Padres con talante, hijos con excelente talento.

 EDUCAR EN SIMPLEMENTE SER PADRES CON BUEN TALANTE

El deber de una madre y un padre es formar y despertar en sus hijos un compromiso no solo privado sino también público y social, donde los hijos sean capaces de ver que lo importante en la educación recibida de sus padres está en el desarrollo de su persona y no tanto en sus conocimientos.

Suceda lo que suceda, tanto los padres como los hijos debemos estar al servicio de la familia, porque nunca sabes hasta donde pueden llegar las ondas de tu comportamiento familiar. 

Hay padres que viven y se comportan como si no tuvieran hijos e hijos que se comportan como si no tuvieran padres, estas conductas no son gratuitas sino que terminan dando lugar a desajustes sociales y familiares que van provocando:

“Supervivientes familiares con familia pero sin hogar”

La unidad interior o cohesión de las familias es directamente proporcional con el posicionamiento de las familias hacia el exterior.

El interior familiar necesita del exterior familiar y viceversa.

El verdadero despertar en la educación de los hijos es que los hijos entiendan durante la infancia y antes de que acabe la adolescencia el verdadero significado que hoy tienen los siguientes conceptos:

  1. Compromiso

  2. Dignidad

  3. Cohesión

  4. Elección

  5. Unidad

  6. Servicio

  7. Libertad

Con estas  herramientas educativas bien entendidas, los hijos estarán siendo educados con talento gracias a unos padres que educan con un buen talante educador.

Se favorece el futuro de lo que quieren ser nuestros hijos pero habiendo antes formado a los hijos en excelente talento frente a los demás conocimientos.

 TALANTE+TALENTO =DESPERTAR DE LA PERSONA A LA VIDA

Todos los padres estamos llamados a ser padres con buen talante para poder educar hijos con un excelente talento.

“El buen talante de los padres es y debe ser siempre la verdadera correa de transmisión natural de la educación con talento a los hijos”