huída o retirada

¿HUIMOS O NOS RETIRAMOS?, ¿POR QUÉ?

Las personas adultas solemos retirarnos, cuando nos separamos o nos alejamos de un lugar, persona o circunstancia de manera reflexiva y ordenada. Y huimos cuando nos alejamos de un lugar, persona o situación, con prisas y en algunos casos de manera violenta o incluso “a escondidas” de los demás.

  • Cuando una de estas dos cosas ocurren, no nos es nada fácil saber distinguir de manera objetiva, cuando debemos huir o cuando debemos retirarnos de  algunos lugares, personas o circunstancias en conflicto con nosotros.
  • Que no nos sea fácil saber lo que tenemos o debemos hacer con nuestras huidas o retiradas,  no nos exime de responsabilizarnos de lo que hacemos…
“Deberíamos tener claro cuando huimos o nos retiramos… y porque..”

Saberlo nos ayudará a nosotros mismos, nuestra familia, nuestro trabajo y a la sociedad en general…¿Conoces tu posible reacción ante determinadas circunstancias, personas o lugares?

  • Cuando  te encuentras con un conflicto o lo has generado tu … ¿Huyes o te retiras?
  • Cuando vives una situación que te preocupa y no sabes que hacer… ¿Huyes o te retiras?
  • Ante un conflicto conyugal… ¿Huyes o te retiras?
  • Ante un embarazo inesperado….¿Huyes o te retiras?
  • Cuando llegas al límite de una situación personal con un amigo… ¿ Huyes o te retiras?
  • Ante los conflictos que genera la educación en nuestros hijos adolescentes… ¿Huyes o te retiras?
  • En tus viajes de placer o vacaciones familiares… ¿Huyes o te retiras?
  • Ante una injusticia o manipulación laboral… ¿Huyes o te retiras?
  • Cómo te enfrentas a la adversidad… ¿Huyendo o retirándote?
  • Cada día…¿Qué esperan los demás de ti… ,que huyas o que te retires?

La huída hacia adelante parece que da soluciones, pero es un espejismo porque solo retrasa futuros conflictos. La buena educación de nuestras emociones y sentimientos nos debe exigir “una retirada a tiempo” para ser capaces de gobernar nuestros pensamientos en los momentos difíciles. Más vale tardar cinco minutos más en saber que debes o no hacer, que ahorrarte media hora huyendo hacia delante a  la espera de acontecimientos…

No tengas prisa en decidir algo cuando te sientas incomprendido y con tu “libertad comprometida” ante los  valores que soportan tu vida.

“Ganar tiempo al tiempo, a veces es perderlo, perder el tiempo, a veces es ganarlo ante una buena y reposada reflexión personal”

Retírate de la vida para reflexionar e incorpórate a la vida con tus objetivos y pautas claras que coincidan con tus valores y no con las carencias de la sociedad actual. La huida esta gobernada por el miedo, el miedo no te deja pensar racionalmente y no poder pararte, impide una retirada a tiempo.

“Tomate tu tiempo para serenarte y después actúa…pero actúa siempre, no dejes de hacerlo”