Cuando uno elige perdonar de verdad…

 

Aunque te creas que tienes toda la razón, perdona y si puedes olvida y después amar sera mas fácil y posible

 

Este es el orden que debiéramos seguir con nuestros pensamientos.

Ayer compartí un desayuno con el  ex-Ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Shlomo Ben Ami y entre otras cosas interesantes que pude escuchar es cuando dijo que en Jerusalem  el conflicto cristiano- judío-palestino-musulmán es difícil de resolver  porque

 

“…para llegar a un acuerdo, todas las partes en conflicto no deben todos aspirar a conseguirlo todo”

 

A cualquiera de nosotros nos puede pasar cuando vemos que no podemos resolver un conflicto. La manera de como uno se enfrente a los conflictos de la vida, hace que nos enfrentemos mucho antes que mas tarde porque perdonar no cambia en nada tu pasado,  pero si puede cambiar tu  futuro y el de los que te conocen y/o te quieren.

Los errores humanos sin perdonar, se llevan por delante la paz familiar, una antigua amistad, un buen  acuerdo y tu cariño y apoyo hacia los que antes eran también los tuyos.

Un buen silencio suele ser a veces la respuesta mas prudente y rápida para no perder o poder recuperar un buen ambiente familiar, profesional o conyugal. Callar, cuando uno cree que tiene la razón suele ser lo que mas nos cuesta. Hablar sin parar o gritar lo convertirnos en un derecho para poder silenciar al otro.

 

Cuando haces equipo con tu pareja o con tu compañero de trabajo “tenerse el uno al otro” es no dejar de admirarle en algo y apoyarle incluso cuando menos se lo merece

 

No debieran ser las consecuencias las que te hacen poder seguir amando sin rencor y sin agravios, sino que a veces son las sinrazones las que te permitirán olvidar las consecuencias de lo ocurrido para seguir amando.

Procura hacer de tu hogar y de tu despacho un entorno adecuado para poder alcanzar cualquier tipo de perdón en el menor tiempo posible.

 

La paz no es fácil de conseguir porque exige renuncias por parte de todos

 

Proceso básico para alcanzar la paz entre los que te rodean:

  • Primero querer perdonar todo lo relacionado con el conflicto.
  • Segundo intentar olvidar los máximos detalles posibles en relación con el conflicto.
  • Tercero poner tu inteligencia al servicio de tu voluntad para controlar tus sentimientos.
  • Cuarto conseguir auto-dominar tu desamor por los demás por el bien superior de la paz.




¿Para qué y por qué casarnos, si estamos bien así?

 ¿Para qué y por qué tengo que casarme?

Las 6 razones que te ayudan a tomar la decisión de querer casarse por amor y para siempre. Necesitas darte razones suficientes para empezar a tomar una de las decisiones más importante de vuestra vida y por eso hay que tener una “gran razón razonada”:

Uno no debe nunca casarse: “sólo porque esta enamorado” y “para tener hijos”

Sino que uno debe casarse porque: “quiere querer al otr@ todos los días” y para tener “un sólido y coherente  proyecto de familia”.

¿Quieres  sopesar con el otro “más razones razonadas”?:

Razón nº 1

Si ya estáis “muy enamorad@s” casándoos os dais la nueva oportunidad de crecer en el  amor auto-comprometido y  sostenido en el tiempo y a esta razón se la llama:

“No asustarse con el compromiso que te lleva al matrimonio”

Razón nº 2

Porque si te casas te obligas a no pactar con vuestros defectos a precio de “saldo”,  sino que preferiréis rectificar y mejorar  juntos pero para siempre, porque el matrimonio te transforma y por lo tanto transforma tu visión de las cosas y vuestras decisiones irán adquiriendo un peso específico tal que a pesar de las diferencias en vuestra convivencia no quieres ni plantearte: ” Que te aguante tu madre… porque yo no te aguanto más…”

Razón nº 3

Porque si te casas la suma de dos personas que deciden casarse suele dar como resultado un “quererse integralmente siempre” y eso significa poder “amar con toda su alma, su cuerpo y su corazón y a la vez con cabeza y sentido común”

Razón nº 4

Porque dejan de importarte más “los no papeles” que vuestra auténtica intención de ser fieles el uno al otro en un compromiso de amor mutuo que no se queda en los papeles sino que los trasciende porque no ya no tiene fecha de caducidad.

“Y  así  la autenticidad entre vosotros dos será vuestro “mejor aval de convivencia”.

Razón nº 5

Cuando “el yo” pasa a segundo plano y sin embargo “El Tu y el YO = nosotros”  transforma todos vuestros pensamientos y sentimientos en el  día a día: “Donde lo mio y lo tuyo va a ser solo “nuestro”. Vuestro piso dejará de ser un piso para dos, para ser “nuestra casa”. Mis problemas no son sólo problemas, sino “nuestros problemas”. Ya no pediréis “un café para dos” sino que pediréis: ” un cafelito juntos, como parte de los planes para ser felices”…

  “El matrimonio asumido como un sentimiento, un estado y una actitud comprometida y edificada sobre valores comunes”.

Razón nº 6

Vivir el amor desde el matrimonio, te lleva a vivir  en pareja una vida apoyada no solo en el amor sino también en las complementariedad de habilidades personales.

 “No te dejes influir por las ultimas tendencias sociales que te hacen huir de los compromisos personales”

El mejor invento que protege nuestra existencia humana y espiritual es el que cuando habiendo encontrado a la mujer o al hombre de tu vida haces de tu vida en común

TU MATRIMONIO




La infelicidad y la incomunicación conyugal

La infelicidad y la incomunicación no deben ser motivos suficientes para separarse.

Sopesar tus decisiones – tienen dos apellidos y muchos daños colaterales- y sopesar no es por miedo, es por las repercusiones que se producen en las responsabilidades que implican todos tus compromisos personales.

Cuando un matrimonio no se comunica bien terminan ambos sintiéndose  infelices, las carencias, los malentendidos y los vacíos de afectos se llenan el cuarto de estar y tu dormitorio de soledad.

Antes de que te quieras dar cuenta, pasas demasiadas horas sol@ y  sentad@ delante de tu ordenador o de la tele y este es precisamente el momento en que tienes que pensar en reinventar tu relación, reflexionando sobre el porqué de la situación a la que habéis llegado los dos.

Reinventar tu relación supone:

  • Invertir y  sumar  horas con tu pareja hablando de vuestros sentimientos en el sofá para después iros juntos a la cama.
  • Recuerda en una lista los puntos de admiración que tenías hacia el otro antes de sentirte sol@, e intentar  volver a  re-decorarlos y reavivarlos de nuevo.
  • No caer en la tentación fácil de pensar y creer que la vida de los otros es más bonita y más perfecta que la tuya.

Los dos elegisteis libremente lo que más os gustaba del otro,  lo tuvisteis claro y por eso decidisteis que queríais compartir todo el tiempo juntos.

“Sacabais con o sin esfuerzo tiempo suficiente para estar siempre juntos”

Y una vez casados resulta que ahora os cuesta encontrar un tiempo mínimo para vosotros, precisamente ahora,  que dormís en la misma cama. Despierta y vuelve a sacar tiempo para ti y para el otro, verás como vuelves a ser feliz con el mism@ que elegiste, porque volveréis a  recuperar antiguas y/o nuevas  ilusiones.

“Es la hora de cambiar para ser feliz,  como ya antes lo habías conseguido”

Recuerdas????

“Prometo serte fiel ,en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza. Amarte y respetarte  todos los días de mi vida!

Te acuerdas de cuando tus promesas las tenias tan claras? y como lo celebraste con toda la familia y amigos? pues seguro que la causa de tu tristeza e infelicidad puede ser que se os ha olvidado mantener viva  algunas de esas promesas.

En estas promesas están encriptadas prácticamente casi todos los futuros problemas de la vida en común. Quedan  muy poquitos problemas fuera…vuestra infelicidad esta más dentro de vosotros que fuera o en otros.

Separándose no se arreglan los problemas, al revés se multiplican los disgustos y los gastos. Si te encuentras solo y dolido, la memoria te jugará muy malas pasadas, intenta recordar siempre en positivo

 

“Gasta todas tus energías por recomenzar de nuevo los dos juntos” 




Tolerancia cero con la violencia intra-familiar

Tolerancia cero a la violencia familiar de menores y mayores

 

No importa donde estés o donde hayas nacido, no importa quien eres o a que te dedicas. nada ni nadie debe justificar el maltrato y la violencia  intra-familiar.

Tenemos a nuestra disposición los 365 días del año para vivir la vida que nos ha tocado vivir. Todos venimos de una familia, vivimos en una familia y necesitamos de nuestra familia, para ser plenamente felices.

Pero la necesidad de tener y formar una familia no hace que parezca que en la familia todo es tolerable. Pero lo que si es cierto  y necesario en la familia es que todo pueda ser dialogable, siempre desde la libertad y la verdad. Por mucha razón y autoridad que creamos tener, no podemos atropellar a los demás porque estemos pensando que estamos en posesión de la verdad y que ademas la razón nos hace sentirnos propietarios de la vida de los nuestros.

La Tolerancia cero a la violencia intra-familiar nos facilita el tener en ambiente necesario para que cada uno de nosotros recibamos  el cariño y acogimiento real y humano necesario para sentirnos queridos, respetados y ayudados, incluso aunque haya momentos que pensemos de manera diferente.

Según las circunstancias familiares, habrá que estar al lado del más débil y el más necesitado solo por el hecho en si de ser el que tiene menos recursos y en consecuencia el que mas puede estar sufriendo, y el que mas sufre es el que también necesita más descanso y/o más amor.

“La ley del mas fuerte nunca deber estar en activo dentro de nuestras familias, tolerancia cero a la ley del mas fuerte dentro de la familia”

Detrás de cada familia hay un bien invisible: la generosidad en el amor, donde de verdad crecen los valores que todos los hombres necesitamos para vivir en sociedad de manera civilizada. Nuestros padres han vivido experiencias muy diferentes, y con unas necesidades y carencias básicas que nosotros no conocemos ni podemos llegar a imaginarnos, y sin embargo la gran mayoría de ellos han conseguido también ser felices dentro de sus grandes escaseces ya que aunque fueron pobres tuvieron la suerte de ser libres de corazón.

Si implantamos en nuestras familia la tolerancia cero a la violencia intra-familiar podremos conseguir ser familiarmente respetados y respetables, cada uno de los miembros de una familia somos los verdaderos responsables de que tu familia pase cada día del año el verdadero responsable de que tu familia sea feliz y unos y otros os hagáis la vida mas feliz y mas amable.