Rescate en el mar rojo

Sinopsis

A comienzos de los años 80, un pequeño grupo de agentes del Mossad elabora un plan para rescatar y evacuar a cientos de etíopes judíos desde Sudán con destino a Israel. (FILMAFFINITY)




LEGEND

La historia de dos hermanos gemelos gangsters, Reggie y Ronnie Kray (interpretados por Tom Hardy), dos de los criminales más famosos en la historia de Londres y el imperio del crimen organizado que crearon en los años 60. (FILMAFFINITY)




LA BUENA MENTIRA

Eran conocidos simplemente como “los niños perdidos”.

Estas jóvenes víctimas, que quedaron huérfanas como resultado de la brutal guerra civil de Sudán iniciada en 1983, viajaron más de 1600 km a pie en busca de un lugar seguro. Quince años después, una campaña humanitaria llevaría 3600 niños perdidos (y también niñas), a los Estados Unidos.

En LA BUENA MENTIRA, Philippe Falardeau (guionista y director de “Profesor Lazhar”, candidata al Óscar a la “mejor película de habla no inglesa”) da vida a su historia de supervivencia y triunfo. La ganadora del Óscar Reese Witherspoon (“En la cuerda floja”) protagoniza este filme junto a los actores sudaneses Arnold Oceng, Ger Duany, Emmanuel Jal y la novel Kuoth Wiel, algunos de los cuales también fueron niños de esa guerra y sufrieron experiencias traumáticas no muy distintas a las recogidas en la película.

Mamere y Theo son hijos del jefe de su aldea, en el sur de Sudán. Cuando un ataque de la milicia del norte destruye su hogar y da muerte a sus padres, Theo, el hijo mayor, se ve obligado a asumir el papel de jefe y alejar del peligro a un grupo de jóvenes supervivientes, incluida su hermana Abital. Pero el entorno hostil y traicionero les deparará numerosas dificultades. En su azaroso avance hacia el campamento de refugiados de Kakuma, en Kenia, el desventurado grupo se encuentra con otros niños que también huyen, y forja un lazo especial con Jeremiah, quien, con sólo 13 años, ya es un hombre de fe, y Paul, cuyas habilidades resultarán esenciales para su supervivencia.

Trece años después, los niños ya casi se han convertido en adultos y tienen oportunidad de abandonar el campamento para empezar una nueva vida en Estados Unidos. A su llegada a Kansas City, Misuri, los recibe Carrie Davis (Witherspoon), una asesora de una agencia de empleo a la que reclutan para ayudarles a encontrar trabajo, algo nada fácil, cuando elementos aparentemente cotidianos, como los interruptores de la luz o los teléfonos, son algo nuevo para ellos.

Aunque Carrie ha logrado evitar hasta la fecha cualquier tipo de implicación emocional, es justo lo que necesitan estos refugiados, que precisan desesperadamente ayuda para moverse por el siglo XXI y rehacer sus destrozadas vidas. Así que Carrie emprende su propio viaje por territorio desconocido y consigue para ello la ayuda de su jefe, Jack (Corey Stoll).

Juntos, sobre el telón de fondo de las pérdidas que todos ellos han experimentado, los niños perdidos y estos insólitos desconocidos descubren el humor en el choque de culturas, así como el sufrimiento y la esperanza en los retos que plantea la vida en Estados Unidos.

Además de Witherspoon, el elenco de la película incluye a Arnold Oceng (“My Brother the Devil”“Adulthood”), Ger Duany (“Extrañas coincidencias”), el rapero Emmanuel Jal y la novel Kuoth Wiel, todos ellos de ascendencia sudanesa. El reparto principal se completa con Sarah Baker, como la voluntaria de Caridad y Fé, Pamela Lowi, y, como la versión más joven de los niños perdidos, Peterdeng Mongok, Okwar Jale, Thon Kueth, Deng Ajuet y Keji Jale, todos ellos hijos de refugiados sudaneses.




FUERZAS ESPECIALES

Afganistán. La prestigiosa periodista Elsa Casanova es tomada como rehén por los talibanes. Ante su inminente ejecución, una unidad de las Fuerzas Especiales es enviada para su liberación. Una vez rescatada, los talibanes frustran el plan de huída. Comienza así una persecución a vida o muerte en uno de los paisajes más impresionantes y hostiles del mundo, en la que un infalible grupo de soldados de élite arriesga su vida con un único objetivo: traer a Elsa a casa.




EL INDOMABLE WILL HUNTING

Las tribulaciones de un listillo

Will Hunting es un genio. Y parece no darse cuenta: tan poca importancia concede al hecho de ser un superdotado. Su prodigiosa cabeza sólo la usa para humillar a sus rivales cuando está ligando con alguna chica. Un buen día, un profesor universitario descubre que el joven que limpia las aulas es capaz de resolver los más complicados teoremas matemáticos. Y lo toma bajo su protección. Pero existe un problema: el difícil carácter del chico, que requiere atención psiquiátrica. Y lo malo es que Will, gracias a su inteligencia prodigiosa, se dedica a hacer trizas –psicológicamente hablando­– a todos los médicos que le tratan. Hasta que se topa con Sean McGuire, un psiquiatra viudo que hará que cambie su perspectiva de la vida.

Grandes interpretaciones, personajes complejos, entretenimiento… El film gustará a jóvenes y mayores, pues la sangre joven corre por las venas de Matt Damon, Ben Affleck y Minnie Driver, mientras que los maduros Robin Williams y Stellan Skarsgård representan un punto de vista más adulto. Al enfrentamiento generacional y al tratamiento de los problemas de los superdotados se suma una preocupación social (Will Hunting vive en los suburbios de Boston) y la inevitable y poderosa historia de amor.

Damon y Affleck: el sueño americano

Este film fue una de las sorpresas de 1997. Su génesis parece confirmar que, de vez en cuando, algunos logran hacer realidad lo de “el sueño americano”. Matt Damon y Ben Affleckurdieron la historia de Will Hunting, y buscaron financiación por todas partes. Su condición para vender el guión era sencilla, pero de difícil cumplimiento: debían ser los actores protagonistas del film. La cosa no era fácil, pero gracias al apoyo del director Gus Van Sant, y del carismático Robin Williams, tuvieron el respaldo de Miramax. Y, a partir de ahí, vinieron las cosas rodadas: Globos de Oro, y Oscar para el mejor guión original y actor de reparto (el inefable Williams, en un papel de gran hondura dramática, comparable al profesor Keating de El club de los poetas muertos).




EL GUERRERO PACIFICO

Dan Millman, un joven y prometedor atleta, queda devastado anímicamente cuando sufre un accidente de moto que le deja seriamente lesionado. Su vida va dando tumbos hasta que conoce a un misterioso anciano en una gasolinera. Éste enseñará a Dan el coraje necesario para salir adelante.

Film de superación, peculiar en su planteamiento aunque bien narrado, dirigido por Victor Salva a partir de una novela autobiográfica del propio Dan Millman. La trama tiene mucho que ver con la visión espiritualista al estilo New Age, donde todo está conectado y el hombre forma parte del cosmos y naturaleza. El veterano Nick Nolte está como siempre, en su sitio, y destaca la fotografía de Sharone Meir.




UNA HISTORIA VERDADERA

En la plenitud de la vida

Si alguien es tan estúpido como para pensar que la ancianidad es una etapa de la vida inútil, necesita ver este film. La historia de Alvin Straight, basada en hechos reales, es un canto a la tenacidad y sabiduría que uno puede lograr en la senectud, tras la experiencia de los años vividos. La odisea de un anciano del Medio Oeste, que recorre en una cortadora de césped los quinientos kilómetros que separan Laurens de Mt. Zion, con el propósito de reconciliarse con su hermano, podría parecer un argumento banal. David Lynch no lo ha visto así, hasta el punto de que, por primera vez, maneja guión ajeno, con elementos fordianos bien plasmados luego en imágenes.

Lynch dibuja bien los tipos humanos del film, en primer lugar a Alvin. Éste viaja en una cortadora por las limitaciones físicas de su edad. Y esa lentitud con que se mueve, se convierte en metáfora de las necesidades de una sociedad que corre demasiado y no se detiene a pensar. En su largo caminar, Alvin se topa con variopintos personajes, y en cada uno derrama la ciencia que tiene. Fotografía de Freddie Francis y música de Angelo Badalamenti ayudan a conjugar el tono casi-épico con el intimista. Participamos así en un viaje de aprendizaje donde, curiosamente, el que aprende no es el viajero, sino los que se encuentran con él.

El otro Lynch

Los seguidores de Twin Peaks, Cabeza borradora o Carretera perdida quizá se sorprendan del tono clásico que adopta David Lynch en Una historia verdadera. Pero su mejor film, El hombre elefante, seguía esa línea al contar con profundo dramatismo una historia auténtica.




Nebraska

Después de recibir un “premio” por correo, Woody Grant, un anciano padre con síntomas de demencia, cree que se ha vuelto rico, obligando a su receloso hijo David a emprender un viaje para ir a cobrarlo. Poco a poco, la relación entre ambos –rota durante varios años por los continuos desvaríos etílicos de Woody- tomará un cariz distinto ante la sorpresa de la socarrona madre de David y su triunfador hermano Ross. Pero ¿qué ocurrirá cuando Woody regrese al pueblo, donde le ha prometido a todos que se ha convertido en millonario?

Del director ganador del Oscar Alexander Payne (Entre Copas, Los Descendientes), Nebraska narra la sorprendente historia de una peculiar familia de la América Profunda. Con una espectacular fotografía en blanco y negro y unas interpretaciones que han acabado en prácticamente todas las listas de las mejores del año (Bruce Dern ganó el premio al Mejor Actor en el pasado Festival de Cannes), NEBRASKA es una película que te emocionará una y otra vez.

Personalmente desde Billings, Montana a Lincoln, Nebraska, para cobrar su premio. Los intentos de su esposa Kate, y sus hijos David y Ross por disuadirle resultan inútiles, una y otra vez se pone en camino rumbo a Nebraska. De modo que David se toma unos días de permiso en el trabajo para acompañar a su progenitor, lo se convierte en un momento privilegiado para estrechar lazos y hacer un alto en el camino en la pequeña localidad de la que es originario Woody y donde pasó su infancia su hijo. Allí se reunirá toda la familia.

Formidable película de Alexander Payne, que de nuevo escoge el formato de “road-movie” –piénsese en Entre copas o A propósito de Schmidt– para contar una historia rebosante de humanidad, que reflexiona sobre el paso del tiempo, la ancianidad, y las relaciones paternofiliales y conyugales. Opta con toda justicia a seis Oscar que incluyen las categorías de mejor película, director, guión –del casi debutante Bob Nelson–, fotografía –maravilloso blanco y negro de Phedon Papamichael–, y las de sus dos actores ancianos, geniales Bruce Dern y June Squibb.

Payne logra un maravilloso cuadro de la América profunda, que evita los extremos de caer en la complacencia simplificadora de la vida rural o en el juicio cruel y despiadado de quienes podrían considerarse paletos ignorantes. Hay nostalgia, sí, pero con sabor agridulce, que hace pensar en Una historia verdadera de David Lynch. Vemos buena gente, sencilla y algo ingenua, sin complejos, capaz también de notables mezquindades, motivadas por la avaricia y la envidia.

La galería de personajes que aparece ante Woody en su pueblo natal es numerosa, ya sean parientes, el antiguo socio de un taller –buena composición de Stacy Keach–, un antiguo amor… Algunos de ellos son apenas figurantes con una frase, no son actores profesionales, pero su naturalidad desprende el aroma de lo auténtico.

Aunque hay espacio para describir los variados lazos que unen a los personajes, sobresale la relación Woody-David, el segundo interpretado por Will Forte en el que sin duda es hasta la fecha el papel más importante de su carrera. La dedicación generosa del hijo a su padre conmueve y tiene el sabor de lo auténtico, de modo que en su caso, claramente, no sólo hay un viaje físico de Montana a Nebraska, sino otro más costoso y gratificante, hacia el corazón de su padre.

Sorprende la perfección de muchos pasajes, maravillosamente escritos y puestos en escena, como los de la búsqueda de la perdida dentadura postiza, la incursión en una granja ajena para recuperar un compresor perdido, o el desenlace con una flamante furgoneta atravesando el pueblo. El dominio de la narrativa fílmica es prodigioso, todos los elementos ayudan: el libreto, la fotografía, la música, el entorno, las interpretaciones.




LA TAPADERA

Negocio sucio

Mitch McDeere (Tom Cruise) es un joven y ambicioso abogado, que ha conseguido su graduación en la prestigiosa Universidad de Harvard. Pronto comienza en un prestigioso bufete de abogados de Memphis, con un sueldo de aúpa. Él y su esposa, interpretada porJeanne Tripplehorn, son felices con su trabajo y su acomodada vida. Pero una llamada del FBI viene a enturbiar sus felices días. Han descubierto que tras el, en apariencia pequeño bufete, se esconden un montaje para blanquear dinero de la mafia. Mitch se deja llevar por su honestidad, y se propone descubrir toda la verdad. Pero las cosas se complican por momentos, y Mitch tendrá que enfrentarse en una carrera contrarreloj a los resortes ocultos de la mafia.

Un eficaz thriller dirigido por todo un especialista en el género, adaptación de la popular novela de John Grisham. La película más significativa de Pollack es Memorias de África(1983), por la que consiguió el Oscar como mejor director, pero también destaca Los tres días del cóndor (1975). Una película atractiva, con grandes dosis de tensión e intriga. Tom Cruise realiza aquí uno de sus papeles más creíbles.