Lo perfecto y lo previsto, generan soledad e intolerancia (I/II)

Hay algunas personas que necesitan de la perfección permanentemente para sentirse bien consigo mismo y con los demás. Son personas que habitualmente buscan y esperan que a  su alrededor siempre haya ” personas pluscuamperfectas”.

Estas personas se les suele denominar  “perfeccionistas”,   normalmente necesitan  estar rodeados de personas que incluso  sean mas perfectas que ellos mismos,  y con ellas poder garantizarse  así mismos la perfección que creen necesitar para estar tranquilos.

“Tender a mejorar siempre es bueno y necesario. Mientras que tender a ser perfecto por sistema, es tóxico y no es empático”

En las relaciones conyugales los perfeccionistas, uno de los dos o los dos,  se buscan primero así mismos, pensando  solo y primero en lo perfecto y lo previsto a lograr, olvidándose de pensar  prioritariamente en lo mejor para el otro  y solo buscando lo perfecto y lo previsto. El que tiende de manera  sistemática a la perfección en todo, solo se siente cómodo  apoyándose en la perfección del otro, y se siente incómodo con los fallos o  las imperfecciones  del otro. Proyecta su tendencia en los demás.

“En la convivencia diaria matrimonial y familiar, no es fácil tenerlo  todo previsto y perfectamente logrado”

Inevitablemente  pueden surgir  errores de bulto ante los distintos avatares diarios, tanto entre la pareja como de los hijos entre si o con sus padres. Los posibles imprevistos algunas veces  hacen que nuestras conductas parezcan o sean claramente imperfectas. Es precisamente en esos momentos  cuando tenemos que hacer uso de la tolerancia: poniendo las emociones y los sentimientos en sentido positivo  al servicio de los pensamientos de la manera mas razonable  posible.

La forma comprensiva y tolerante de pensar,  va a orientar nuestras actitudes ante las imperfecciones del otro u otros.

Solo es perfecto lo divino. Lo humano frecuentemente es imperfecto, pero no por ello todo lo imperfecto e imprevisto,

debe ser desechable o despreciable  por ser mas incómodo o molesto.

El perfeccionista tiende a rechazar la enfermedad, la vejez, lo usado, lo erróneo y a todas aquellas personas que no ven con sus mismos ojos

“su personal orden en la perfección”. Al perfeccionista , no le encaja fácilmente todo lo que no resulte “con su personal valor 10 “.

El perfeccionista termina por quedarse solo por su permanente afán y desmedido interés por querer controlarlo todo y además que  para lograrlo  necesita sentirse rodeado de todo lo exacto conforme a lo previsto. Pero sus sentimientos suelen ser de soledad, todos los fallos le hacen sentirse muy infeliz en sus relaciones con los demás:

“Piensa que todos los suyos le fallan innecesariamente, porque él solo pide que todo sea perfecto y se cumpla según  lo previsto”

Necesita ser el controlador de la perfección  que le rodea, aun a costa de acabar sintiéndose  y encontrándose solo en su” perfección nivel 10″, donde se olvida o llega a ignorar que lo principal y mas importante en  la vida  es:

“Saberse y sentirse rodeado de personas que te quieren con sus imprevisiones, inexactitudes e improvisaciones”

  Este último tipo personas son las que probablemente suspendan en perfección, pero quizás aprueben y  con muy buena nota en comprensión, paciencia, empatía, y  flexibilidad hacia lo inevitablemente imprevisto e inexacto.

La perfección debe ser un medio para alcanzar la felicidad. Pero si la perfección se convierte en el único fin  que garantice nuestra autoestima y seguridad,  nos provocará una cascada  de otro tipo de imperfecciones   fruto de la intransigencia  y la intolerancia que provoca el afán de perfección desmedido.

!!!! La complementariedad en las diferencias debe ser un apoyo

y una ayuda para que unos y otros logren entenderse siendo a su vez tolerantes !!!!

  “Es mejor aspirar a alcanzar una mejora personal junto al otro con un 7, que sacar un 10 solo pero  con el otro o los otros alejados de ti”

Ya sabes:  “No se trata de pensar mucho mas, sino de pensar de otra manera…” Aprende a pensar diferente para vivir diferente.

Sugerencia: ( imprime y pega en la nevera de tu cocina, “los cuatro acuerdos de la Sabiduría Tolteca”