nuestra FAMILIA-nuestro trabajo-nuestro colegio-nuestro HIJO (I/III)


Conseguir mantener la familia unida de manera estable y conciliadora y al mismo tiempo conservar nuestro trabajo y llegar a  atender los estudios de nuestros hijos, supone un tiempo de dedicación  de al menos 15 años por hijo ya  que esos años son el tiempo necesario para la  instrucción y educación escolar básica antes de entrar en la Universidad de todos los alumnos.

Está claro que aunque  no es un asunto para toda la vida, y como tal habrá que tomárselo, sin embargo es un asunto que  va a condicionar de por vida el futuro de cada uno de nuestros hijos, por lo tanto nosotros como padres hemos de asumirlo durante este tiempo al  menos tan en serio como si fuera parte de nuestro trabajo profesional.

La gran razón efectiva para entender mas y mejor nuestra dedicación es entender este tiempo como una parte de nuestra paternidad responsable, con todos y cada uno de nuestros hijos nacidos.

Esta responsabilidad no debemos delegarla, ni  todo ni  parte en el centro escolar,  sus tutores y/o profesores, sino es primeramente de nosotros los padres.

Cuando uno tiene hijos no esta para dedicarse  a ganar mucho dinero y así  poder pagar su colegio y otras cosas….

-durante estos 15 años ,es mas importante

las responsabilidades  de los  padres que las del colegio

El colegio y su profesorado son un complemento

NO un suplemento de la familia

Pero cuando no hay armonía y  conciliación entre los padres y el colegio:

“le hacemos un flaco favor a nuestro hijo”

por mucho dinero que ganemos para pagar su colegio y sus varios…

Cada hijo nos ha de suponer un desgaste económico e intelectual a la medida de sus posibilidades:

– ningún hijo es comparable a otro y

ningún hijo es ni siquiera igualable a otro-

Aunque la mensualidad del colegio y coste  del uniforme de cada hijo sea el mismo o con un coste parecido,  las diferencias en las conductas y/o el rendimiento entre unos y otros hijos,  hace que nos  cueste mucho entender esta sencilla realidad :

-En educación aunque halla costes iguales, los hijos son muy muy diferentes-

1.  De 1 a 10, ¿Que significa para tu familia, el colegio de nuestros hijos?

2.   ¿En que medida participamos activamente como padre y como madre, del  ideario del centro escolar, ademas de ir a las tutorías  juntos cuando corresponde o me llamen?

3.  ¿Tu agenda  personal/ trabajo tiene un mínimo de  tiempo diario dedicado a la  educación-instrucción de tu hijo o te escudas en pensar que ya lo harás en el fin de semana, ya que entre semana llegas muy cansado y demasiado tarde a casa?

4.  ¿En casos de una imprevista interferencia escolar en tu espacio profesional, eres capaz de delegar lo importante por una urgente necesidad surgida en cualquiera de tus  hijos?

5.  ¿Ante un problema escolar o educativo de tu hijo en el centro escolar al que asiste, justificas siempre a tu hijo y tu familia y hasta puedes llegar a intentar tratar  al profesor como a un” mal empleado que no cumple…”?

6.  ¿Tenéis claro que tanto el padre como la madre,  durante esta etapa de al menos 15 años si  queréis conseguir conciliar- trabajo,  familia y colegio– vais a tener probablemente  que renunciar a algo personal y/o profesional por el bien familiar en su conjunto  y por el bien individual de cada uno de vuestros hijos?

7.  ¿Tenéis claro también que no es el padre ni la madre, los que están estudiando ni primaria ni secundaria sino vuestro hijo y que entonces no se trata de que vosotros le resolváis o les persigáis eternamente para que cumplan con sus responsabilidades escolares, ya que vuestra responsabilidad académica acaba con ponerle los medios materiales y personales necesarios para que adquieran por si mismos el hábito del estudio y del esfuerzo personal?

Los padres han de favorecer un entorno y unos medios suficientes para que sus hijos lleguen a  ser:

unos buenos hijos-alumnos-futuros trabajadores

respetuosos con la sociedad

Si no lo favorecéis desde que son  pequeños, os encontrareis con el paso de los años  que como  padres os podéis convertir, en  el curso escolar y ante los malos resultados en la actitud o el  bajo rendimiento escolar  de vuestros hijos en:

Madre-espía /Padre-colega o viceversa,

con turno de tarde y/o  fin de semana.

Cada hijo sera el resultado en gran medida, de vuestra dedicación personal.

La  dedicación mínimamente efectiva y afectiva con los hijos durante el curso escolar supone una garantía para poder conseguir que:

tus hijos sean aptos hoy  para la escuela,

y mañana para la universidad, la empresa y la sociedad

Es relativamente importante el tiempo que dediquéis solo a trabajar y ganar dinero, pero lo verdaderamente importante es conseguir en estos 15 años de dedicación personal con cada hijo es  que  llegue como persona a alcanzar una  sana  aptitud ante la vida gracias no solo a la instrucción en su colegio sino también la educación recibida en su familia.

Para ello, caminar juntos familia y colegio es básico.

Adquirir el equilibrio  entre educación e instrucción,

no se compra ni se vende a ningún precio,

se adquiere en la familia.