25 abr
2013
Posteado en: Conócete, Matrimonio
Por    4 Comentarios

Atrévete a pedir

Comparte este contenido:

Hace un par de semanas estuve en las tierras españolas al Norte de África, concretamente en Melilla. Fui invitada por un grupo de padres de familia interesados en recibir formación y pautas para poder alcanzar  una buena comunicación y la felicidad  de los los padres entre sí y con sus hijos.

Quiero ahora ya desde Madrid agradecerles sinceramente su buen acogimiento. Fue un gran placer compartir con todos ellos tiempo, mesa, pizarra y mantel con estas familias españolas un poco lejos de la península… pero de corazón muy  muy muy cerca de España y  de todas las familias españolas.

“Hablamos del amor matrimonial y de ciertos usos y costumbres que  pueden ayudar a mejorar nuestra convivencia en familia de manera cotidiana”

Debemos que aprender  a usar bien los grandes recursos emocionales y afectivos, y ponerlos al servicio de nuestra inteligencia en todas y cada una de las etapas afectivo-familiares: noviazgo, matrimonio, hijos, familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Hay 3 formas básicas de elegir atreverse a pedir…, que todas las personas deberíamos aprender y  una vez aprehendidas elegir usarlas cada vez que sabemos que se necesitan.

  1. Aprender a pedir perdón lo antes posible, cuando nos hemos equivocado con el otro/a o  los otros…
  •  Las personas cuando a veces nos equivocamos nos cuesta ver nuestros propios y errores y ello nos hace no sentirnos con frecuencia culpables de nada por lo que tener que elegir pedir perdón.
  •  Otras personas sin embargo, se sienten tan culpables de sus errores, que se quedan sin fuerzas emocionales y afectivas para atreverse a elegir pedir perdón

¿Tu, en que grupo crees que estás de manera habitual o has podido estar alguna vez…?

Analízate y atrévete a pedir perdón,  puede ser parte de una buena comunicación y de lograr la felicidad

2. Aprender a pedir ayuda lo antes posible, porque una de las manifestaciones de madurez personal, es la capacidad de conocerse a sí mismo  y saber detectar cuando estamos cansados o al límite de nuestras fuerzas.

  •  Reconocernos en el cansancio vital o el agotamiento físico, puede ayudar y mucho a la armonía personal y familiar.
  • El hecho en sí de que uno a si mismo sea capaz de reconocer que está viviendo por encima de sus fuerzas físicas ayuda de manera eficaz a elegir pedir ayuda.

“Prioriza y atrévete a pedir ayuda para poder reponerte y volver a dar lo mejor de ti mismo, otra vez…”

3. Aprender a pedir consuelo lo antes posible,  cuando  nos sintamos tristes o angustiados/as en el día a día al llegar la noche o desde por la mañana…

No solo deben llorar las mujeres  cuando están angustiadas también los hombres pueden hacerlo. Todos hombres y mujeres podemos sentirnos desconsolados, porque la vida no está siendo nada fácil para una gran mayoría de personas….

Se valiente y pide consuelo:

 “no es una cobardía o debilidad estar desconsolado y pedir consuelo

 Y aprender también a dejarte consolar por el otro/a…

Saber pedir perdón, ayuda o consuelo,  cuando nos equivocamos, estamos agotados o angustiados es de sentido común, pero en muchas ocasiones cuando nos sentimos mal, lo primero que perdemos es el sentido común… llegados a este límite…   puedes llegar a sentirte tan solo que llegas a  tomarte los conflictos como situaciones sin salida…

Por la vía de las peticiones a los  que nos quieren y nos rodean, todo es mucho más fácil. Nosotros  solos podemos llegar a complicar más las situaciones de stress, cansancio, o tristeza.

Atrévete a pedir lo que necesites como si necesitas pedir perdón, ayuda y consuelo…es más fácil todo si te dejas ayudar.

Comparte este contenido:

4 Comentarios

  • Me ha encantado el texto. Yo como madre de familia numerosa y totalmente inmersa en un proyecto emprendedor desde hace un año, con mucha inversión detrás que tengo que ir sacando con mucho esfuerzo, a veces estoy tan cansada que necesito reponerme para que como tú dices pueda dar de nuevo lo mejor de mí misma. Sin embargo no se pedir esa ayuda para descansarme y luego me va fatal.

  • Muy juiciosas y necesarias recomendaciones.
    Hay dos tipos de personas que se enfrentan a esto, las que no suelen hacerlo o no lo han hecho nunca, y los que lo han intentado y no han sido bien acogidos o no han sabido hacerlo bien.
    A ambos tipos les recomendaria insistir en todo caso pues es una experiencia que enseña a cada uno al menos a ser mas humildes, y a los que la reciben, para aprender que deben hacerlo imitando el ejemplo.
    En todo caso, despues de hacerlo, pase lo que pase, no seguir dando vueltas al asunto y sentirse alegre, liberado y orgulloso de haber sido capaz de hacerlo. Hay muchos que son incapaces de hacerlo, les falta seguridad, confianza, valor y viviran con un “bicho” dentro que no les dejará ser felices, pobres!

  • Y si una vez que uno ha pedido perdón y no se le ha sido perdonado ?qué debe hacer?

    • Cuando uno pide perdón, tiene que asegurarse primero que el otro ha entendido su mensaje de petición de perdón, y si es entendido por las dos partes mientras que el que recibe el perdón no te perdone de verdad y con el corazón en la mano no te podrás sentir perdonado.
      El perdón tiene que hacer zig-zag entre los dos. Tu petición de perdón ha de volver cumplida sino se estanca en el otro sin que te sientas perdonado.
      Consejo: nunca tirar la toalla mientras uno de los dos se niegue explicitamente a querer perdonar. Cada persona tiene sus tiempos y en algunos casos hay que tener paciencia y comprensión con el que le has pedido perdón.
      El hecho de pedir perdón no te da la razón en nada sino te regalas a ti mismo tiempo de espera en el otro. Pero no depende todo de tu petición de perdón tiene muchas circunstancias colatrerales que no siempre son claras de entender, y comprender para perdonar de verdad.
      Gracias por tu pregunta me ha dado la oportunidad de poder deciros otras cosas que en el post no puse..,.Saludos a todos.

Deja tu comentario