismos, las parejas son dos personas felices que se aman y así serán dos padres felices amando a su hijo y por este motivo no deben descuidar su amor conyugal con independencia del nacimiento de un nuevo hijo.

Después del nacimiento de un hijo, ya nada va a ser como antes, pero eso no significa que vaya a ser una etapa peor; si sabéis amaros todo puede ser diferente y evolucionado y mucho mejor porque es un amor mas maduro.

Lo mejor para crecer en el amor conyugal es estar abierto al cambio, gracias a la buena comunicación matrimonial.