Madre postiza por amor y repercusión

“Detrás de cada madrastra hay un padre y sus hijos, y la actitud de estos últimos será lo que  marcará la diferencia entre ser madrastra o ser campanilla”

La baja tasa de mortalidad de las madres en los partos y la alta tasa de rupturas matrimoniales hace que se haya creado una nueva figura familiar –“nueva madrastra”– no como fruto de otro tipo de drama familiar ya que no hay que sustituir a nadie sino como consecuencia de respetar a la madre de los hijos  de la “ex” aunque no esté presente.

Esta “nueva madrastra” podemos llamarle “madre postiza” , unida a papá por amor.

El objetivo no es fácil de alcanzar por parte de todos, ya que hay demasiados hilos psicológicos que sanar y rehabilitar y saber mirar hacia adelante con nuevo escenario y nuevos actores, en este caso me refiero a esa nueva mujer con o sin hijos a cargo, que se ha enamorado de un hombre divorciado, separado, anulado o viudo y con hijos y que entre ambos comienzan una nueva relación sobre los mimbres afectivos rotos de otra/s relación/es.

Poder alcanzar la plena armonía familiar en esta situación puede ser complicado ya que no solo basta con que la pareja se haya enamorado, se quieran y quieran vivir y casarse es mucho mas lo que hay que tener en cuenta…

Su vida no es plenamente autónoma aunque sean auto-suficientes por ellos mismos, el pasado y el presente están condicionados por su historia familiar anterior.

En el caso de la mujer llamada “madrastra” tiene que conseguir por ella misma, y no porque se sienta o no respaldada por el padre, no dejar de ser ella misma por miedo a parecer “una mala madrastra”.

Saber querer a los hijos del otro, sin caer en la sobre-protección o en el exceso de cariño lo único que generará será rivalidad con la madre biológico/afectiva si es que vive.

Debemos romper la tradición creada en los cuentos y las películas de antes donde la madrastra es siempre una intrusa maltratadora y ambiciosa de poder y de amor por su pareja.

Romper la tradición va a depender en gran medida de “el buen padre” que la madrastra tenga por pareja.

Ella como “madrastra” debe alcanzar un objetivo: “ser la mejor aliada y compañera de papá, pero no la sustituta de nadie”

Puestos ya a estudiar la situación dentro de su complejidad afectivo/emocional hay que tener en cuenta que tampoco es lo mismo que te vean solo como “la nueva de papá” o que os hayáis casado y con ello ya seas “la nueva mujer de papá”

Es lo que tiene el establecer un vínculo no solo afectivo con tu nueva pareja que la nueva situación  de estar casados, que da una nueva estabilidad a la situación de papá.

Hay veces que la rivalidad no surge de esta nueva madre, sino de una hija del padre, con la madrastra pero que la rivalidad es provocada por el amor al mismo hombre.

La hija puede pensar que la madrastra va a ocupar el lugar que ella ocupa en el corazón de su padre. Es una lucha de “mujer contra mujer” que a veces puede ser inevitable entre una niña a veces herida y una mujer enamorada.

Igual que “madre no hay más que una, padre no hay más que uno” para una hija que quiere y admira a su padre.

Las vivencias en la nueva situación no es un “hoy estoy aquí y mañana no lo sé…” sino que una vez casados se establecen en principio una garantías de estabilidad y permanencia en los hijos que ven en la madrastra mucho más que un “encaprichamiento” de mi padre a costa de nuestra intimidad familiar.

Os doy unas mínimas precauciones a tener en cuenta mientras se crea un nuevo hogar familiar con la “nueva compañera y aliada de papá”:

  • Dar tiempo suficiente a cada hijo para que pueda establecer los mínimos vínculos emocionales con “la nueva madrastra”, teniendo claro todos que la madrastra nunca será competencia o rival de la “madre” por muchos errores que cometa o hubiera podido cometer con sus propios hijos.
  • Respetar al 100% el tipo de educación o normas a las que los hijos de tu pareja están acostumbrados. No puedes innovar por mucho que lo veas evidente y claro. El tiempo irá viendo si en el nuevo hogar familiar se necesitan hacer “reformas familiares o no”.
  • Conseguir ser una madre postiza neutral te convierte en principio en “la compañera de papá y la nueva cuidadora de sus hijos a tiempo completo o parcial”, esto que parece fácil, sin embargo no lo es pero si que es lo que te corresponde asumir como madrastra desde el principio, si de verdad quieres ganarte un cariño y confianza auténticos.
  • No fuerces unas atenciones hacia los hijos de él, que les obligues por educación a corresponderte “sobre-actuando”. Déjales que sean ellos mismos y te traten como puedan y les salga… ya que hay que tener en cuenta su historia familiar pasada y  presente.
  • Como madrastra no puedes ni imitar a la madre de los hijos de el, ni tampoco ningunearla. Que te llamen por tu nombre y no “mamá” es mejor porque la verdad más sencilla es que ni eres ni nunca podrás ser su “mamá”
  • Si el amor a un hombre con hijos te hace imposible aceptar a los hijos de éste, por mucho que le quieras puedes llegar a convertir “una historia de amor” en una” historia familiar incompatible con el amor”. Cuando la exclusividad en pareja va mucho más allá de la fidelidad y exiges que solo te quieran a ti y a nadie más aunque haya un hijo que todavía necesite un cariño muy directo de sus progenitores, tu amor de posesión tiene muy poco de amor auténtico a tu pareja y a su biografía.
  • Padre y “madre postiza” juntos deben dedicarse tiempo a unificar criterios a la hora de cómo actuar y como asumir o no las responsabilidades que cada uno tiene que asumir en el nuevo hogar  teniendo en cuenta que como madrastra debes:
“Acompañar al padre en su función de padre, pero sin tener ninguna responsabilidad como si fueras la madre”

En estos casos además de un compromiso nupcial, hay otro ingrediente que puede unificar la relación y es el hecho de tener un hijo en común que sea un medio hermano de los hijos del padre. Porque entre otras cosas tener un hijo en común te hace que los otros hijos te aceptan  y puedas  entenderte mejor con los hijos de tu marido.

-Tener un hijo en común genera un nuevo vínculo más profundo

que une más a todos-

Hay otro actor siempre presente en este nuevo escenario y es la madre biológica. Ésta también debiera también ser respetuosa con la nueva pareja de su ex marido por el propio bien de sus hijos. Respetarla es respetar al padre de tus hijos y no quitarle carisma ni autoridad, dos valores fundamentales a la hora de ser un buen padre o madre.

Si tus hijos naturales conviven total o parcialmente con tu ex marido y su nueva pareja, se suele funcionar como una familia “estándar”, normalmente acorde con los valores que tu diste a tus hijos.

Habéis de cuidar ambos progenitores el no recibir bien a vuestros hijos, cuando vuelvan de la casa del otro con tensión o acritud.

Tampoco debéis ni sonsacar ni utilizar la información que te llega a través de los hijos, como un arma arrojadiza contra el padre o contra ella.

Y a ti padre que con tu nueva pareja convives de manera temporal o definitiva también con tus hijos, no corras el riesgo de dejar en las manos de tu nueva pareja, aunque sea mujer y madre, las funciones que normalmente deberías hacer tu o su madre natural.

Asume que en ausencia de la madre eres tu como padre y nadie más que tu, el que debe llevar la imagen de padre-madre cuando estén contigo para que no confundas ni a tus hijos ni a “la nueva madrastra”, porque llegado el caso es ella la que va a tener que hacer de madre en tus ausencias, y puedes provocar un gran malentendido que debes evitar por el bien y la armonía de todos.

El “buen rollo entre tus hijos y tu pareja ayuda pero no te sustituye ni a ti ni a su madre natural”.

Es muy difícil que sepan mantenerse mentalmente cada uno en su lugar si tu no te ocupas de lo que te corresponde como padre responsable de los roles de todos dentro del nuevo hogar.

Aunque la madre biológica haya desaparecido del mapa familiar de sus hijos temporal o definitivamente, tu como “madre postiza” tienes tu lugar que es el de ser la protectora del amor entre el padre y sus hijos a través de tu respeto y reconocimiento y como no también a través de un beso u abrazo o una sonrisa.

Tenemos que ver esta situación en clave del “futuro de nuestros hijos” y no de “nuestro nuevo presente”.

El entorno en el que vivan los niños es determinante para su futuro, y las tensiones pasadas por sus padres antes durante y después de la ruptura y la aparición de una nueva figura en su vida no es el mejor de los entornos donde crecer y desarrollar su confianza y seguridad en si mismos ya que su origen natural se desmorona ante sus pies.

Un matrimonio con hijos que se rompe,  se produce un “Tsunami emocional” que hay que intentar por todos los medios posibles que  se acabe cuanto antes.

Si queremos que el impacto inevitable sea más positivo que negativo en los hijos, dependería en gran medida de que no se les utilice ni como moneda de cambio, ni como arma arrojadiza por parte de ningún adulto que les rodee en su entorno afectivo más próximo.

Dividirse su hogar en dos y multiplicarse sus padres en más de dos, les hace difícil sobrevivir al naufragio afectivo de su ruptura familiar.

Los hijos son las víctimas  y necesitan mucha comprensión y cariño verdadero para que puedan superen los frecuentes sentimientos de culpabilidad que sufren.




En el sexo nunca fracasaremos sí tu y yo no queremos

“Sí tu cama y la mía es nuestra cama, debemos seguir en ella y no levantarnos y dejar al otro abandonado a su suerte si hemos dejado de hacer “clik”

Saber acompañar bien al otr@ en un imprevisto desacoplamiento sexual entre los, no debe convertirse en un fracaso sino en un nuevo desafío afectivo/emocional como tantos otros y no mas…

Quedarse al lado del otro en aquellos momentos no tan placenteros y exitosos…demuestra que somos equipo, que tenemos complicidad y sobre todo que nos sabemos demostrar mutuamente mucha generosidad de ánimo.

Algunos de los mal llamados “fracasos sexuales”, suelen ser consecuencia de alteraciones de carácter solo fisiológico aunque hay otras muchas veces que tienen su origen en factores psicológicos invisibles de ver, escuchar o tocar.

Los factores que se ven, se escuchan o se tocan son mucho mas fáciles de comprender y justificar.

Si una relación conyugal no llega a ser plenamente satisfactoria para las dos partes, eso no quiere decir que estamos ante “un estrepitoso fracaso sexual”, porque:

“estaremos sobrevalorando “el orgasmo” y despreciando todo el cortejo que antecede a “un final feliz para los dos”.

“El orgasmo” es solo un efecto final con un beneficio muy concreto pero ni necesario ni imprescindible ya que no es la causa principal de una relación sexual. En los momentos difíciles no debemos confundirnos y sobrevalorar más las sensaciones y pasiones de nuestro cuerpo que lo que pasa por nuestra cabeza, cuerpo o corazón.

“El amor sexual no tiene un fin placentero único, sino que si que tiene una capacidad  infinita y exclusiva de disfrutar a la medida de como nos amamos” By Sptr

Por pura ecología humana cada acto sexual está diseñado para que entre nuestra cabeza, cuerpo y corazón fluyan tres tipos de interacciones:

  1. Interacción lúdico-hedónica, es ese tipo de relación inteligente que se entiende como un sentir placer y ese placer no tiene por qué ser puramente genital.
  2. Interacción vinculo-erótica, donde podemos sentir una cercanía emocional y afectiva incomparable  con cualquier otro tipo de cercanía humana.
  3. Interacción genésica, nuestro cuerpo está diseñado y preparado para la capacidad mutua de poder tener hijos; y si se puede o no se puede tener hijos o se quiere o no tener hijos, es decir el tan importante “factor “criatura”, lo queramos o no esta siempre presente en la mayoría de los actos sexuales entre un hombre y una mujer que estén en edad de procrear.

Esta última interacción humana y consciente que es necesaria para tener hijos de manera natural, sin embargo el sentimiento de placer queda como algo aleatorio y no necesario ni imprescindible a la hora de poder concebir un hijo,  aunque es importante saber que en los momentos de máxima fertilidad en la mujer, ella y por emoción contagiada él, ambos están más receptivos a sentir un placer pleno y mutuo:

“Son..maravillas de nuestra naturaleza”

“Una relación sexual plena no debe ser un fin en sí misma, porque mucho más importante que realizarla para obtener placer, está diseñada para sentirse desead@ y amado en exclusividad, esto es para comunicarnos afectividad”

Hay un exceso de atención o hiper-sensibilización al mal llamado “fracaso sexual” y también llamado “éxito sexual”, que si considerásemos que una relación sexual es una “Perfomance Erótica” perfecta estaríamos en lo cierto pero debemos no debiera ser así nuestra mentalidad sino que hoy mas que nunca estamos llamados a cambiar nuestra forma de pensar para ver

“el éxito o el fracaso sexual como un concepto afectivo global

entre dos personas”.

También es errático justificar una sobre-actuación tanto positiva como negativa por “nuestro fracaso sexual”, es engañarse mutuamente decir o hacer con un lenguaje no verbal mentiroso  lo contrario a lo que nos dice nuestro corazón.

Con una simulación podemos convertir un acto sexual en un fraude afectivo o en una falsa realidad disfrazada de complicidad, cuando esto ocurre reiteradas veces a largo plazo se convertirán nuestros encuentros conyugales en verdaderas catástrofes sexuales.




Repartir la carga mental familiar: La corresponsabilidad real

En la familia no se trata sólo de hacer sino también de pensar y planificar lo que hay que hacer.

En cualquier empresa, la planificación estratégica y la responsabilidad es un pilar fundamental en puestos directivos (ocupados a día de hoy en su mayoría por hombres) y por tanto…. ¿cómo no va a ser imprescindible también en un hogar?.

Procter & Gamble publicaba una encuesta sobre el tema con datos muy reveladores:

En España, 3 de cada 4 mujeres sufre carga mental, aunque un 40% de ellas desconoce el concepto y el 45% nunca ha hablado de con nadie de este asunto. A estas cifras le sumamos que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), afirmaba que los hombres dedican 105 minutos menos al día que las mujeres a las tareas domésticas y los cuidados familiares en España. Así, mientras que ellas pasan cuatro horas y media al día realizando estas actividades, ellos sólo las llevan a cabo durante poco más de dos. 

Me parece especialmente ilustrativo a este respecto el cómic de la artista  Emma Clit  que os invito a ver en su versión traducida en:

     

No se trata de ayudar en casa, ni siquiera de hacer lo que nos piden, la responsabilidad que conlleva la carga mental es una lacra invisible que genera estrés, ansiedad y es la base de muchos conflictos de pareja.

Me contaban recientemente que ante la pregunta ¿en qué quieres que te ayude? O ¿qué quieres que haga? la fustración aumentaba considerablemente.

Recientemente el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo edito el trabajo de Olga Sebastián García y María Ángeles del Hoyo Delgado:

“La carga Mental del trabajo”

En este documento se explica entre otras cosas como cualquier trabajador tiene que poner en funcionamiento mecanismos o procesos tanto físicos como mentales que determinan la carga de trabajo o “el conjunto de requerimientos psicofísicos a los que se somete al trabajador a lo largo de su jornada laboral”.

Lo que es lo mismo el nivel de actividad mental o de esfuerzo intelectual necesario para desarrollar el trabajo. Aunque el texto se centra en la carga mental, no debemos olvidar la carga del trabajo físico.

La primera se da especialmente en las tareas creativas y organizativas, la segunda, que también se ve afectada en alguna medida por la primera, en los trabajos ya organizados.

La corresponsabilidad es un término vacío de contenido sino somos capaces de repartir la carga mental y logramos que expresiones como en casa “ella es la jefa” no impliquen la asunción única de esta parte del trabajo del hogar. Eso pasa  por aprender a aceptar que no siempre las cosas estarán como querríamos.




Primeras Navidades sol@ pero con hijos.

Gabinete Sophya os envía la mejor de las cartas posibles que en algunos casos se pueden escribir a los RRMM

Fuisteis hombre y mujer antes que pareja, fuisteis pareja antes que padres. Volvéis a ser hombre y mujer pero también padres de vuestros hijos para SIEMPRE, SIEMPRE SIEMPRE.

 

Queridos Reyes Magos:

Se aproximan fechas mágicas, en las que mis hijos esperan vuestra llegada con la mayor ilusión pero antes de empezar con mi lista de deseos “diferente”, pues son mis primeras Navidades sol@ pero con hijos, quiero dar las gracias a todas aquellas personas que de una forma u otra me están apoyando a lidiar con esta nueva situación a la que me enfrento sol@ por haberme separado, pido por su buen corazón.

 

  • Este año, no deseo un año maravilloso donde todo sea bueno, deseo que toda la gente que me quiere y tengo a mi alrededor, se animen a mirarme, y a quererme tal como soy. Que abandonen ese sentimiento de inseguridad y sobreprotección para dejarme volar más alto, aunque esté sol@.
  • Deseo tener el suficiente amor propio para seguir luchando día a día, y la humildad de saber que hay peleas imposibles de ganar por las que no vale la pena luchar, o sí quién sabe, pero por favor que me concedan todos los que nos quieren la oportunidad de equivocarme yo sol@, pues no necesito que custodien mi vida, sino Comprensión, Confianza y Cariño.

 

Y es que en estas situaciones todo el mundo sufre, todo el mundo siente, y se #Re-siente, y es que a veces, sentir duele, el fracaso te ahoga, la pena te inunda, y la incertidumbre te nubla, pero también el amor te llena, y también se llora, y se puede llorar de felicidad cuando tanto amor te llena el alma. “Amar y ser correspondido es el mejor cóctel con el que brindaría yo estas Navidades”.

 

Y esto es la vida, lo que mueve el mundo, lo que hace que las personas avancen es justamente esto, LAS EMOCIONES.

 

  • En estas Navidades desearía contar con el apoyo y respeto de la gente que me quiere, que me permitan los “no puedo” y reconozcan los “no quiero”. Deseo que me ayuden a exponerme a lo que temo sol@, pues es la única manera de vencer el miedo.
  • Deseo también, aprender a tolerar las “manchas” del otr@, porque yo también tengo las mías, que no me condenen por equivocarme, y poder seguir creciendo como persona, hasta y donde yo pueda y Dios quiera.

 

“Este año no deseo que traiga felicidad a la gente que quiero, sino deseo que logremos ser felices, sea cual sea la realidad que vamos a estrenar”

 

Y para mí, Queridos Reyes Magos, deseo que me concedáis un “Espíritu Luchador”, me niego a mirar hacia atrás y seguir ahogándome en sentimientos de culpa y decepción, por no soportar la idea de que mis hijos vayan a vivir en una familia rota, en una familia partida en dos.

 

“Pido Pasión y Amor #A-manos-llenas. Pido generosidad con el mundo que me rodea, pido optimismo y sentido del humor para afrontar mis días con una sonrisa y con la valentía para seguir luchando en el futuro..”

 

Porque valiente es el que mira siempre a los ojos, el que se levanta cada mañana para luchar por lo justo, a dar lo mejor de sí mismo.

 

En la vida se lucha o se dejan las cosas morir, no hay más. Valiente es el que toma decisiones sin miedo, el que arriesga, el que no se esconde. Valiente es el que se cae y en cada caída se rehace y se reconstruye y aun así, en ese estado a veces resquebrajado, ayuda al que tiene a su lado, que en este caso son mis hijos.

 

A cambio…

 

  • Os prometo seguir esforzándome por ser mejor persona. Que parece que no se lleva últimamente, en una sociedad en la que se está perdiendo el concepto de comunidad y empieza a tener demasiada fuerza el individualismo.
  • Os prometo cuidar de mí mism@ para cuidar muy bien a mis hijos, intentando no abrumarme por su propia crianza sol@, y hacerlo con calma y sosiego.
  • Os prometo tener la valentía y la fuerza para lograr que mis hijos sean genuinos, luchadores, generosos, compasivos y optimistas.
  • Os prometo no olvidar nunca, que el legado más grande que puedo dejar a mis hijos es el “AMOR SIEMPRE ACOMPAÑADO”

 

Confío en que Dios que “no da puntada sin hilo”, y que de ahora tenga que hacer las promesas en solitario, quizás como consecuencia de no haberme sentido antes querid@, desead@ y admirad@ en mi matrimonio ahora he aprendido que para cuidar a mis hijos y educarnos en el amor, ponerme en su lugar, escucharlos con los cinco sentidos, besarlos, abrazarlos, consolarlos, celebrar sus alegrías y acompañarlos en sus penas, debo hacer lo desde una versión mejorada de mi misma, que nunca les impida que dejen de soñar, pues los sueños son lo que nos mantienen vivos, y no permitir jamás que nadie se los robe, ni siquiera que lo intenten.

 

Por último, les pido a sus Majestades por todas aquellas familias que están pasando por una ruptura matrimonial similar a la mía o por momentos difíciles, situaciones de angustia e incertidumbre, para que les traigan a ellos también:

 

ORO: y que con él se funda cualquier expresión de odio o desamor en estas familias.

INCIENSO, para que ponga fin a todo comportamiento de indiferencia dentro de sus casas.

y MIRRA, para que sanen sus corazones y se restablezca la paz y la armonía familiar de todos.

 

Atentamente.

El equipo de Sophya os desea unas muy felices Navidades 2019 donde se puedan dejar aparcados todos los problemas  para que nunca seáis  para cada uno de vuestros hijos un problema afectivo por haberse roto vuestro matrimonio.

#Re-Siente.  #A-manos-llenas.




Las 6 lineas rojas del verano en pareja

El verano pinta líneas rojas a la comunicación en pareja

La comunicación en pareja tiene lineas rojas que hay que definir y cuidar de no traspasar desde el respeto, la tolerancia y el cariño porque con el roce intenso durante el verano corre serio peligro la armonía conyugal.

Esta forma anual de convivir las parejas más tiempo juntos durante el verano, el compartir aficiones o discusiones de forma más distendida y la atención a niños y adolescentes si los hubiera, crea “una perfecta tormenta de verano” de la que muchas parejas en otoño a duras penas consiguen salvar los muebles o su matrimonio se termina por lesionar después de que durante este tiempo haya estado descargando sobre los dos un torrencial de agua que termina por encharcar el baúl de la admiración y la ilusión entre ambos.

 Desde Adán y Eva con la manzana,  toda la humanidad desde sus orígenes hasta la actualidad, convivimos amándonos, equivocándonos y discutiendo y perdonándonos. para los hombres y mujeres no es malo discutir, lo malo es discutir mal y esto ocurre cuando en cada discusión uno quiere tener siempre la última palabra y además queriéndole ganar al otro por jaque mate o todo lo contrario por omisión que es cuando uno de los dos pasa olímpicamente del tema a discutir o de cambiar impresiones dando por respuesta un deliberado ninguneo hacia el otro.

 

Ninguno de los dos métodos, es saber discutir bien sino que son un intento de matar al otro de manera verbal y/o afectiva para así poder seguir teniendo yo la razón o que el otro termine dándomela

 

Me gustaría hacer un mapa de las 6 líneas rojas de la comunicación afectiva  y  poder tenerlas en cuenta siempre pero sobre todo durante el verano:

 

Si vuestra vida en pareja en gran parte está dedicada a mantener y seguir vuestras redes sociales personales: Facebook, Instagram, Twitter, Whatsapp y un sinfín de páginas web de contactos como una parte importante de vuestra vida social, teneis creados dos mundos paralelos bajo un mismo techo.

Cada uno de los dos vive en su planeta de contactos virtuales, y donde la imagen que transmite a los amigos y seguidores y el número de likes que obtenéis  con cada una de vuestras publicaciones son más parte de vuestra autoestima personal que de otras actividades de vuestra vida real.

Con el tiempo las parejas no tienen casi amigos personales comunes sino unos pocos amigos en común y muchos amigos virtuales. Cuantos más amigos o seguidores personales tengáis cada uno más so debéis a vuestra red y menos a su relación como pareja.

 

Para vosotros queda un tiempo tan mínimo disponible después de dedicarse a todo lo demás, que no queda espacio disponible de trato en común de carne y hueso

 

Cuanto más Celebrities seáis tu o tu pareja, puede ocurrir que cualquiera de los do,s según vayan vuestros resultados sociales en la red, podréis manifestar bruscos cambios emocionales porque tu ego te transforma en otra persona diferente (un fracasado o un triunfador, depende del día y los resultados en la red…)

Solución:
Si no queréis pasar la línea roja, convertiros en el mejor seguidor de tu pareja en tendencias, creencias y actitudes, o acabareis por alejaros cada uno del campo emocional y terminareis por retiraros los dos o uno de los dos del campo real solo al campo virtual.

 

 

Las pantallas de vuestro Ipad, TV o móvil se convierten en un campo de batalla donde elegir la plataforma de Streaming donde pongan “la serie favorita” de cada uno. Y sin embargo este tiempo del verano puede ser “tiempo de oro”  porque es cuando más tiempo libre tenéis los dos para dedicaros más espacios comunes a compartir incluidas las series.

Cuando llevas todo el “tiempo de oro” del invierno haciendo tus propias elecciones tanto de tiempos como de temas de series, sin contar o compartir con el otro, entonces en verano compartir  sin prisas ni estrés puede ser ese tiempo que ver una serie juntos os supone un  “nos esperamos o  me esperas… en el sofá o en la cama”, estas decisiones mal gestionadas pueden llegar a suponer bastantes fricciones hasta convertirse en una línea roja que se salta sin querer por falta de hábitos afectivos.

Debe haber un tiempo de bien común hasta para ver una serie pero sin que eso sea un problema de convivencia para los dos. Y para ello hay también que cuidar el saber respetar siempre los acuerdos comunes de ver una serie juntos, porque si uno de los dos no lo cumple,  el otro puede interpretarlo como una traición.

Solución:
Tener un perfil para compartir series en común y un perfil privado para otro tipo de gustos individuales que no compartís con el otro. Ambos respetables y respetados por los dos.
Si no queréis traspasar la línea roja, priorizar el tiempo de ocio en común con un tiempo tanto  de cantidad como de calidad simultaneamente.

 

 

En vuestra vida en común es muy frecuente que queráis también seguir manteniendo contactos o amigos de tu vida anterior como cuando eras single  pero que al otro  algunas de estas amistades anteriores pueden no gustarle, no comprender y quizás no querer o desear compartir contigo ya  desde que sois pareja.

Realmente cualquiera de los dos podéis sentirlo como una amenaza o una competencia que puede minar vuestra mutua confianza y el amor en principio eterno y exclusivo. Mantener Tinder o similar es querer dejar la puerta entreabierta a otras personas…

Esta situación obviamente genera muchísimas celotipias que desgastan la armonía y queman las vacaciones y vuestro tiempo en común con frases como:
¿Y por qué sigues…? ¿Y por qué estás todavía….? ¿Y para que quieres saber algo de…?
Son preguntas bomba que terminan explotando con un ataque de celos que unas veces será infundado y otras no… pero celotipias innecesarias al fin.

Solución:
Como este tipo de celos el 80% de las veces tienen su origen en internet , tendríais que llegar ambos a acuerdos razonables como que si estamos juntos libremente y en exclusiva nuestros perfiles de contactos personales vamos a borrarlos o seleccionarlos entre ambos. Nuestros amigos que no son en común y  alguno no os inspiran mutua confianza habrá que bloquearlos o eliminarlos en FCB o similares…por respeto al otro.
Si no queréis traspasar otra línea roja debéis estar  juntos pero no revueltos y con acuerdos en común también sobre vuestra vida anterior.

 

 

Cada uno de vosotros habéis sido educados de formas diferentes en cuanto a como manejar y gastar el dinero. Aunque esto parezca algo superfluo no lo es ya que también el verano es un momento decisivo para ver como gastamos el dinero.

Cuando uno está casado en separación de bienes y no en gananciales, os enfrentáis a no ver claro lo que supone vivir en pareja: “Donde lo tuyo y lo mío es nuestro y todo es para compartir los dos”
Vivir un proyecto en común de pareja es importante saber identificar y tener presente el instinto de propiedad y de protección de los bienes comunes y no solo el de los los bienes individuales.

Hoy en día estos dos instintos en cuanto a vuestra forma de elegir una casa, un transporte o una maleta, se pueden gestionar por el sistema clásico de gastos de consumo y desplazamiento a la antigua usanza o bien ligado a Apps con sistemas de alquiler y disfrute fuera de lo convencional que aunque puedan ser más económicos pueden no ser del gusto o las expectativas de vacaciones  de los dos.

Solución:

Hoy en día la forma de organizar el tiempo de ocio y gastar el dinero en familia se ha convertido más en una diferencia ideológica que en una disponibilidad económica mayor o menor.
Cada uno puede llegar a estar tan posicionado en su actitud que solo os quedaría una auto-mediación a través del buen dialogo donde vuestro vínculo afectivo principalmente, el compromiso de amor y el respeto mutuo os haga encontrar soluciones intermedias en aquellas cosas que os separan.
“Ambos los dos debéis renunciar a algo importante para cada uno por el bien de ambos y para el bien común de los dos”

 

 

Dejando a un lado todas las alergias e intolerancias individuales donde no se puedes hacer nada por evitarlas; en condiciones nutricionales normalizadas podemos estar en una nueva línea roja que tenemos que neutralizar juntos, ya que elegir una determinada comida o restaurante puede llegar a ser “un campo de batalla” entre los dos cada vez que tengáis hambre.
En invierno lo habitual en las familias y en las parejas es que entre semana solo compartimos una comida a diario y como mucho un ligero desayuno, pero realmente podéis tener gustos o necesidades nutricionales no solo diferentes y no compartidas sino desconocidas por falta de encuentros a la hora de comer juntos.
Y cuando llega el verano sin embargo compartimos de manera habitual tres comidas al menos. Y aquíes donde saltan las chispas o bien al ir a comprar y llenar el carrito o bien al ir a comer fuerade casa y  donde hasta es una aventura poder elegir y compartir unos entrantes.

Solución:
Si no quieres crear una línea roja de convivencia nutricional, debéis encontrar comida mixta con alimentos convertibles para los dos.
La negociación gastronómica puede ser la llave para no generar una barrera de comunicación a través de la comida.
“Aunar corazón y estómago, sin intentar cambiaros el uno al otro en este aspecto, debería ser el objetivo final de ambos dentro de vuestra nevera y encima de la mesa”

 

 


Si el sexo en verano me va a complicar la vida y no voy a poder dormir mi siesta tranquilamente sin que tenga que haber casi por obligación un peaje afectivo, o vamos a tener relaciones sexuales solo después de habernos bañado en alcohol, casi prefiero que volvamos a las rutinas del invierno.

La conciliación laboral y afectiva en invierno es complicada porque tanto el estrés como la incompatibilidad de horarios a los que nos someten en los trabajos, hace que los encuentros conyugales en la cama están muy limitados a los fines de semana o a momentos muy concretos y que como resultado no siempre son muy satisfactorios ya que  el verdadero éxito de las relaciones conyugales en pareja es un asunto con tres componentes:  actitud positiva, cantidad y calidad de tiempo en sintonía.

Cuando se está de vacaciones y sin horarios que nos compliquen o limiten nuestra vida sexual activa, resulta que lejos de ser un espacio de tranquilidad y relax, en muchos casos es cuando se hacen más evidentes ciertas diferencias de acoplamiento afectivo-sexual que hay entre los dos y que en invierno pueden pasar desapercibidas por falta de uso…

Solución:
Para no generar una línea roja que pueda romper nuestras vacaciones y no poder tener una vida sexual tranquila y relajante, debemos conocer cuales son primero las necesidades sexuales del otro sin forzar ni imponer nuestras necesidades o carencias al otro.

Seguro que de las 24 horas que tiene el día y de los 7 días de la semana podréis encontrar los mejores momentos para los dos que durante el invierno están ocupados en tu mesa de despacho y ahora están a libre disposición de los dos.

“La desconexión tecnológica y laboral por parte de los dos es muy importante para tener cabeza cuerpo y corazón donde tiene que estar y no otro lado y no darle a nuestros encuentros conyugales el auténtico valor de amor, placer y comunicación intima, que nadie puede tener por nosotros.”

 




Saber amarnos después de un parto

“Hay muchas maneras de decir TE QUIERO después del nacimiento de un bebe”

Después del nacimiento de un hijo, parece casi obligado convertir las relaciones sexuales en algo tabú, secundario, y prescindible por tiempo indefinido, y de hecho a veces ocurre.

Es importante haberse preparado durante la espera del bebe para cuando llegara este momento y no limitarse a pensar que la única forma de demostrarle amor a tu pareja es a través de un encuentro sexual.

Hay muchas formas de decir TE QUIERO a tu pareja, sin tener como único objetivo el placer sexual, ya que hay otros muchos placeres afectivos más allá del sexo y que también te vinculan afectiva y emocionalmente al otro.

“No hay reglas, ni hay normas, ni manual de instrucciones a la hora de reencontrarse sexualmente una pareja después del parto”.

Para volver a reencontrarnos sin miedos ni temores, es la mujer la que tiene que escuchar a su cuerpo hablar y si no está recibiendo sensaciones extrañas sino sensaciones de normalidad corporal tanto internas como externas (entre 30 y 40 días) es la propia mujer la que empieza a sentirse plena y segura de sí misma para poder mantener relaciones sexuales.

Fuera de este margen habitual de tiempo de normalización, no se deben nunca descartar acercamientos afectivos mutuos, desde el principio de esta nueva etapa matrimonial, donde las manifestaciones de apoyo y cariño mutuo son cruciales para darse estabilidad el uno al otro.

Pero si esto no fuera así, y física o psicológicamente no sigue esta natural evolución, se debe consultar al especialista adecuado, e incluso plantearse acudir a recibir terapia sexual. Porque todo tiene solución, cogido a tiempo y de la manera adecuada y poniendo cariño y buen humor.

“Si tu cuerpo te habla de normalidad, toca volver a la normalidad afectivo-sexual”

En este periodo de tiempo es cuando más pueden desarrollarse problemas conyugales derivados en su mayoría del aislamiento de la madre con el nuevo bebe, el cansancio físico por falta de sueño, los celos hacia el nuevo bebe por parte del padre o de la madre cada uno por razones diferentes, por falta de tiempo de trato en común o por perdida de hábitos de comunicación de pareja antes adquiridos.

El proceso tiene dos realidades, como lo vive cada uno, el hombre/padre y la mujer/madre su nueva forma de vida les va a condicionar para siempre y en esta primer etapa hay también un nuevo condicionante y es la total dependencia del bebe para su supervivencia.

Pero no hay que olvidarse que antes de ser padres, fuisteis pareja, y antes de ser pareja fuiste hombre y mujer, dos identidades diferentes que por el hecho en sí de tener un hijo no puedes dejar a un lado sino cuidar mucho más que antes.

Hombres y mujeres deben ser felices en sí mismos, las parejas son dos personas felices que se aman y así serán dos padres felices amando a su hijo y por este motivo no deben descuidar su amor conyugal con independencia del nacimiento de un nuevo hijo.

Después del nacimiento de un hijo, ya nada va a ser como antes, pero eso no significa que vaya a ser una etapa peor; si sabéis amaros todo puede ser diferente y evolucionado y mucho mejor porque es un amor mas maduro.

Lo mejor para crecer en el amor conyugal es estar abierto al cambio, gracias a la buena comunicación matrimonial.




Besos que roban y manchan el amor

Los besos no solo son un gesto de compromiso con alguien

Normalmente un beso en el lugar, tiempo y con la persona inadecuada supone una carga emocional y afectiva tan profunda que puede robar la armonía matrimonial entre dos, porque hay uno de ellos que se besa con quien no debiera haber consentido  besarse.

Una aventura erótico sentimental extra-matrimonial puede empezar por un aparente beso pero un beso que nunca fue “inocente”.

Con un “aparente beso inocente” puedes llegar a pactar con una tercera persona la venta de tu compromiso matrimonial y ya a partir de ese momento mantener un trío, hace que no puedas besar como antes a tu cónyuge.

Mas del 20% de los españoles, entre hombres y mujeres, reconoce haber sido infiel alguna vez en su matrimonio y la mayoría lo oculta mientras no le descubren… Nadie se casa con otr@ ni para un ratito ni para serle infiel a la primera o a la segunda de cambio y sin embargo son muchos los casos que acuden a mi Gabinete con este problema y es entonces cuando yo me pregunto:

¿Por qué si todos nos casamos con la idea libremente entendida y comprendida de que “uno se casa con una y para siempre”, perdemos la conciencia de que podemos ser infieles y que para no arrepentirnos y no sentirnos culpables podemos además mentir reiteradamente a nuestras parejas?

En nuestra cultura de familia, respetar la fidelidad matrimonial es entender y comprender los daños tan profundos que se producen ante cualquier tipo de infidelidad matrimonial.

Por eso es bueno recordar lo que significa actualmente la monogamia, es un concepto moralmente establecido en el mundo adulto en el ámbito social, cultural y religioso y profundamente instaurado en el sistema matrimonial y familiar de manera naturalmente aceptado y mantenido libremente entre un hombre y una mujer que se vinculan civil o religiosamente por el cual:

“se limitan entre si, a mantener esporádica, temporal o establemente relaciones con una persona del otro sexo fuera del vinculo matrimonial establecido”

En consecuencia una infidelidad tiene 3 consecuencias graves en una union matrimonial o convivencial:

  • Es un delito sexual: El adulterio no es un delito civil, pero si es un delito sexual moralmente grave que quiebra profundamente la auto-confianza entre ambos.
  • Es un delito moral: La infidelidad no está limitada solo al ámbito sexual, abarca también los compromisos personales, matrimoniales y familiares de ambos.
  • Es un delito sentimental: Ser infiel es desplazar o abandonar injusta y unilateralmente al cónyuge e hijos a lo que aún estás vinculado libre y voluntariamente.

Después de que te pares unos minutos a reflexionar de manera responsables sobre los conceptos de monogamia e infidelidad y las lesiones emocionalmente profundas que produce la fidelidad podría hacer que el índice de infidelidades no siga creciendo y además y sobre todo que el que sea infiel no se escude en mentirse a si mismo y al otr@ para seguir robando y manchando con sus besos a su cónyuge.

 

“Robar besos de amor es permitir consentir y corromper tu intimidad conyugal por un beneficio personal con una tercera persona a pesar de ser libre y consciente de estar perjudicando a tu compromiso de fidelidad”

Si quieres superar la infidelidad debes hacer invisible en vuestra vida a esa tercera persona.




El matrimonio se arregla a pedacitos

Si el corazón se rompe poco a poco “a cachitos”
se puede arreglar poco a poco “a pedacitos”

Hablar de amor matrimonial no es hablar de una fantasía de colores permanente pero tampoco de un mal sueño.

Es hablar de dos personas de carne y hueso con defectos y virtudes y al mismo tiempo con necesidades de querer y sentirse queridos a pesar de sus errores y defectos.

La relación de amor entre un hombre y una mujer no es una relación cualquiera, necesita de unos parámetros de estabilidad y libertad por las dos partes para que sea gratificante y nos haga feliz que no es comparable a ningún otro tipo de relación humana posible. De hecho no es ni siquiera igual a la relación que existe entre padres e hijos entre sí. 

Porque tú a tus hijos no los has elegido como son, mientras que a tu pareja en condiciones normales si que le elegiste libre y voluntariamente y además de manera recíproca y con el fin de mejoraros con el cariño mutuo porque si no la relación no significa nada si no tiene como consecuencia un crecimiento y desarrollo personal de ambos.

Las relaciones sentimentales de largo recorrido con compromiso se alimentan de:

  • La admiración
  • La empatía.
  • La simpatía 

pero hay situaciones que hacen tambalear esos sentimientos y hacen romperse “a cachitos” el corazón de los dos o de uno de los dos por falta de entendimiento en la comunicación afectiva más intima y profunda.

Es estas “roturas a cachitos del corazón” donde se produce un profundo dolor que no siempre tiene porque ir acompañado de faltas de amor o de respeto sino de faltas de acoplamiento personal en los distintos ciclos de la pareja o por falta de autoestima o asertividad al hacer frente a lo que haya sucedido tanto por omisión como por pro-acción imperfecta que produce una actitud de protección hacia el otro que se individualiza la convivencia y se convierta la vida en común en una “pista de hielo”.

Sea por lo que sea cuando “un cachito de corazón se rompe” se cae al suelo y está expuesto a que lo pise cualquiera o que lo recoja con ternura y cuidado cualquier otra persona que por cariño o por pena no pueda verlo tirado…por eso cuanto antes hay que subsanar y/o aclarar el motivo porque si las cosas no se resuelven seguirán cayéndose más y más “cachitos de corazón” hasta generares un alud difícil de contener.

“Por encima de la relación esta la estabilidad de los dos, porque sin estabilidad no habrá mejora”
“Por encima de la razón está la relación, porque el amor no entiende de formulas matemáticas”

La formula está compuesta de valores invisibles en forma de “pedacitos” con S de “sentir”:

  • 1 pedacito de generosidad de ánimo para re-ilusionarse.
  • 1 pedacito de admiración por lo diferente que volver a sentirnos alguien especial.
  • 1 pedacito de complementariedad por lo que eres insustituible a lo que yo no llego.
  • 1 pedacito de comprensión por que ya se que también soy imperfect@.
  • 1 pedacito de calor por cercanía para sentir más tuu dolor y no tanto el mío.

“Cuando hay que recoger los cachitos del corazón, nadie te puede ayudar, porque el amor se revive a fuerza de pedacitos




10 razones para no convertir tu noviazgo en un hartazgo

Si no quieres convertir tu noviazgo en un hartazgo, lee esto

Ser novios es haber encontrado a aquella persona que sus ideales, principios y valores definen su existencia y encajan con tus propios valores y a la vez también con tu misma existencia y mutuamente queráis formalizarlo a lo largo del tiempo formando un matrimonio para crear una familia.

Cuando un noviazgo comienza, es porque ha surgido una atracción personal que nos inclina a buscar el mas profundo conocimiento del otr@ de manera permanente y  principalmente a través de nuestros cinco sentidos y nuestra inteligencia,  esa búsqueda  autentica del otr@ debe tener como principal  fin poder y querer mejorarnos mutuamente.

Pero si en vez de poner nuestra inteligencia al servicio del “ser y estar con el otro como somos” e invertimos el objetivo de nuestra relación y creyéndonos o aparentando estar teniendo una bonita historia de amor nos quedamos en la mera superficialidad del “tener y poseer al otro” entonces nuestra relación sentimental que oficialmente podemos decir que somos novios, en realidad es un pacto de dos egocéntricos, que están encubriendo de manera consentida y sensual una relación basada en el confort y el bienestar pero que imprevisiblemente caducará como caduca con el tiempo cualquier posesión o intercambio puramente material.

Un noviazgo basado solo “el buen rollo” de contra-prestaciones confortables cómodas, intimistas y confortables donde el dialogo, la renuncia, el esfuerzo y el cambio no caben en el pasarlo bien… nos impedirá en un momento dado  “poder darnos a cambio de nada…” .

En la vida hay muchos momentos imprevisiblemente heroicos que a todos nos llegan… donde el amor hasta se demuestra con dolor o a cambio de nada…Y el noviazgo sirve para entrenarse también para esas situaciones donde “los momentos mágicos no existen” donde no hay magia que valga…” sino que lo que tira para arriba es “el amor en estado puro”.

“Conseguir la persona ideal para amarla y respetarla todos los días de tu vida no es cuestión de ser simpatíc@ o de tener dinero”

Si de verdad no quieres convertir tu noviazgo en un hartazgo leer juntos este decálogo:

  1. Si disfrazas la verdad aunque sea por un acto bueno, te engañas a ti mismo porque tu persona es más que tus actos. No le defraudes al otro, ni con falsos actos ni argumentos,  se siempre transparente para poder serle siempre fiel.
  2. Si no te gustas como eres, madura pero no amargues a los demás con tus incoherencias. Si no te gusta como es el otro déjale, pero no te empeñes en cambiarle no tienes derecho ni por justicia ni por amor a la libertad de los dos. Nadie va a cambiar a base de discutir, sino por convicción propia.
  3. La violencia engendra violencia, hay violencia que suena y se oye muy fuerte pero hay otra que no suena pero te puede hacer  más daño porque te hiere el alma. Por principios no toleres la violencia de ningún tipo en tu noviazgo porque rompe el equilibrio imprescindible y necesario que en cualquier relación entre pares como es el noviazgo debe existir siempre.
  4. No uses el sexo como “cortina de humo o como tapadera saludable” para no ir al fondo de las autenticas cuestiones del “ser y el conocer” a la persona que amas. El “sexo seguro” durante el noviazgo tiene mucho más de genitalidad y de posesión que una vivencia necesaria para desarrollar vuestra historia de amor. Corriendo el riesgo de terminar llevándoos mejor en la cama que en el sofá que es donde se consolidan mejor y más objetivamente las bases de vuestra felicidad.
  5. No te acostumbres a creer que “como tu nadie sabe hacer mejor las cosas”, el noviazgo es un espacio de dos y para dos. NO es un territorio de dos para conquistar solo uno y este marcar su territorio. Sin la implicación de los dos no hay proyectos comunes, solo hay ideas a seguir por uno de los dos y el otro cumplirlas…
  6. Ser demasiado perfeccionista te convierte en una persona poco agradecida de lo que haces, de lo que te dan los demás con esfuerzo y de lo que a veces debes renunciar a tener o hacer por algo mejor de los otros. Siempre creerás que puedes y tienes derecho a quejarte por no haber alcanzado lo perfecto. El perfeccionista se aísla por no poder confiar en el buen hacer de los demás. Y un noviazgo sin hacer equipo es no poder saber vivir en el mismo barco una vez casados.
  7. Debes acostumbrarte a escuchar mucho más que a hablar, pero cuando hables procura “darte” en tu forma de hablar para que tu pareja vea cariño, ternura y comprensión más allá de tus palabras. La buena comunicación es el éxito de cualquier matrimonio.
  8. Hay parejas que nunca se piden perdón, o siempre es el mismo es que pide perdón al otro. Cuando uno de los dos no tiene conciencia del dolor ajeno ni tiene sentimientos de querer reparar el daño hecho, necesitará entender que para seguir pensando en tener pareja y algún día casarse, que el perdón tiene un poder liberador y sanador para las dos partes y que nadie es perfecto.
  9. Donde solo cabe una actitud de permanente crítica y reproches, pre-potencia y/o suficiencia produce en el otro una profunda incapacidad para sentirse bien consigo mismo y también junto al otro porque no cabe la complicidad, ni un fuerte sentido de pertenencia mutuo de un proyecto común.
  10. Creyentes y no creyentes sabemos que el hombre está formado por alma y cuerpo, y que ambos aspectos no solo son complementarios sino necesarios para ser un ser racional y espiritual al mismo tiempo. Dar la espalda a Dios y a lo espiritual en tu relación de noviazgo será de altísimo riesgo para que pueda llegar a éxito el futuro de vuestra relación porque el hombre y la mujer necesitan muchas veces del apoyo y la ayuda de Dios y que mejor que vivir esa ayuda juntos y de la mano.

En una pareja de novios,  aunque quien decide “pedir al otro casarse” parece que es el que arriesga, sin embargo, el verdadero riesgo y trascendencia está en el que decide “DECIR SI” después de que le  han pedido matrimonio. En esa correspondencia cuando se cierra el círculo.

“El noviazgo ni corto ni largo. Sino con el tiempo justo para hacer equipo y donde quepamos los dos amándonos en libertad”