¿Por qué llorar y oír bien, son tan importantes desde que nacemos?

¿Por qué llorar y oír bien, son tan importantes desde que nacemos?

Todos necesitamos “arrancar a llorar” desde nuestro nacimiento y a lo largo de la vida. También necesitamos “oír bien” para empezar a sentir el mundo al que llegamos a vivir y ser felices. 

«Son los dos sentidos más primarios y que más necesitamos desarrollar desde nuestro nacimiento para irnos desarrollándonos como personas en el mundo».

Cualquier carencia en el poder oír bien y poder llorar, nos impide vivir de manera sana y equilibrada sin estar aislados de nuestro entorno.

Según vamos creciendo, todo lo que NO oímos nos parece que NO existe y, por tanto, nuestro corazón no lo procesa.

Si nuestra audición es pobre también lo será nuestra imaginación, salvo casos tan excepcionales como el del compositor de música Beethoven.

Todos los estímulos auditivos son una forma más de comunicarnos con personas próximas o lejanas, pudiendo mantener una conversación sin malos entendidos y  con un diálogo fluido.

Los sonidos directos o del contacto con la naturaleza -el sonido de la lluvia, el canto de los pájaros o el ruido de las olas-  nos influyen muy positivamente en nuestro desarrollo personal.

Un niño sordo de nacimiento o una persona que ha perdido paulatinamente la capacidad de oír, son personas que se encuentran no solo física, sino también afectivamente muy límitadas lo cual influye además en el desarrollo de su naturaleza social. Para estas personas salir adelante es posible pero no es fácil:

 

HOMBRES Y MUJERES SORDOS Y FAMOSOS

 

Si en tus manos esta poner remedio a este cruel aislamiento silencioso que te hace sufrir en soledad… debes poner los medios científicos y terapéuticos que sean necesarios para poner sonido a tu vida de manera plena.

Todos nacemos y lloramos como prueba de vida. Sin lugar a dudas, al menos una vez en nuestra vida todos hemos llorado: al nacer.

Llorar no es un símbolo de debilidad o flaqueza. Hay prejuicios culturales y sexistas que nos educan diciéndonos que:

“Los hombres no lloran, tienen que pelear” “no seas llorica como una niña”.

Por el contrario, nosotros diríamos que:

“Se llora por lo bueno y también por lo malo, porque las lágrimas forman parte de nuestros buenos y los malos momentos. Llorar es compatible con la emoción de reír”

Llorar es salud física y también emocional. Es una forma no verbal de transmitir  nuestros sentimientos a los demás o hablar con nosotros mismos y en intimidad.

¿POR QUÉ TANTO EL LLORAR COMO EL OÍR BIEN, SON TAN IMPORTANTES?

El llorar está tan unido a nuestros sentimientos y a las sanas relaciones con los demás que la composición de nuestras lágrimas es diferente dependiendo del porqué se producen.

El ser humano es el único ser vivo que es capaz de llorar por el dolor y también por todo tipo de motivos emocionales. Las lágrimas nos hace auténticamente humanos.

Cuando se habla de «las lágrimas de cocodrilo», se trata solo de un puro acto reflejo. No es un acto inteligente y emocional como el que existe en las lágrimas del ser humano.

El mecanismo que nos hace llorar es altamente complejo y se implican en esta reacción humana el sistema nervioso junto con al ritmo cardiaco, y la liberación de las emociones a través del sistema hormonal.

Por esto, cuando se reprime de manera voluntaria o involuntaria este acto tan inteligente y liberador, nos impide expresar cómo nos sentimos y ser quien somos.

Cuando somos bebes y lloramos, estamos informando a nuestros cuidadores de forma no verbal sobre algo no va bien. Podemos tener hambre o problemas digestivos; sentimientos de pérdida o abandono o impotencia… Cualquiera de estos motivos son lo suficientemente graves como para que el niño tenga que hacer uso de este lenguaje no verbal,  como otra forma de hablar y pedirnos atención o ayuda.

Cuando lloramos por algo bonito o bueno, podría decirse que estamos llorando de felicidad. Sin embargo, no todos los investigadores están de acuerdo en esto. Mientras unos piensan así, otros piensan que las lágrimas son fruto de recuerdos y pérdidas, o  también fruto de un esfuerzo muy grande con el que hemos logrado algún éxito.

Con todo, las lágrimas no dejan de ser expresión libre de nuestra persona.

 

 

Leave a Comment

× ¿Cómo puedo ayudarte?