¿Por qué llamar género a lo que deberíamos llamar identidad sexual? I/III

 

La identidad sexual como parte del equilibrio afectivo y emocional

 

Una de las novedades educativas que los padres de hoy tenemos como reto con nuestros hijos es el ser capaces de enseñarles a que sepan conocer cuanto antes su identidad sexual femenina o su identidad sexual masculina gracias al autoconocimiento.

  • Debemos enseñarles que nuestro sexo es un todo con nuestro cuerpo cabeza y corazón.
  • Nuestro cuerpo es un todo que no se autoclasifica por el llamado género masculino femenino o neutro.
  • El género sirve para calificarnos a las personas ,cosas y animales, pero el género  NO sirve para la autoclasificación  de la identidad sexual de las personas.

 

 

Todas las personas sabemos que no es lo mismo ser hombre que ser mujer

 

Nuestra identidad sexual va madurando conforme nos vamos identificando a través de nuestros rasgos sexuales y desarrollo armónico con nuestros pensamientos y sentimientos. El aspecto físico es muy diferente si eres hombre que si eres mujer. De hecho al nacer, nuestros padres acuden al Registro Civil a inscribirnos según nuestros rasgos genitales externos. Según vamos creciendo, nos vamos claramente diferenciando los hombres de las mujeres en cosas tan visibles como la distribución del vello o de la grasa corporal, el tono de voz,  la forma del pecho, el tamaño de las manos y de los pies, etc.

 

El director de esta orquesta es nuestro código de ADN que llevamos impreso desde la misma concepción.

Mientras que la configuración externa de los órganos genitales es a partir de la novena semana de gestación .

 

Si esto es en el aspecto físico y visible también lo es en cuanto a nuestro aspecto invisible como son nuestros sentimientos y pensamientos. Somos significativamente diferentes en la visión de las cosas. Nuestra identidad sexual condiciona nuestra forma de pensar más o menos abstracta, o concreta o intuitiva estas diferencias no son por casualidad o por caprichos de la naturaleza. Nuestros afectos y emociones son también vitalmente diferentes.

 

Somos diferentes porque nuestra identidad sexual nos conforma de manera diferente

 

Mientras que las diferentes personalidades no están ligadas a  una determinada  identidad sexual, nuestros afectos, emociones y sentimientos y pensamientos sí están ligados a nuestra identidad sexual.

Es difícil convencer  a la historia y a la ciencia de que el hecho de que la identidad sexual femenina o la identidad sexual masculina pueda depender de nuestra  elección u opción personal.

Nuestro identidad sexual comporta nuestra persona y nuestra persona comporta nuestras conductas y todo ello acompañados de nuestros sentimientos y pensamientos más profundos e íntimos. Por eso lo mejor que podemos enseñar a nuestros hijos es a que pongan su inteligencia y su voluntad  al servicio de la estabilidad de los sentimientos y los pensamientos.

 

Esta estabilidad no está basada en un equilibrio cultural, porque hay gente en el mundo de diferentes religiones y formas de vida que no se conocen entre si y probablemente no se conocerán nunca y que sin embargo tienen definidos de la misma manera sus roles de identidad femenina y de identidad masculina, aunque les separan miles de kilómetros en distancia y  miles de kilómetros en cuanto a su cultura y su entorno.

 

Nuestra identidad sexual no se construye sobre un cuerpo ya nacido y con una identidad sexual ya manifestada. No hay un eslabón perdido entre nuestro cuerpo y nuestra conciencia.

Nuestra identidad sexual auténtica, hace que nuestras conductas sean humanamente sexuadas.

Nuestra identidad sexual auténtica, comporta nuestros sentimientos mas íntimos.

Nuestra identidad sexual auténtica, resuelve nuestras formas de pensar.

 

No es fácil elegir  en contra de tu identidad y seguir manteniendo el equilibrio y la armonía  que necesita nuestra cabeza, cuerpo y corazón.

 

Si tú o alguno de tus hijos no ven clara su identidad sexual, es la hora de la verdad y del cariño: reflexiona sobre ti mismo y tu existencia; analiza el porque de la situación de duda sobre ti mismo y pide asesoramiento y la ayuda que se necesite sin miedo y sin tapujos. .

Tus dudas no es fácil que las puedas resolver teniendo dudas de lo que no eres o si eres. Tu libertad de elección acabará entendiéndose desde fuera como un libertinaje de la conciencia  para silenciar sin mas tus miedos y tu infelicidad interna y externa.

 

No te dejes arrastrar pensando que la solución está en elegir un genero, en vez de asumir tu identidad sexual plenamente unida a tu intimidad personal

 

La educación sexual a tus hijos debe basarse en que aprendan a conocer su identidad sexual lo antes posible y se sientan orgullosos por ello.

Una aproximación a la Ideología de Genero

Autor: Marco Antonio Gracia Triñaque

 

Si este post te ha parecido interesante, te invito a leer los siguientes:

¿Por qué llamar amor a lo que deberíamos llamar sexo? (II/III)

¿Saber enseñar en positivo el valor de lo visible y lo invisible de la sexualidad humana?( III/III)

 

image_pdfimage_print

5 Respuestas

  1. peter
    Está claro que en esto nos las estamos jugando y lo grave es que no nos enteramos. Hay que formarse: http://www.criteriaclub.es/tiendaonline/es/portada/867-la-ideologia-de-genero-jorge-scala-9788496899742.html http://media1.criteriaclub.es/tiendaonline/2179-home_default/la-ideologia-de-genero-jorge-scala.jpg<img src="http://media1.criteriaclub.es/tiendaonline/2179-home_default/la-ideologia-de-genero-jorge-scala.jpg" alt="scala" />
  2. Miguel A. Ariño
    Muchas gracias Sara por este blog tan interesante y los temas tan importantes que tocas, Miguel Angel
  3. Maite Cantón
    No se puede elegir el sexo, está claro y está claro que el sexo nos determina naturalmente para ser hombres o mujeres. Ni mejor ni peor, no voy a entrar en la guerra de sexos que es absurda. Somos complementarios y nos necesitamos los unos a los otros para conocernos, para crecer y aceptarnos como hombres y mujeres.Podemos compartir rasgos masculinos con los hombres o los hombres pueden compartir rasgos femeninos con la mujer. Aquí ya entrarían en juego la personalidad, la educación y mil cosas más. Pero eso es sano y natural. Ante todo, somos personas y en ese sentido, sí somos iguales. Somos seres humanos, con la misma dignidad. En el caso de la identidad de género que aboga por elegir género, porque lo entiende como un producto de la cultura, que está en la mente, es obvio que se equivoca. No se puede elegir el género, venimos determinados. Otra cosa es la orientación sexual, pero no es el tema. El género no puede elegirse. Querer cambiar la norma en aras de la libertad sexual, es inviable. Y en el fondo es una lucha absurda. Una corriente, que aunque parece que está de moda en un determinado sector, creo sinceramente, que no va a llegar a ninguna parte. Es confundir al que no tiene clara su identidad sexual, porque no se acepta a sí mismo. Pero no se acepta no por el género, creo que es algo más profundo que se debería trabajar desde abajo. Y en casos concretos trabajar con especialistas.Porque en el confundido influyen y han influido muchos factores y acontecimientos vitales. Pedir ayuda para orientarse es inteligente. El mundo es divertido siendo hombres y mujeres, siendo cómo somos aprendemos y nos conocemos mejor. Llegamos a un criterio maduro y sano para juzgar algunas realidades que confunden y equivocan al que no sabe.
  4. Mª Jose Calvo
    Queda claro que el género se atribuye a las cosas. Las personas, no somos cosas, no tenemos género. Somos mujer o varón, sexo femenino o masculino. Y esto, viene desde la fecundación. Cada gameto de cada padre, aporta la mitad de la dotación genética. Al fecundarse el óvulo, el material genético se "fusiona" y como resultado nace un niño o una niña. No es algo que con la edad se pueda elegir.... Es más los órganos sexuales aparecen en la novena semana de gestación. y son los que producirán las hormonas determinantes del sexo de la nueva persona, no sólo de los caracteres sexuales secundarios, sino de la conformación de todo el cuerpo, incluso de su cerebro. Somos distintos desde el mismo momento de la fecundación.
    • mm SARA/SOPHYA
      Estimada Maria Jose, gracias por explicar tan claro lo que era evidente durante siglos y ahora parecia que podia ser desmontado. Me gustaria añadir a tu comentario que tu opinion ademas de ser muy clara es tambien muy cientifica por la profesion a la que te dedicas en el Hospital. No me atrevo a decir mas si quieres poner mas datos los que te leen estaran encantados de saber mas especificamente tu dedicacion profesional que da mas peso si cabe a tu comentario. Saludos de SARA/SOPHYA

Agregar comentario