Ventajas de ser sapiosexual

 La activación sexual por estimulación intelectual  (Sapiosexualidad)

La sexualidad es algo inscrito en nuestro código genético y es por esta razón por lo que la sexualidad está presente desde nuestra concepción y durante todas las etapas de la vida siendo más o menos protagonista según la madurez afectiva y psicológica de cada persona.

Todo lo relacionado con nuestra actividad sexual en ocasiones es uno de los temas que nos puede costar gestionar hasta el punto que a veces la gente por falta de saber encontrar mejores soluciones a su desarrollo afectivo, optan por no hacer nada y darle la espalda a esta faceta tan vital de su existencia convirtiéndose entonces su sexualidad en un “tema tabú y castrante” que no se toca con naturalidad o bien se deja a la improvisación del momento, soluciones que ninguna de ellas, llegan a integrarse en la afectividad y la emocionalidad de la persona. Y como la sexualidad tiene mucho que ver con las relaciones personales sanas y saludables, mirar para otro lado o improvisar no parece la mejor de las estrategias para ser feliz,  porque no hacer nada o improvisar no es saber gestionar bien tu vida sexual. 

Hoy me gustaría que hablásemos sobre la Sapiosexualidad

“Hombres y mujeres empiezan a decirle al mundo que la inteligencia es un valor más atractivo y que puede llegar a despertarnos más sentimientos y atracción erótica que los cánones de belleza  pre-establecidos en cualquier cultura”.

Llegar a reconsiderar hoy la  Sapiosexualidad no es algo nuevo,  siempre ha existido este tipo de relación afectiva, solo que actualmente se ha hecho más visible y reconocible para un determinado tipo de personas, que consideran que tener una buena compañía puede ir más allá del cuidado de su cuerpo, y les hace más plenas sus relaciones personales.

La Sapiosexualidad nos demuestra que podemos llegar a enamorarnos de verdad a través de los valores  intelectuales de una persona,  para  que una vez conocida bien la intelectualidad de la persona, esta faceta de su vida es la que te atrae y te enamora en primera instancia y no como habitualmente ocurre que lo que te atrae y te enamora del otr@ es primeramente sus atributos personales, para después pasar a conocerle sic “amor a primera vista…” .

Cuando en el “Training de pareja” que desde hace años impartimos desde el Gabinete Sophya, hay una clase dedicada a la comunicación afectivo-sexual y es en esa clase donde hablamos de que verdaderamente “nuestro órgano sexual está en nuestro cerebro”, esta afirmación tiene mucho que ver con la Sapiosexualidad que hoy estamos analizando.

Nuestro cerebro al final es un auténtico “intercambiador” de hormonas, emociones, inteligencia y cercanía personal que la mezcla de todos ellos en su justa medida pone en marcha el motor de “la actividad sexual por amor”

¿Quieres conocer 4 pistas para descubrir si en ti hay una persona sapiosexual?

  • ¿Podría atraerte alguien con el que puedas escribirte o hablar de todo sin miedo a aburrirte?
  • ¿Podría atraerte alguien con el que pasar una tarde paseando por el campo,  viendo una exposición, ayudando o una ONG como si fuera tu mejor “plan”?
  • ¿Te atraen las personas con las que te pasarías horas debatiendo y argumentando temas de interés y siempre con la  mente inquieta y abierta?
  • ¿Te gustaría vivir con alguien que no soporta lo repetitivo y las rutinas, sino que le gustan las sorpresas y lo novedoso?

En líneas generales, no existen fórmulas mágicas para que haya atracción entre dos personas pero sí que puede haber espacios intelectuales comunes que potencian el acoplamiento personal y afectivo

Cuando dos personas se sienten acompañadas en parecidos puntos de vista y tienen similitud de creencias, tendencias y actitudes crecen entre ellos sentimientos de seguridad y confianza hacia el otro que además ayudan a afianzar más sus propias convicciones personales.

En este tipo de relaciones, al mismo tiempo que crece esa cercanía emocional que va generando confianza y seguridad también va creciendo entre ambos la mutua familiaridad y compañerismo, entrando a formar parte del juego una serie de factores mentales que a su vez ponen en marcha aprendizajes sentimentales que son fundamentales que suelen   culminar en una mutua atracción afectivo- sexual.

Dejemos claro que los Sapiosexuales:

  • No viven de amores platónicos.
  • Si valoran también el aspecto físico.
  • No necesitan que uno de los dos sea más inteligente que el otro..
  • Que la buena salud o la fuerza física NO son un plus de atracción.

Las últimas décadas en la historia de la Humanidad, nos hemos empeñado tanto en poner el acento principal en la vivencia de la sexualidad por encima del amor, que ahora estamos viviendo con más fuerza que antes una contra-revolución sexual llamada sapiosexualidad, donde la forma de sentir y enamorarse empieza a ser diferente a la políticamente establecida.

Ahora las experiencias o vivencias sexuales empiezan a pasar a un segundo plano para dejar pasar a un primer plano el desarrollo de la afectividad de la persona  que no se limita tan solo al bienestar por actividad genital con  evitación procreativa como prueba de amor.

Conoce los 4 beneficios de la Sapiosexualidad:

Llegar a formar parte de la vida de una persona y no precisamente por sus atributos físicos que inevitablemente siempre serán caducos y cambiantes, es una realidad tan tozuda como potente que al hacernos conscientes de ello nos  hace sentirnos también muy felices.

  1. Descubres que cuanto más conoces a una persona, puede llegar a ser cada vez  más atractiva.
  2. Que puede llegar a seducirte mucho más una buena conversación con una persona que tener una aventura con ella.
  3. Que ya no te interesa tanto “lo que el otr@ pueda tener” sino “lo que el otr@ puede saber”
  4. Su forma de hablar y escribir, si son de una manera  estética me inspiran armonía y atracción a través de su lenguaje.

¿Las mujeres y los hombres Sapiosexuales son especiales?

No son especiales, simplemente son personas sexuadas como todos los demás pero que no les interesan solo sexualmente las personas de su sexo contrario, sino que priorizan su capacidad intelectual antes que la sexual.

Pero tampoco son personas que solo les interese solo el aspecto intelectual del otro sexo e  ignoran el aspecto afectivo-sexual.

Las mujeres y hombres Sapiosexuales se atraen gracias a un romanticismo inteligente

Este tipo de romanticismo tanto la mujer como el hombre les hace sentirse atraídos no tanto por los conocimientos del otr@ como por la forma de expresarlos, por su forma de trabajar o estudiar, el modo de expresarse o de disfrutar de su tiempo libre y sobre cuales son sus lugares y temas de interés preferentes. 

  • Aparentemente pueden parecer “sabios en las nubes” pero saben identificarse pronto, y no necesitan demasiado tiempo para saber si  una persona puede formar parte de sus peculiares intereses y también poder  llegar a formar parte en un futuro de su intimidad afectiva gracias a sus conexiones intelectuales. 
  • Normalmente no les importa tanto el aspecto físico del otr@, como su forma de andar, sonreír, mover las manos o mirar..
  • Son personas que son capaces de globalizar la atracción sexual +los valores+ los talentos+ las habilidades en el atrayente perfil de una mujer u hombre Sapiosexual.

Si te crees una mujer o un hombre Sapiosexual y te sientes orgullos@ por ello, es mejor no esconderlo y despejar cuanto antes cualquier duda de superficial y vanidad que  pueda dar lugar a malos entendidos cuando comiences una relación. 

Atrévete a decirle al otr@ cuanto antes “Háblame todo lo que puedas de ti, de tus ideas, creencias, sueños e ideales para ver si algún día puedes llegar a tener algo más conmigo…” 

¿Cómo se suelen comunicar las mujeres y los hombres Sapiosexuales?

  • Tienen un lenguaje poco convencional, suelen usar palabras de un alto nivel cultural que no se justifican por tener un alto nivel de inteligencia pero si por tener un alto nivel de permanente inquietud intelectual.
  • Suelen ser maestros del lenguaje, les es fácil conquistar y atraerse a través de una “larga y profunda” conversación.
  • No suelen ser personas muy detallistas a nivel material, pero si acostumbran a sorprenderse con ideas o planes llenos de genialidad y creatividad.
  • Valoran muchísimo la estabilidad emocional pero mantenida sobre continuos retos intelectuales, que les invita a ir juntos más allá de las palabras de sus diálogos e ideas pre-concebidas.
  • Suelen ser muy buen conversadores entre ellos y con los demás, pero eso no quiere decir que le guste ponerse a hablar con cualquiera, suelen ser personas muy selectivas a la hora de expresar sus conocimientos.

Conclusiones:

  • Hay más Sapiosexuales de los que parece, solo hay que descubrirlos. No sois rar@s, solo sois diferentes en comparación con el mundo materialista y sexualizado en el que vivimos. Que vuestra cultura e inquietudes no les confunda a los demás.
  • Los Sapiosexuales son inteligentes, y deben también decirles al mundo que con su forma de pensar y su estilo de vida saben disfrutar de verdad del mundo del pensamiento, los valores y la filosofía quizás mucho  más que los que están inmersos en el mundo consumista, materialista, y sexualizado imperante.
  • Los sapiosexuales les gusta hablar muy poco de ellos mismos, pero si de lo que saben o de  lo que les gustaría seguir aprendiendo. Son enemigos del narcisismo y de la prepotencia social, y rara vez son consumidores de alcohol y de drogas.
  • Los sapiosexuales, no han dejado de leer libros, aunque hace tiempo dejaron el colegio. Manejan una media de 14 obras leídas al año, y   suelen leer al mismo tiempo varios autores a la vez de distintas temáticas que forman parte de sus temas de conversación habituales. Y disfrutan regalando libros a las personas que valoran y quieren.

En definitiva es fácil de localizar a una  mujer o un hombre Sapiosexual, no porque sea alguien raro o especial sino porque dentro de la población estándar, solo con oírles hablar o relacionarse con ellos brillan con luz propia, ya que su mente está siempre con la batería cargada al 100% y eso hace que también todas sus hormonas están cargadas al 100%, favoreciéndose así su capacidad para conectar y relacionarse con otras personas a través de su inteligencia y con su otra parte más atractiva y erótica que reside en el cerebro que es su vida afectiva.

“Hombre y mujeres sapiosexuales se encuentran así mismo buscando el equilibrio entre inteligencia y belleza y terminan enamorándose apasionadamente gracias a su también atractiva  belleza intelectual




Me gusta proponerte mejor que imponerte

 “El silencio como un acto de no interacción mutua significa sumisión, desapego y no implicación.”

Con frecuencia nos creemos que el cariño y la antigüedad en una relación es “un grado” que nos da derecho a poder ser “la Emperatriz o el Caudillo” de las conversaciones o de la toma de decisiones con tu pareja.

Estar tan apegado a tu opinión personal sobre lo que ha ocurrido, está ocurriendo o puede ocurrir, te  puede llevar a pensar que si tu no iluminas al otr@,  va a permanecer a oscuras en la realidad de vuestra vida…Y así hasta convertirse vuestro diálogo en un auténtico monólogo sin la más mínima interacción por una de las partes.

Si tu pareja te dijera:“No te das cuenta de la realidad” es entonces cuando debes mirarl@ con cariño y decirle: “¿Qué realidad? ¿La tuya o la mía?.

Precisamente porque ni todos los hombres somos iguales ni las mujeres tampoco y las maneras que tenemos de percibir cada realidad puede ser al menos diferente y complementaria y no tiene porque ser igual:

“La realidad es particular y cada uno tiene una realidad distinta a la del resto y por eso siempre que sea argumentada debe ser respetada, respetable, tolerada y dialogable.”

Buscar el diálogo y recrearse en él para llegar a acuerdos, no debe ser tampoco una búsqueda interminable de discrepancias ni desacuerdos. El diálogo inteligente es sano para todos los que se intercambian opiniones.

Dialogar inteligentemente entre dos, es saber gestionar el tiempo de callar, escuchar, esperar y reconsiderar al final y solo al final llegar a objetivos…

El problema surge cuando nos dedicamos a bascular entre mantener una discusión dentro de la poderosísima “corrección política” donde seremos víctimas de nosotros mismos, o acabar haciendo de un problemín un problemón, por no pensar lo mismo… hasta dejar de hablarnos durante semanas…sin encontrar una solución. 

¿Por qué somos tan visceralmente humanos con las personas y los temas que más nos interesan, que nos impide dialogar como seres con inteligencia, voluntad y dominio de sí? 

Cuatro claves para querer comunicarnos afectiva y efectivamente mejor:

  1. Estar en desacuerdo con alguien no es negativo, solo define mis valores frente al otro/s. Grandes personajes de la Humanidad estuvieron muchos siglos en desacuerdo con el resto y gracias a ello cambio el ritmo de la Historia (Galileo, Darwin, Mandela…)
  2. Estar en desacuerdo hace que estemos más obligados a llegar acuerdos inter-culturales, interaciales, inter-digitales…En el siglo XXI estamos moralmente obligados a saber llegar a sumas de acuerdos parciales partiendo de grandes desacuerdos históricos, familiares o personales.
  3. Estar en desacuerdo con el otr@ nos obliga a preguntarnos el porqué de mi hacia el otro y del otro hacia mí sobre nuestra condición humana y nuestras diferencias más íntimas. No estamos predestinados y ni todo está ya escrito podemos reinventarnos hablando sobre nuestras diferencias, ante nuevas soluciones y nuevas oportunidades con una mentalidad de cambio ante las nuevas expectativas.
  4. Estar en desacuerdo, me obliga a ejercitar la comprensión por el otro. Los acuerdos deben salir por empatía y asertividad no por compresión del uno sobre el otro.  Cuando uno se comprende así mismo le es más fácil comprender a los demás y no le puede exigir al otro,  acuerdos que él no es capaz de hacer o cumplir por sí mismo.
“La verdadera comprensión te aleja de reacciones por compulsión profunda”

Solo tienen miedo a estar en desacuerdo y querer dialogar de manera inteligente los que de verdad no se conocen bien a sí mismos, no se comprenden y no se quieren y por tanto no están dispuestos a pasar por el miedo a que les convenzan de algo que no conocen o no quieren conocer, no tienen argumentación propia y se excusan diciendo que prefieren no discrepar ni llegar a acuerdos  por miedo a ofender al otr@. 

Esa “apatía comunicadora” es el peor de los enemigos de una comunicación afectiva entre dos porque es cuando ya no te interesa hacer partícipe al otro de tus sentimientos y tampoco te interesan los sentimientos del otro y si esto se sostiene en el tiempo es cuando la pareja ya no discute pero porque por no hablar de nada les es ya imposible llegar a discutir por algo…ni llegar a acuerdos razonables o interesantes.

“No caigas en la trampa de la frialdad en el trato para evitar discutir, aprende a compartir intercambiando las diferencias pero sin dejar de convivir




¿La intimidad y la pasión en tu matrimonio, son una obligación o un regalo?

La suma de SIES Y NOES es el termómetro de nuestra pasión conyugal

Los actos de amor conyugal, no son algo casual, pasajero y caprichoso que queremos que dure mientras nos gustamos, es algo mucho más profundo y comprometido…

El amor humano entre dos tiende a unir a los que se aman de manera natural porque se crea una mutua inclinación repetida hacia ese  placer que se obtiene en cada acto sexual. Pero sea una tendencia repetida y gratificante, no debe ser sinónimo de obligatoriedad ni de derecho adquirido por ninguna de las dos partes.

La tendencia a amarnos es una predisposición a conciliar nuestro cuerpo y nuestro pensamiento de manera integral poniéndose en juego:

“El querer querer amar al otro con mi cuerpo en unos casos, con el no desear querer querer amar al otro con mi cuerpo  en otros casos”

Porque nunca mejor que en esa forma de querer querer unas veces entregándonos o renunciando en otros por amor, nos puede demostrar a nosotros mismos que no estamos sujetos solo a nuestros deseos de la naturaleza, sino que también somos capaces de poner a nuestro servicio el ejercicio de la voluntad sin tener que tener que perder por ello nuestra libertad. 

“Los actos personales previos a una relación sexual deben ser una decisión entre pares y además siempre aceptada mutuamente y no una petición de uno de los dos por exigencias del guión matrimonial o como un derecho de uso adquirido sobre el otro, o porque ya toca…”

porque entonces se rompería la relación entre iguales tan básicamente necesaria en cualquier relación de pareja para que prevalezca la igualdad de trato y así se puedan vivir las relaciones como un “donarse al otro”. El hecho de casarse por amor… es un acto de la voluntad donde “querer quererse” es ser conscientes de que nos hemos entregado cada uno al otro con nuestra anterior biografía para empezar a construir una única historia con dos co-protagonistas principales:

TU Y YO

Quien no sabe lo que es compartir el papel co-protagonista en una misma historia conjunta, aunque ame al otro siempre buscará su territorio y lugar de dominio principal donde brillar de manera estelar. Su afán de brillar con luz propia le limita la forma de amar iluminando al otro y le llevará también a intentarlo en el campo sexual, donde buscará iluminarse así mismo buscando su placer y el reconocimiento egocéntrico a costa del otro y no sabiendo proyectar su luz sensual y sexual hacia el otro sino solo hacia si mismo.

Si cada relación sexual entre dos personas casadas no se entiende como una suma de renuncias y entregas entre dos co-protagonistas de una historia común comprometida desde cada mañana y para siempre, entonces sucede que las renuncias y entregas entre ambos se traducen en obligaciones a cumplir o en derechos a exigir y es entonces cuando a uno de los dos, por lo menos…, no le compensa el matrimonio en toda su amplitud…

“Los actos de amor entre el hombre y la mujer son siempre un regalo, nunca se deben y siempre se dan gratuitamente.”

El hombre y la mujer se aman libremente y porque les da la gana. En este sentido, el amor es en su origen una liberación afectivo-sexual, un acto libre, una donación del uno al otro. Pero nunca ninguno de los dos debe pensar que en esa donación libérrima. “Uno de los dos está en deuda… con el otro”; “Puedes elegir tener sexo por dinero” pero cuando se habla de amor y no solo de sexo y de placer “nadie elige amarse a crédito”.

La entrega entre hombre y mujer por amor es en su origen un regalo un don tan gratuito como recíproco donde dos personas quedan en un estado de agradecimiento corporal, personal, espiritual de auténtico equilibrio afectivo. La armonía que se produce en esta unión tiene también un ingrediente de carácter también espiritual porque es también la fusión de dos almas en un solo cuerpo mucho más que la aparente unión de dos cuerpos en una comunidad conyugal .

Debemos erradicar de nuestra mente y nuestro vocabulario la sin razón de:

  • “El mal llamado débito conyugal”:  Porque tu y yo, no nos debemos nada.

    Cuando tu y yo nos amamos por compromiso o por obligación nos hacemos un regalo envenenado, porque entonces ya no hay amor solo hay represión y/o rechazo, nuestro amor ha dejado de ser un don,  cuando no hay libertad no puede haber agradecimiento.

  • “El hábito conyugal agradecido”: tu y yo nos agradecemos el don de poder querernos.

    Cuando tu y yo nos amamos y donamos por amor no solo no nos debemos nada, sino que nos acogemos, valoramos agradecemos, disfrutamos siempre y nos quedamos con ganas de más…donaciones.

“Saber amar con pasión, intimidad y compromiso es querer querer enamorarse en cada amanecer y terminar enamorándose en cada anochecer “




Compatibilidad emocional y sexual en la edad de oro

“En la juventud aprendemos, en la vejez entendemos” Marie Von Eschenbach

Todas las parejas al principio por mucho que crean que se conocen y se quieren son como dos becarios en prácticas haciendo lo que pueden con lo que saben y lo que se quieren en compañía de sus defectos, todavía sin un pasado y con mucho futuro por delante.

Los defectos de cada uno puede parecer que limitan la futura compatibilidad y felicidad de los dos. La perfección puede parecernos el aval necesario para alcanzar el bienestar corporal y espiritual y sin embargo la experiencia nos dice que el amor y la perfección no significa haber alcanzado ya la “compatibilidad  100% en pareja”.

La compatibilidad en pareja es una carrera de fondo ya que no es: “un amor a primera vista” o un sentirnos a gusto porque “todo funciona a la perfección”.

Los que suman entre 25 y 50 años de casados y siguen queriéndose y respetándose “no como el primer día, sino mejor que el primer día”, al contrario de lo que nos pudiera parecer, los aciertos y los errores se convierten en un ingrediente positivo de compatibilidad emocional para el matrimonio donde el  no haber sido siempre perfectos y el  haberse estado equivocándose  y acertando  ha sido todo un aprendizaje para poder llegar a entenderse cada vez mejor:

“Es así como el entendimiento y  el discernimiento -por errores y aciertos-se convierten en los padres de la compatibilidad emocional”

De los aciertos y errores matrimoniales se puede hacer toda una pedagogía, ya que gracias a ellos todos podemos aprender y evolucionar pasando: “de ser una pareja que solo vive de si misma, a ser una pareja que se consolida aprende y se entendiende mutuamente”

El proceso de aprender de  tus propios aciertos y errores, porque tus errores no te condenan, sino que te maduran y te enseñan a minimizar errores y a  alcanzar mejores aciertos, es lo que te hace ser realmente compatible con  quien compartes la vida”

Muchas parejas rompen sus matrimonios después de años de vida en común por “incompatibilidad de caracteres”.  Llegado a ese punto de su vida en común, los que no pudieron, no quisieron o no supieron ver en sus mutuos errores un posible aprendizaje para hacer de esa incompatibilidad emocional una posible “compatibilidad integral y mutua”  sus vidas terminan haciéndose incompatibles…

Hay también otro tipo de parejas que llevando muchos años casados, corren el riesgo de confundir “compatibilidad de caracteres” con “comodidad de caracteres” y la realidad es que con el paso del tiempo se han ido vaciando emocional y afectivamente,  por un “pudor mal entendido o por falta de un diálogo sincero”, que les fue llevando a dejar de trabajar juntos por una “compatibilidad integral” desde hace mucho tiempo.

Hablar de “compatibilidad emocional sin hablar de compatibilidad sexual” sería querer hacer un bizcocho sin usar azúcar.

Las parejas que llevando más de 30 años casados, el tema de “la compatibilidad sexual”  han decidido de manera subliminalmente convertirlo en “un tema tabú” para evitar que sea “un tema conflictivo”,  han terminado convirtiéndolo en  “el Talón de Aquiles” de su “compatibilidad emocional” aunque socialmente sean parejas felizmente casadas desde hace muchos años…

Realmente “la compatibilidad sexual” en cualquier etapa de la vida matrimonial no debiera ser nunca un mito sino una de las fases del acoplamiento conyugal más importantes de cualquier pareja.

Es una emoción que se vive de manera  personal, subjetiva y se proyecta sobre el otro de una manera tan real como la vida misma y quien se atreva a decir  lo contrario… es que ya se le ha olvidado o  todavía no lo conoce de verdad”.

La  compatibilidad sexual:

  • No es fruto de la casualidad sino que se adquiere a través del aprendizaje de sumas y errores en la práctica mutua de la sexualidad desde el respeto y el amor entre los dos.
  • Se perfecciona con el tiempo y el buen uso emocional de la sexualidad y se empobrece o se pierde con la falta de interés y/o un uso inadecuado de la sexualidad por parte de los dos.

La actividad sexual es ilógico abandonarla con los años, ya que la actividad sexual no solo esta diseñada para tener hijos sino también para comunicar afectos, sentimientos y pensamientos de manera íntima y este motivo es suficiente razón seria e importante como para que con los años está comunicación haya que seguir tomándosela muy en serio por parte de los dos.

El tópico de que las mujeres hablan demasiado y los hombres cada vez hablan menos, podemos neutralizarlo si hablamos de “compatibilidad emocional y sexual” en la edad de oro.

“Mi mujer y yo nos entendemos más allá de nuestras palabras, simplemente nos hemos hecho 100% compatibles tanto en el sofá como en la cama”

A partir de determinada edad… “la compatibilidad sexual” necesita en cada relación sexual de un buen rato de diálogo agradable lleno de cercanía corporal, paz, ternura, cariño y admiración como los ingredientes básicos para alimentar  la compatibilidad emocional en la edad de oro.

La compatibilidad emocional y sexual se siente, se vive y se alcanza  sobre la sensualidad de quienes se eligieron.

  • No es automática.
  • No es la solución más cómoda.
  • No es fruto de una relación estética
  • No es solo fruto de una relación empática.

Si lleváis más de 25 años casados, tus hijos ya no dependen de ti, y tienes o podrías ya tener nietos…

¿Nos atreveríamos a hacernos algunas preguntas sobre que es lo que nos une?

¿Es nuestro talante o carisma algo que nos atrae?

¿Es nuestra forma de querernos, comprendernos, desearnos, consolarnos?

¿Es tu /mi  forma de pedirme/te perdón?

¿Es tu/mi  forma de perdonarme/te?

¿Sabemos cuál es el motivo/s más trascendente que el simple paso del tiempo, la rutina o la comodidad nos hace creer que somos compatibles al 100%?

¿Conocemos cuál es la pieza o piezas que  hace de  nuestra compatibilidad el equilibrio perfecto para que sigamos juntos?

“El joven conoce las reglas, pero el viejo las excepciones” Oliver W.Holmes




Mirarnos y sabernos mirados

La mayor herramienta de retransmisión afectiva no verbal que tenemos está en nuestra propia cara y en nuestra propia mirada

 

Cuando estás contando algo a alguien que te importa, es inevitable “no dejar de mirarle” y además necesitar “sentirte mirado” mientras hablas .

El uso de nuestra mirada como la mejor conexión con los demás forma parte de la puesta en marcha de un viaje de ida y vuelta a nuestro interior del que nosotros somos los protagonistas y es un viaje en el tanto “cuando nos miramos” y “cuando necesitamos sentirnos mirados”  estamos  ya en plena conexión.

 

¿Sabríais identificar vuestra forma de entenderos con vuestra forma de miraros y sentiros mirados según las necesidades afectiva y emocional de cada momento?

 

 

Todos los seres vivos tenemos ojos pero no todos los los ojos son iguales, los de los humanos son diferentes a los de los animales porque los ojos de los humanos transmiten mucho más que los de los animales y además como los hombres sabemos lo que somos no como los animales también necesitamos poder transmitir a través de nuestra mirada la transcendencia de todo lo que hacemos mucho más allá de los mismos hechos.

 

Por estos dos motivos nosotros a través de nuestros ojos hacemos mucho más que ver, nosotros miramos y es en esta diferencia entre ver y mirar donde hacemos “magia por transmisión”.

 

“Los ojos son el espejo del alma,  y sin esa luz exterior de mi reflejo  espiritual interior somos  como una habitación sin vistas”

 

Cada persona gracias a sus miradas hacia los demás se convierte en un testigo ocular que va retransmitiendo en directo su estado de ánimo, sus sentimientos de ridículo, sus padecimientos o enfermedades, sus miedos, sus ganas de llorar o de reír.

 

Cuando aceptas que te miren o tu miras al otro durante 8,2 segundos o más estás renovando y/o reforzando sin palabras un “te quiero” un “gracias por estar ahí” o un “que suerte tenemos”

 

Sin miradas  de 8,2 segundos consentidas, buscadas y necesitadas, no hay futuro porque se va muriendo entre nosotros poco a poco esa complicidad que es mucho más que palabras de afecto.

 

Si robas las miradas al otro empiezas a perderle porque mirar y sentirnos mirados es la plataforma perfecta para usar más gestos no verbales de transmisión afectiva a través de las manos, los brazos, la boca.

Así que no escatimes en miradas si no quieres perder conexión.

 

“Necesitar mirarnos y sentirnos mirados nos contagia comprensión, seducción y deseo”

*Imágenes “Designed by Racool_studio / Freepik” // “Designed by prostooleh / Freepik”




10 tips para aunar la química del amor y la atracción física.

Conseguir alcanzar la estabilidad de ser el mejor amigo de ti mismo en tu intimidad personal con ser el mejor compañero del otr@ en vuestra relaciones más intimas es conseguir ser feliz uniendo la química del amor con la atracción física.

Nuestra vida saludable nos hace más  atractivos física y afectivamente hablando, porque proyectas en el otr@ todo lo sano y mejorable que también queremos para nosotros.

 

“La fusión entre la química del amor y la atracción física nos facilita la mejor expansión afectiva entre nosotros”




¿Necesitamos terapia de pareja?

Los tres básicos que ayudan a no necesitar terapia de pareja y a mantenernos estables por mas tiempo son:

Unidad conyugal

Cualidad básica y necesaria en cada relación afectiva entre un hombre y una mujer que se unen de común acuerdo, sin que por ello dejen de ser ellos mismos. Esta unidad conyugal siempre desde la individualidad genera una armonía y un entendimiento específico y propio de las parejas que no lo genera ningún otro tipo de relación humana.

Unicidad conyugal

La unicidad es la cualidad que ayuda a que las relaciones afectivas entre un hombre y una mujer generen un compromiso existencial que facilita una calidad de relación única, irrepetible y singular como no hay otra igual. Nunca hay dos relaciones repetidas por eso cada fracaso afectivo deja siempre una huella imborrable.

Uniformidad conyugal

En una relación afectivo-sentimental comprometida con el tiempo y con la vida existen una serie de similitudes en cuanto a las creencias, las las tendencias y las actitudes que dan un baño de uniformidad en los valores de la convivencia entre ambos de tal forma que su calidad de relación conyugal está homogeneizada por la cohesión de su vida conyugal.

Amar con cabeza cuerpo y corazón es coordinar unidad, unicidad y uniformidad desde la voluntad individual de cada uno para el bien y la mejora de los dos.

Si te gusta este Post y es importante tu opinión no te olvides de dejarnos tu comentario aunque quieras mantener tu anonimato lo importante es que compartas tu experiencia con nosotros.




Bailar pegados es bailar… (Sergio Dalma)

HAY VECES QUE LAS CANCIONES TIENEN ÉXITO MÁS POR SU MÚSICA QUE POR SU LETRA

 

En este caso creo que  la letra de la canción “Bailar pegados… es bailar”,  ha hecho grande a su música.

En cada uno de los Training de pareja para el éxito Matrimonial que habitualmente  imparto a grupos de matrimonios,  hay una dinámica donde se trabaja los beneficios que suponen a las parejas que acompañados de la música o de un tarareo o silbido eligen bailar en el pasillo o en el comedor de su casa.

 

“La música acerca de manera asertiva y simpática a las personas que bailan”

 

El baile se ha convertido en una actividad social, que sin duda lo es,  pero no nos han educado a pensar que el baile forma parte de la comunicación no-verbal afectiva más íntima y gratificante junto a un acto sexual, de hecho es el mejor ensayo de sincronización corporal para acabar bailando tumbados mejor que nunca.

De hecho puede llegar a ser no solo la mejor antesala para acabar amándose sino también un buen instrumento para distenderse y/o acabar sonriendo y desdramatizando una situación complicada.

 

Bailar en pareja y a solas favorece la complicidad entre ambos para poder:

  • Sentir más cerca su alegría.
  • Transmitir  con acierto su buen humor.

Bailar en pareja también genera cercanía para poder:

  • Escuchar sus latidos del corazón y su respiración.
  • Oler su perfume y sentir su calor.

Bailar en pareja ayuda a desarrollar autonomías afectivas:

  • Ya que la estimulación de reflejos y la coordinación corporal al bailar nos produce a  corto y medio plazo mayor agilidad y flexibilidad mental.

Bailar en pareja nos ayuda a vencer en privado:

  • La timidez o el sentido del ridículo.
  • El miedo a equivocarse.

 

Es un tiempo de altísima calidad elegido por los dos para disfrutar de los dos habiendo pactado desde el principio escuchar una misma música y que uno se deje llevar por el otro.

 

Buscar vuestra canción favorita, la que os hizo soñar y necesitar:

“Bailar pegados…igual que baila el mar con los delfines…”

“….y verás como la música después…. te va pidiendo un beso a gritos…” Sergio Dalma.

 


 




S.O.S. Por estar viviendo contigo pero sin ti

El cuidado de los pequeños detalles hará que no se pierdan los buenos momentos en pareja

 

“Solo nosotros sabemos estar distantemente juntos”….Julio Cortázar

 

No es fruto de la mala suerte ni es fruto de una casualidad que los matrimonios sufran crisis de comunicación afectiva en alguna etapa de su vida matrimonial, solo es consecuencia  de un gran desgaste en la convivencia entre dos,  por dejar de cuidar los pequeños detalles.

El desgaste físico y afectivo nos va produciendo un cansancio moral hasta el límite en que el cuerpo nos pide que ahorremos en pérdida de energías para no correr el peligro de debilitarnos en cuanto a la confianza y la seguridad que hasta ahora nos daba nuestra vida matrimonial.

Si notas que te flaquean las fuerzas sentimentales para vivir con quien amas, eso no siempre te quiere decir que ya se os ha acabado el amor sino que hay 4 ingredientes tóxicos que nos producen esa sensación de cansancio moral en tu vida matrimonial.

 

Se nos presentan disfrazados de comodidad o seguridad:

  • La rutina 
  • El aburrimiento

También se nos presentan disfrazados de susceptibilidad y desahogo:

  • El afán de suficiencia
  • El afán de dominio

 

Estos 4 ingredientes nos inundan y confunden haciéndonos ver  que nuestra vida no tiene un valor especial junto al otro y que esa aparente pero plomiza calma que hemos implantando entre nosotros nos sirve para estar viviendo contigo pero sin ti y que además si sigo aquí es por los niños.

 

Este ambiente de tensa calma si no se actúa pronto, con toda certeza será  la antesala de la tormenta perfecta

 

Esta especie de infertilidad afectiva pactada va acabando con las ilusiones y las ganas de compartir con el otro cualquier cosa, hasta llegar a hacer de tu día a día “un pacto de mínimos afectivos” que sin duda va a servir para ir apagando el natural calor y cercanía que se crea cuando vives compartiendo tu vida sin miedo al fracaso o al error.

Hay muchas parejas que agonizan por miedo a fracasar con el otro o a sentirse fracasado en su relación con el otro, pero la solución no consiste en anestesiar nuestros sentimientos para no hacernos más daño en el día a día. 

 

La mayoría de las veces es la falta de cuidado de los pequeños detalles en pareja lo que ayuda a crear un clima de aridez afectiva que convierte los sentimientos más íntimos en un auténtico desierto para ambos.

  • Cada pareja tiene sus pequeños únicos momentos, porque ninguna pareja es igual a otra.
  • Cada pareja tiene esos pequeños pero exclusivos recuerdos, que les gusta volver a recordar.
  • Cada pareja tiene esas pequeñas palabras clave por las que les gusta pensar o dirigirse al otro.
  • Cada pareja sabe perfectamente cuales son esas  pequeñas cosas que le gustan al otro y ha ido dejando de hacer.
  • Cada pareja sabe de esas pequeñas cosas que se  han dejado mutuamente de darles la importancia que antes tenían y les hacía simplemente felices.
  • Cada pareja sabe qué tipo de  música, qué sabores de helados, qué títulos de películas, qué historias, qué comidas, qué viajes nos acercan a vivir  lo mejor del otro.

 

A veces la pereza mental y emocional de volver a empezar venciendo esa “buena educación” fríamente instaurada entre los dos, hace que muchos matrimonios no terminen por decidirse a reflotar el barco de sus sentimientos matrimoniales.

Cuando uno cree que la barca de su matrimonio hace aguas por falta de amor puede ser que se hunda pero no precisamente por falta de amor como parece sino por falta de auténtica  amabilidad,  ternura y cortesía… en esos pequeños detalles que ya han dejado de estar presentes entre los dos.

 

Empezar a reflotar depende de cada uno pero si ambos deciden empezar a reflotar juntos mucho mejor para los dos

 

Cuando usáis de “la buena educación” para tapar vuestra auténtica vida en pareja, en realidad es una “buena educación fríamente calculada”, que os impide ver más allá de vuestra original y verdadera historia de amor.

Es necesario romper con ese molde de “buenisimo”  y dejar poner un buscador en vuestro corazón para que encuentre en vuestra historia de amor,  esas pequeñas reliquias del pasado que a día de hoy pueden ser “el gran tesoro escondido” que os  ayude a recuperar las ganas de estar con el otro.

 

La buena educación matrimonial  auténtica no admite :

  • Estar a la defensiva con el otro con mi silencio.
  • Estar criticando al otro desde mi silencio.
  • Estar humillando al otro con mi silencio.
  • Estar infravalorando al otro desde mi silencio.

 

A veces el desahogo que produce la venganza o la satisfacción que produce la humillación pueden ser consecuencia de un “te vas a enterar…” o ” y tu más…”,  pero nunca serán reacciones que hagan justicia a quien lo emite ni a quien lo recibe.  

Si solo te dedicas a juzgar la conducta del otro, dejas de comprender, valorar, reconocer, soñar, ilusionarte en la necesidad de cuidar esos pequeños detalles que os hacen felices a los dos.

 

Me gustaría compartir con vosotros esta pequeña fábula que os puede aportar luces a los momentos oscuros de vuestra vida matrimonial:

“Un marido, cansado de la convivencia con su mujer, decidió abandonarla y recogió todas sus cosas para marcharse de casa, se fijó en un sobre muy viejo.

Dentro había un papel amarillo por los años, que decía: “Cosas que le gustan a Isabel”. Era una hoja que había escrito cuando eran novios, repaso todo aquello y comprobó que hacía muchos años que no vivía ninguno de aquellos detalles.

Reflexionó y deshizo sus maletas. Se acercó a la cocina y preguntó a su mujer ¿Qué tenemos para cenar…? y empezó a vivir aquellos detalles que ya habían envejecido”

 

 

¿Has pensado alguna vez cuales son los pequeños detalles que debes cuidar para no perder los grandes momentos en pareja?