Después de los 50, tenemos que ser más “disfrutones” con la vida

Es importante mantener equilibrada nuestra mente y nuestro cuerpo, aunque sigamos cumpliendo años.

No se justifica la edad para no mantenernos a raya, ya no somos adolescentes en tránsito hacia la vida adulta y sus consecuencias, sino que ya estamos preparándonos para la inminente tercera etapa de la vida.

Hoy la vida media de las personas de más de 50 años se ha superado en más de 33 años vida  siendo habitual que lleguemos a cumplir 85 años. Ya no hay duda de que las personas hoy viven más años y con mejor calidad de vejez que hace 50años. Antes la gente moría más joven y además llena de achaques y dolencias.

Hemos dado más años a la vida pero debemos prepararnos para dar más vida de calidad a los años y esta preparación es clave ponerla en marcha a partir de los 50 años, porque es la edad media donde nuestra genética nos sigue afectando pero ya no tanto…porque de como nos hayamos vivido y cuidado hasta ahora hará más predecibles nuestros años futuros.

Llegar a los 50 años no significa haberlo vivido ya todo, ni mucho menos… sino que ahora es al revés,  porque  a partir de esta edad es cuando nuestra segunda etapa vital puede estar acompañada de  nuevas experiencias y mayor desarrollo personal.

“A partir de los 50, si nosotros queremos podemos conseguir ser más disfrutones con la vida”

Tenemos dos músculos en nuestro cuerpo fundamentales que uno está en nuestra mente, que es el cerebro, y otro  que está alojado en el interior de nuestro cuerpo que es el corazón.

  • El corazón sí es un musculo bien cuidado, es longevo salvo excepciones, y por otra parte el cerebro solo tenemos  que cuidarle para que no sufra por encima de lo que pueda soportar.
  • Lo bueno del cerebro es que podemos engañarle ante el sufrimiento con gestos emocionales tan sencillos como una sonrisa, un abrazo o un recuerdo y que te  hacen  sentir mejor y que no estas solo.

La energía que el hombre produce por el hecho en sí de pensar se trasforma en sentimientos y emociones que son  tremendamente positivas para sentir una vida saludable y con bienestar psicológico.

Pero si nuestro cerebro y corazón producen pensamientos y emociones negativas todo el organismo sufre y puede llegar a colapsarse por las interferencias sufridas  entre el cerebro y el corazón y que terminan por provocarnos enfermedades, malestar e incluso la muerte.

Dr. Juan Hitzig es el autor del libro “Cincuenta y tantos “. Y también es autor de un curioso alfabeto emocional que nos conviene conocer:

Las conductas con R son todas esas conductas generadoras de la hormona del cortisol, o también llamada la hormona del estrés, cuya presencia prolongada en sangre es tan tóxica como letal para las células arteriales ya que con su aumento elevado en sangre también se aumenta el riesgo de adquirir enfermedades cardio-cerebro-vasculares.

¿Te identificas con este tipo de conductas negativos, en determinados momentos de tu vida?

Resentimiento, Rabia, Reproche, Rencor, Rechazo, Resistencia, Represión.

Las conductas R generan además las siguientes actitudes  y sentimientos negativos :

Depresión, Desánimo, Desesperación, Desolación

Las conductas con S se diferencian de las R porque son conductas promotoras de Serotonina, o también llamada la hormona del bienestar y la felicidad, ya que genera la tranquilidad necesaria para mejorar nuestra calidad de vida, y eso hace que te alejes mas fácilmente de la enfermedad y del envejecimiento celular.

Serenidad, Silencio, Sabiduría, Sabor, Sexo, Sueño, Sonrisa, Sociabilidad, Sedación.

Las conductas S generan actitudes y sentimientos positivos como son:

Ánimo, Aprecio, Amor, Amistad, Acercamiento.

Me gustaría compartir contigo algunas de las mejores reflexiones de Dr. Hitzig:

Al reflexionar sobre la frase “hacerse mala sangre”, se suele concluir que las conductas y actitudes negativas no son más que el desequilibrio hormonal entre un exceso de cortisol y una falta de serotonina en la sangre.

  • Presta atención a tus PENSAMIENTOS pues se harán PALABRAS.
  • Presta atención a tus PALABRAS pues se harán ACTITUDES.
  • Presta atención a tus ACTITUDES porque se harán CONDUCTAS.
  • Presta atención a tus CONDUCTAS porque se harán CARÁCTER.
  • Presta atención a tu CARÁCTER porque se hará BIOLOGÍA.
Hace muchos años el poeta Rabindranath Tagore decía:
“Si tiene remedio, ¿de qué te quejas?
Y si no tiene remedio, ¿de qué te quejas?”

A modo de reflexión este pensamiento podría servirnos para aprender a dejar las quejas y los pensamientos negativos de lado y buscar en cada situación el aspecto positivo  de las cosas porque  hasta la peor de las situaciones puede tener algo bueno que descubrir.

Al final todo es cuestión de actitud y el Dr. Hitzig ha comprobado con sus investigaciones que quienes envejecen bien son las personas que habitualmente son personas activas, sociables y sonrientes y además son personas con las que todo el mundo quiere estar y les gusta declararse ser sus amigos.

Mientras que también estas todas esas personas que  llegan a mayores en un estado de permanente mal humor y están amargadas y resentidas. Todas estas personas es frecuente que provocan tal rechazo en los demás que acaban solas al final de sus vidas.

Y si has llegado a leerme hasta aquí creo que te toca  empezar  reflexionar que conductas R y que conductas S debes replantearte cambiarlas para transformarte en el mejor disfrutón a partir de  cumplir los 50. Porque hasta ahora…

¿Qué abundaban más en tu vida, actitudes y sentimientos D o A? 

No te engañes no existe una vida sin problemas, solo existen personas con conductas R o S