Amar con los cinco sentidos

https://www.sophya.es/la-comunicacion-no-verbal-tiende-a-unir-a-los-se-aman/

Hablando con algunos de mis hijos sobre la importancia que tiene en el hombre la buena comunicación no verbal, mi hija Alexia estudiante de Bellas Artes, nos sugirió un vídeo que es muy ilustrativo de lo que significa en el amor humano la comunicación no verbal. El vídeo que os sugiero es una historia real:
En los años 70, Marina Abramovic mantuvo una intensa historia de amor con Ulay. Pasaron 5 años viviendo en una furgoneta realizando toda clase de performances. Cuando su relación ya no daba para más, decidieron recorrer la Gran Muralla China, empezando cada uno de un lado, para encontrarse en el medio, abrazarse y no volver a verse nunca más. 23 años después, en 2010, cuando Marina ya era una artista consagrada, el MoMa de Nueva York dedicó una retrospectiva a su obra. Dentro de la misma, Marina compartía un minuto en silencio con cada extraño que se sentaba frente a ella. Ulay llegó sin que ella lo supiera, y esto fue lo que pasó:

Marina Ibramovich y los cinco sentidos

Hasta que el cerebro y el corazón  no se paran del todo, el ser humano mantiene sus  cinco sentidos al servicio de la comunicación no verbal gracias al amor entre nosotros los hombres.

Con los cinco sentidos podemos amar y odiar, la finísima linea roja que nos marca la  actitud positiva o negativa y lo que nos hace reaccionar ante las personas, circunstancias o cosas y así nos compromete la existencia en cada segundo de nuestra vida.

  1. Con la vista:
    1. podemos contemplar la belleza del otro si le miramos. Mirando  podemos llegar al fondo del corazón del otro fácilmente (Los ojos son el espejo del alma...)
    2. mientras que por el contrario,  si con  nuestra mirada solo somos capaces de ver al otro, no le estamos comunicando amor y en el mejor de los casos le estaremos observándole sin ningún interés afectivo y en el peor de los casos estaremos espiando al otro con nuestra mirada... porque probablemente tengamos orientada nuestra mirada al servicio del desamor o del odio  (Hay miradas que matan...).
  2. Con el olfato:
    1. podemos llegar a conocer y distinguir a un persona querida por su esencia personal.
    2. mientras que por el contrario si solo olemos al otro  sin admiración conocida, su olor no es un aroma o una esencia agradable del otro,  sino que se convierte en una molestia desagradable del otro.
  3. Con el oído:
    1.  podemos escuchar al otro  de tal manera que nos sabemos oídos y escuchados  mutuamente, ademas puede ser una conversacion con muy pocas palabras.
    2. mientras que si  solo  oímos al otro, las palabras se convierten en ruidos y sonidos faltos de afecto y empatía hacia el otro.
  4. Con la boca:
    1. gracias a nuestros labios podemos besar al otro y también gracias al gusto podemos  enamorarnos del otro a través de determinados sabores de la comida. Los besos y los sabores están muy unidos... al amor entre dos.
    2. mientras que con esa misma boca podemos humillar al otro por medio de  insultos, escupiéndole o sacándole la lengua para hacerle burla ...
  5. Con las manos:
    1. podemos acariciar y abrazar al otro con la intensidad que marca el amor que existe entre los dos.
    2. mientras que con esas mismas manos podemos pegarle, empujarle o apartarle bruscamente de nuestro lado.

La comunicación no verbal también tiende a unir a los que se aman.

El lenguaje no verbal aviva nuestra comunicación afectiva.

En el amor SI importan las formas, 

porque las formas están SIEMPRE cargadas de contenido afectivo.

 

 

 

2 Respuestas

  1. Mª Jose Calvo
    Qué importante es detenernos y mirar a los ojos a la persona que más queremos para comunicarnos incluso sin palabras... La cara es el espejo del alma...Saber dedicar un tiempo y un lugar. Para demostrarle que le queremos!
  2. Maite Cantón
    ¡ Qué preciosidad! Me he emocionado con el vídeo y la historia. El ser humano posee tanta, tanta necesidad de amar, de ser amado, de poner el alma en el amor que le culmina, que cuando dos almas nobles, se encuentran y se aman, ese encuentro es místico. Pero qué difícil en los tiempos que corren, que se dé un amor de ese calibre, tan grande. Hace falta sensibilidad en su estado más puro y una gran sabiduría para llegar a ese hablar con el alma, sin palabras. Un abrazo.

Agregar comentario