Los roles femeninos y masculinos laborales no se ajustan a la realidad de hoy

https://www.sophya.es/estan-desajustados-los-roles-femeninos-y-masculinos-con-los-roles-de-las-mujeres-y-los-hombres-de-carne-y-hueso/

 Los roles femeninos y masculinos no se ajustan a los actuales modos, leyes y costumbres laborales y empresariales, de las mujeres y los hombres de carne y hueso de hoy,   porque hemos  entrado en rivalidad con una parte del problema de la conciliación sin terminar por llegar a calar en la esencia misma del problema que es el ignorar la realidad viva de la mujer y el hombre que quieren trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

Hace unos meses, impartí una conferencia sobre conciliación  hombre/mujer.  La contraportada del periódico El Alto Aragón,  se ocupó  de publicar parte del contenido de mi ponencia a través de una entrevista:

Diario del Alto Aragón (21/8/2012)

www.sophya.es/actividades.htm (pinchar aquí)

Después de mi conferencia hubo  un extenso, intenso y plural debate donde participaron tanto hombres como mujeres.  Al final del mismo plantee unas conclusiones como resumen de lo expuesto ese día, y  ahora quiero aprovechar el blog de Sophya  para compartirlo con mis seguidores y otros lectores que navegan por la red, que buscando valores de desarrollo personal y el respeto a la dignidad de la persona en su familia y en su trabajo puedan encontrar estas conclusiones y si quieren aportar mas de las que están aquí expuestas:

CONCLUSIONES:

LA VERDADERA RENOVACIÓN EN LA CONCILIACIÓN LLEGARÁ :

  • Cuando deje de ser mas importante la paridad en los sueldos, que la paridad en la disponibilidad de cargos y responsabilidades entre el hombre y mujer  profesionalmente bien preparados.
  • Cuando a la mujer se le deje de exigir como si fuera un hombre, sin derecho a la diferencia ante su maternidad y las bajas laborales por el nacimiento de un hijo.
  • Cuando el empresario ofrezca por igual a hombres y mujeres profesionales en activo y con familia, la posibilidad de trabajar con horarios flexibles dentro y/o  fuera del despacho sin menoscabo de su proyección interna e imagen corporativa.
  •  Cuando los costes de baja por maternidad,  dejen de ser para las empresas un apunte contable pasivo y pasen a ser parte del activo de la empresa.
  • Cuando cada mujer embarazada se la considere como un agente activo prioritario como parte del crecimiento del producto interior bruto de cada país (PIB)
  • Cuando la mayoría de las mujeres y los hombres directivos, con familia o  sin ella, entiendan que el tiempo dedicado a la familia y el hogar también forma parte de su realización personal.
  • Cuando las mujeres y hombres casados o no, con familia o sin ella, entendamos que las familias no solo las construyen necesariamente  las mujeres en solitario.
  • Cuando un varón-padre que solicite la baja por maternidad, no sea una excepción sino una parte mas de su responsabilidad ante la nueva paternidad global actual ya que su hijo es proyecto de dos y para dos.

Varón-padre-directivo es tu gran oportunidad de dar el salto pidiendo tu también

la baja por maternidad por cada uno de tus hijos.

ROMPE MOLDES

Hombre o  mujer conciliando, que mas da...

Directiv@ o becario conciliando, que mas da...

Con familia o sin familia, que mas da...

Lo que de verdad importa es la dignidad y la responsabilidad del desarrollo de cada mujer u hombre trabajando, para poder aunar su vida personal, familiar y profesional. 

image_pdfimage_print

6 Respuestas

  1. susana
    Eso no es realista. Un ejecutivo necesita disponibilidad horaria. Si tiene hijos tendrá que elegir entre la familia y su trabajo. A una mujer eso le cuesta más y es bueno que así sea.
  2. fernando diaz
    me parece muy bien, pero tambien cuando dejen las mayoría de las mujeres, de provocar a los hombres por su manera de vestir, con tan poco pudor, que le provocan constantemente, y es una falta de todo, que dañan a ellos y si son casados a sus mujeres
  3. María
    Gracias por su claridad Sara. Llevo 23 años trabajando a horario completo en una empresa como ingeniero técnico. Había muy pocas mujeres contratadas cuando entré. Llevo 8 años casada y tenemos 3 hijos. He tenido la gran suerte de un jefe cercano, comprensivo. Considero muy importante el dejar que libremente se decida cómo coger las bajas maternales, y ahora la legislación ayuda mucho, pudiendo repartirse entre el hombre y la mujer, incorporarse semanas antes y así reducir el horario los meses siguientes-opción que escogí con el último bebé, y que también beneficiaba a mi empresa, por ser cercano el cierre contable del año, y qie si no sola no hubioera podido hacerlo en sólo mes y medio de trabajo. Sí es posible tener un estatus ejecutivo en la empresa y atender a tu familia, pues es ese el factor más importante de tu realización personal. Y el hijo es un proyecto de dos y para dos. qué buenas conclusiones de leer, Sara, tu blog
  4. Mayiale
    Me parece muy buenas las conclusiones, aunque parezcan un poco utópicas en la realidad, pero es verdad que el mayor logro de una persona es la familia y sobre todo los hijos, que muchas veces por el trabajo se descuida mucho y después se les culpa por la sociedad que tenemos, soy mujer pero es triste ver como nosotras que somos el pilar de la familia por el trabajo hemos descuidado mucho esto tan maravilloso que tenemos, aclarando que también es responsabilidad del varón. Pienso en la actualidad veamos también el hecho de formar un hogar como una empresa, que si no lo llevamos como debe ser mejor no lo formemos, porque quienes lo pagan son los hijos quienes no nos pidieron venir al mundo.
  5. mm Octavio Alaez
    Francamente, creo que hay que legislar. Creo que a la mujer le viene bien trabajar por objetivos más que horas en un lugar fijo. Creo que esto lo pueden impulsar y diseñar empresas cuyo CEO sea una mujer y extenderlo a otras empresas. Las mejores prácticas son comunicativas, lo mismo que las malas también lo son para vaciar de fuerza a una empresa. Octavio
  6. mm Jose T. Pastor
    Estimada Sara, Si queremos mayor igualdad las propuestas se han de plantear desde una visión paritaria, por lo que considero que sus conclusiones serían mejor: LA VERDADERA RENOVACIÓN EN LA CONCILIACIÓN LLEGARÁ : • Cuando deje de ser mas importante la paridad en los sueldos, que la paridad en la disponibilidad de cargos y responsabilidades entre el hombre y mujer profesionalmente bien preparados. • Cuando a la mujer/hombre se le deje de exigir como si fuera un hombre/mujer, sin derecho a la diferencia ante su maternidad /paternidad y las bajas laborales por el nacimiento de un hijo. • Cuando el empresario ofrezca por igual a hombres y mujeres profesionales en activo y con familia, la posibilidad de trabajar con horarios flexibles dentro y/o fuera del despacho sin menoscabo de su proyección interna e imagen corporativa. • Cuando los costes de baja por maternidad/paternidad , dejen de ser para las empresas un apunte contable pasivo y pasen a ser parte del activo de la empresa. • Cuando cada madre o padre se le considere como un agente activo prioritario como parte del crecimiento del producto interior bruto de cada país (PIB) • Cuando la mayoría de las mujeres y los hombres directivos, con familia o sin ella, entiendan que el tiempo dedicado a la familia y el hogar también forma parte de su realización personal. • Cuando las mujeres y hombres casados o no, con familia o sin ella, entendamos que las familias no solo las construyen necesariamente las mujeres/hombres en solitario. • Cuando un varón-padre que solicite la baja por paternidad, no sea una excepción sino una parte mas de su responsabilidad ante la nueva paternidad global actual ya que su hijo es proyecto de dos y para dos. Con respecto al primer punto, ciertamente que es un planteamiento difícil, pues no siempre es posible conseguir paridad. Y si eliminamos a una persona de un cargo por hacer paridad, ¿no estaríamos creando un discriminación por causa de sexo?. En cualquier caso, no me parece mal como objetivo a promocionar por lo que debería de ser en la administración pública la que, como ejemplo empezase a promocionar esta paridad. Tanto en hombres como en mujeres. Un saludo, Jose T. Pastor

Agregar comentario