¿Sirve de algo castigar a los hijos?

En ninguna familia existen ni padres perfectos ni tampoco hijos perfectos.

Ni el padre ni el hijo aprenden ante un conflicto a ser mejores como personas con un castigo mal puesto. Con esto no se aprende en positivo el por qué y el para qué sino solo un “porque lo digo yo”, sin un para qué y la moraleja del castigo consistirá en no volver a hacer lo mismo por evitación.

Conclusión: de esta manera no se educa en valores sino...

LEER ARTICULO COMPLETO