La nueva fuerza del talento y el talante femenino

https://www.sophya.es/la-fuerza-del-talento-el-talante-femenino/


La nueva fuerza de nuestro talento y talante femenino es tridimensional:

-Talento-Talante-Emotividad-

Si   algo somos capaces de hacer  y muy bien las mujeres es tener  la capacidad volumétrica  de atender y abarcar   varias cosas a la vez  y  además mantener activos al mismo tiempo, varios compromisos vitales.

Ante esta capacidad  de abarcar tanto y bien, nuestro talento y talante femenino no se puede permitir el lujo de que le invada  la prepotencia, ansiedad o  el rencor.

Las mujeres perdemos mucho, si no somos capaces de controlar nuestra estabilidad emocional en determinados momentos. Conocernos bien es nuestro mejor aliado, y así  cuando veamos que estamos en peligro de poder desestabilizarnos por un cúmulo de  circunstancias contradictorias o demasiadas noticias al mismo tiempo,  es el momento de hacer uso también  de nuestro:

auto-control afectivo-emocional.

  • Controlar cuando son cosas programadas y que de manera natural salen porque sabemos hacerlas  bien no tiene casi  mérito.
  • Controlar cuando las cosas nos superan por que son sobrevenidas o contrarias a nuestra vida, es  ahí donde podemos demostrar que:

-somos lo que valemos de verdad-

en el  esfuerzo por  controlar varias cosas a la vez  y no  caer fácilmente en el stress, el victimismo  o la depresión.

Administrar y gestionar bien las circunstancias adversas junto con las positivas es el secreto que nos puede dar la fuerza  para no perder  nuestro nuevo talante y talento femenino multidisciplinar.

Los hombres además cada vez conocen y confían más en las mujeresnuestra capacidad de ser polivalentes; de hecho confían  mucho mas de lo que nos imaginamos,  y aunque les cueste a veces reconocerlo,  nuestra fuerza es parte de su admiración por nosotras y lo que  representamos y  cada vez hay mas que quieren también compartirla con nosotras.

Con las nuevas formas de vida de la mujer en la familia, en el despacho, en el aula, en el taller, ...el presente y el futuro debe pasar por  la complementariedad entre el hombre y la mujer, y sería bueno que nos auto- recordemos, tanto hombres como mujeres,  que  cuando las cosas no están claras y uno  siente que no controla la situación que no olvidemos que :

  • La ansiedad no te deja ver el futuro en su justa medida y además mata la ilusión de la espera.
  • El rencor te puede acabar teniendo atado al pasado y no te deja disfrutar de  las pequeñas cosas de cada día.

La vida misma nos va a ir diciendo que la nueva fuerza del talento y el talante femenino se potencia con:

-Talento-Talante-Emotividad Compartida-

Mi última publicación como coautora con otras 18 mujeres:

Para más información sobre la obra: http://www.sophya.es/curriculum.htm#publicaciones


image_pdfimage_print

5 Respuestas

  1. Juan Ruiz de Torres
    La capacidad de la mujer para dar respuesta a las preguntas de nuestro tiempo es indudable para quienes hemos presenciado, una y otra vez, sus logros frente a las terribles dificultades de los pasados años. Pero además, imprescindible en este momento en que la batalla por la pureza de las intenciones del hombre. simbolizada en el mito de Parsifal, ha demostrado su ineficacia, o al menos su eficacia muy limitadas. No: la nueva heroína debe ser la mujer, con su capacidad de sacrificio por el ideal -familia, progreso social, paz-, muy superior a la masculina. Y el hombre debe al fin aceptar su papel de compañero e igual, pero reconociendo su superior capacidad para mantener un equilibrio imprescindible entre la sociedad plural y la personal, entre el deber de prosperar del grupo familiar y la necesidad de que ello se haga dentro de un núcleo social armónico.
  2. teresa
    Gracias Sara por tus reflexiones que tanto me ayudan a la difícil tarea de hacer "del diario vivir un arte" que es a lo que creo que todos, en el fondo aspiramos. La mujer, quizás por su papel postergado a un ámbito concreto el familiar pero -ojo- crucial) durante muchos años, siglos ha desarrollado un capacidad de sacrificio y de "echarse" tareas a la espalda que ha contribuido si duda a forjar un carácter o una serie de rasgos que me atrevería a decir que son inherente a nuestro sexo femenino. Ello es así incluso al margen de la sensibilidad femenina que ademas se combina con los rasgos descritos.Con todo ese bagaje la mujer se ha incorporado al ámbito laboral donde esos rasgos se traducen en valores muy útiles para las organizaciones: compromiso, constancia, capacidad de asumir retos. La cuestión que en mi opinión merece una atención especial es, efectivamente, como el hombre-compañero (esposo o pareja) acompaña en ese periplo profesional a la mujer, que como tal, necesita tener un equilibrio perfecto con aquello donde tiene puesto además de su compromiso, constancia y capacidad de asumir retos, su corazón (es decir la famlia y los afectos). Si "se tira" demasiado de esa capacidad de compromiso de las mujeres en todos los ambitos o frentes sin comprender nuestras prioridades y necesidades es donde puede desaprovecharse la rica contribución de la mujer a la sociedad fuera de los ámbitos domésticos y además causar un "estropicio" emocional en el seno de aquéllos. Por tanto, el hombre tiene un reto por delante para saber "apreciar" a la mujer y acompañarla en su intento de exceder su contribución del ámbito familiar (sin descuidarlo pues es la esencia de su vida y en el núcleo de la sociedad) al laboral. En este sentido, la educación en valores es prácticamente, si no todo, parte de la clave del asunto.
  3. Luis
    No estoy seguro de haber entendido el comentario anterior de Juan, pero si de ensalzar a la mujer se trataba con el ejemplo de Parsifal, mal asunto el de una señora que no cuenta a su hijo de qué va la vida, y es tal el engaño o la desinformación, lo mismo me da que me da lo mismo, que el muchacho se topa con unos tipos y va la criatura y les confunde con Dios o con ángeles o con lo que se tercie. Muy propio de tantas mujeres culpables de sobreprotección y no pocas del complejo de Edipo de sus hijos. Alabo la constancia, la dedicación y el esfuerzo femenino, pero mucho viene de un sentimiento maternal que es ventaja de la que el hombre carece. Sin la referencia masculina de peso, los hijos pierden. Con la pretensión de aniquilar las diferencias entre padre y madre, hombre y mujer, se pierde el magnetismo que todo lo une y nada separa si ninguno se siente superior al otro. Si el hombre otorga y su imán es desactivado, flaco favor y canto a la desigualdad que perciben los hijos. Se pierde el equilibrio. Vivimos una época en la que si la mujer despunta y gana más, no confundir con "vale" más que el hombre, la sensación es de que su compañero no está a la altura. Pero si es a la inversa, es decir, el contrario masculino despunta y ella vive de prestado, no pasa nada, y las exitosas no criticarían nunca la actitud de la esposa, en teoría pasiva, que tanto aporta al éxito común, de él aparentemente, pero siempre de ambos. Me lo expliquen. Podría seguir horas, lo haré si hay más comentarios porque hay mucho que comentar. Gracias Sara por meternos el gusanillo de la polémica... Luis...
  4. SARA-sophya
    Tu lo has dicho Luis un blog es para incitarnos a pensar sobre temas que nos afectan a nuestras vidas. Hacernos eco de lo que ocurre y que sirva no para solo polemizar sino para reflexionar sobre nuestras vidas y los posibles errores es parte de la cultura del pensamiento que hoy en día se ha perdido y entre todos los que tenemos valores debemos devolver a la sociedad para que lo vuelvan a recibir nuestros hijos. Guardarnos solo para nosotros lo que es universal sería un egoísmo social que no debemos permitirnos. SARA-sophya
  5. CARMEN GONZÁLEZ
    Sara, me encantan todos tus artículos , y me sirven mucho.Pero este me ha venido hoy muy bien porque justo mi estabilidad emocional se tambalea a estas alturas del curso.Supongo que me entiendes.Mi capacidad de reaccionar ante una grave y larga enfermedad de un ser querido o incluso la muerte, me hacen reaccionar de una manera tan serena , lo que tú decías antes: controlando la estabilidad emocional,porque se trata de seguir con los "líos" de tu casa y esto nuevo ,que por supuesto tiene mil veces más importancia.Pero, en cambio mi estabilidad emocional se viene abajo ante un simple suspenso de un hijo adolescente que nunca había suspendido, o de la otra hija que está en plena selectividad y la ves descansando plácidamente porque "lo tiene todo controlado".A veces pienso que no sé hacerlo, quizás si los dejara a su aire...

Agregar comentario